Sociedad

Oruga procesionaria: por qué es tan peligrosa

Javier Anula

Foto: Big Stock

Lunes 4 de abril de 2022

6 minutos

Se trata de una de las plagas más importantes que tenemos en nuestro país

Oruga procesionaria: por qué es tan peligrosa
Javier Anula

Foto: Big Stock

Lunes 4 de abril de 2022

6 minutos

La presencia de las orugas procesionarias del pino en parques y zonas verdes se ha adelantado este año, como viene siendo habitual debido al cambio climático, lo que supone un verdadero quebradero de cabeza para los dueños de mascotas. Además de los riesgos de tener contacto con ellas, la procesionaria del pino entraña un grave un peligro para los perros, ya que puede llegar a ocasionar la muerte del animal si no se actúa a tiempo.

Peluda, reptadora y muy peligrosa para perros y gatos. Así es la oruga procesionaria del pino, técnicamente llamada 'Thaumetopoea pityocampa', un lepidóptero transformado en plaga, que ya campa a sus anchas por las zonas de pinares en España. 

La propia Policía Nacional ha decidido advertir a través de su cuenta de Twitter del peligro que acarrea este insecto, ya que se trata de una de las plagas más importantes y peligrosas que tenemos en nuestro país. Si no sabes exactamente qué y cuán peligrosa puede llegar a ser para ti y tus mascotas, te lo contamos todo en este artículo.

Por qué es tan peligrosa la oruga procesionaria

La oruga procesionaria del pino se llama así por su característico paso marcial, formando una larga y apretada fila con otros individuos como si fueran vagones de tren. Este desfile se produce entre marzo y abril, coincidiendo con el aumento de las temperaturas y tras abandonar el pino en el que los insectos han pasado su estado larvario, y su destino es un lugar bajo tierra donde permanecer, ya como crisálidas, hasta el momento de emerger en verano como polillas.

Los nidos de la procesionaria del pino son muy fáciles de identificar en los árboles. Presentan el aspecto de bolsas de seda de color blanco, con forma redondeada, y podemos encontrarlas en las ramas más soleadas de los árboles, donde continúan su desarrollo y se protegen del frío.

Las hileras de orugas pueden resultar llamativas, pero toparse con una de ellas entraña un riesgo para la salud, especialmente en niños y perros. Lo cierto es que basta un contacto mínimo con esta especie para sufrir dermatitis, lesiones oculares, urticarias y hasta reacciones alérgicas debido a la liberación de histamina.

Cada ejemplar cuenta con unos 500.000 dardos envenenados en forma de vellosidades llamadas tricomas. Basta con que la oruga se sienta el peligro para que lance los pelos que contienen la toxina termolábil thaumatopina.

Las comunidades autónomas y ayuntamientos más afectados por la presencia de esta plaga, puesto que es el insecto que causa más defoliaciones de pino en España (destruye los árboles donde anida), presentan paródicamente campañas para alertar y combatir la oruga. Muy extendida por toda la península y Baleares, está presente tanto en zonas forestales como en parques, jardines y otras zonas de recreo con presencia de pinos.

oruga procesionaria

Qué hacer si tenemos contacto con una

  • Quitar los pelos en la zona afectada con la ayuda de unas pinzas o de cinta aislante (no usar las manos)
  • Lavar la zona con abundante agua
  • Evitar rascarse o frotarse la zona afectada
  • Algunos expertos recomiendan tomar un paracetamol para aliviar la molestia
  • Acudir al médico en caso de sufrir fiebre, problemas respiratorios, inflamación de cara o lengua, de padecer de asma o cardiopatías o en caso de embarazo.

¿Qué le hace la procesionaria del pino a los perros?

Como hemos dicho, las orugas procesionarias desarrollan unos pelos urticantes, que pueden llegar a ser muy peligrosos para nuestras mascotas, sobre todo los perros, ya que el contacto con ellos provoca una fuerte reacción alérgica. El contacto de la procesionaria con la piel del perro ocasiona una dermatitis urticante de características tóxico-irritativas en la zona de contacto.

La inflamación puede prolongarse en el tiempo, debido a que los pelos urticantes de la oruga procesionaria tienen la capacidad de permanecer clavados en la zona afectada. La zona de contacto con los pelos de la procesionaria del pino más común es el hocico y puede provocar inflamación de la lengua, (glositis), los labios y la boca (estomatitis).

Las lesiones se pueden identificar en un principio por su aspecto, con forma de erosión, y progresan formando úlceras y necrosis. Además, estos peligrosos pelos urticantes de la procesionaria del pino, pueden ser transportados por el aire y entrar en contacto con la zona ocular y nasal ocasionando la inflamación de los párpados (blefaritis) o úlceras corneales e infecciones respiratorias (rinitis aguda).

oruga procesionaria perro arbol

 

Los síntomas de la procesionaria del pino en perros son diferentes en función de la parte del cuerpo con la que haya entrado en contacto la toxina y durante cuánto tiempo:

  • Aumento de la salivación
  • Picazón e urticaria
  • Inflamación de la zona de contacto
  • Lengua roja, amoratada o negra
  • Dolor marcado
  • Comportamiento inquieto o nervioso
  • Vómitos

Sobre el autor:

Javier Anula

Javier, periodista.

… saber más sobre el autor