Consejos

Si te encuentras una oruga procesionaria no la toques, te puede provocar urticaria

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Sábado 22 de junio de 2019

2 minutos

Está en los pinos de parques o jardines, y también puede provocar reacciones en tu mascota

Si te encuentras una oruga procesionaria no la toques, te puede provocar urticaria

La oruga procesionaria del pino es muy frecuente en esta clase de árboles sobre todo en Europa del Sur y América del Sur. También aparece en abetos y en cedros. En España a veces hay plagas y aunque se suelen adoptar medidas es posible toparse con ellas mientras paseamos tranquilamente por alguno de los parques, bosques o jardines donde residimos.

Procesionaria y salud pública

Estos animales constituyen un problema de salud pública porque los pelos que las recubren pueden desencadenar urticaria e irritaciones en los oídos, nariz o garganta y otras reacciones alérgicas. De igual modo, afectan a los animales domésticos.

El periodo en el que suelen estar más presentes y provocar estos trastornos es entre febrero y mayo. Aunque también pueden verse durante otros momentos del año.

Existen distintos método de control para la oruga procesionaria. Cada municipio adopta el suyo en función de sus necesidades y presencia de estos animales. Además de recurrir a podas controladas se pueden utilizar distintos tipos de insecticidas, introducir aves insectívoras o emplear trampas con feromonas sexuales de las hembras para impedir su fecundación.

Consejos si vemos una oruga

Cuando nos encontramos con una procesionaria, un nido o un desfile de las mismas en el suelo, lo primero que debemos evitar es tocarlas. Por supuesto, no hay que acercarse a los nidos, ni retirarlos por nuestra cuenta y vigilar a nuestra mascota o a los niños en el caso de que vayamos acompañados de ellos.

Si sabemos que hay zonas infectadas es mejor no caminar por ellas, pero en el caso de que no tengamos otra alternativa es importante que nos cubramos bien con ropa e incluir una gorra y gafas de sol para protegernos. Hay que tener en cuenta que cualquier mínimo roce con los pelos de la oruga puede provocar una reacción y estos a veces se dispersan en el aire, por ello es necesario cubrirse el cuerpo todo lo que podamos.

Durante el trayecto tendremos que evitar tocarnos los ojos y al llegar a casa es recomendable ducharse entero y lavar la ropa que hayamos utilizado para el mismo.

En el caso de notar alguna irritación es aconsejable acudir a un centro médico cercano si notas que los síntomas son graves o si solo tienes ligeras molestias acudir a la farmacia para que te indiquen qué producto es más adecuado. Cuando haya sido tu mascota la que haya entrado en contacto con estas orugas lo más recomendable es ir a un veterinario.

0

No hay comentarios ¿Te animas?