Sociedad

La primera autovía de pago en España se encuentra en el País Vasco

María Bonillo

Foto: Europa Press

Martes 22 de febrero de 2022

3 minutos

Se trata de la A-636, en el tramo que va de las localidades de Beasain a Bergara

La primera autovía de pago en España se encuentra en el País Vasco. Foto: Europa Press
María Bonillo

Foto: Europa Press

Martes 22 de febrero de 2022

3 minutos

El Gobierno anunció a finales de 2021 la necesidad de instaurar el pago por el uso de autovías, como forma de poner solución al creciente déficit en materia de conservación de carreteras.

En mayo, el Ejecutivo ya tenía una primera evaluación del precio que estudia cobrar como peaje blando en las autovías españolas a partir de 2024. El Ejecutivo trabajaba con un precio de 1 céntimo de euro por kilómetro como recargo a quienes circulen por las vías de alta capacidad del Estado que está plasmando en el borrador legal que ya preparaba.

Eso, en términos prácticos, significaría que un viaje desde Madrid hasta Valencia supondría un recargo de 3,5 euros; una trayecto desde Madrid hasta Barcelona implicaría un peaje de 6,4 euros, similar a un viaje por carretera hasta Cádiz; y la conexión por carretera desde la capital hasta A Coruña supondría pagar 5,9 euros más.

 

La primera autovía de pago en España se encuentra en Asturias

Primera autovía de pago

Finalmente, ha sido el País Vasco quien ha instaurado la primera autovía de pago, tras la aprobación de la Norma Foral 4/2020 por la Diputación Foral de Gipuzkoa, el pasado 6 de noviembre de 2021, que suponía la entrada en vigor, desde el pasado viernes 18 de enero, de un sistema de telepeajes sin cabinas. En concreto, se trata de la autovía A-636, del tramo de 15,5 kilómetros que va desde las localidades de Beasain y Bergara. 

Esta medida afecta a todos los vehículos a motor, a excepción de las motocicletas. Funciona con un sistema y una tecnología similar al Free Flow (flujo libre), es decir, que los vehículos que circulen por los tramos sujetos a este pago serán identificados en los distintos accesos y a lo largo de la vía, donde un sistema de lector de matrículas, instalados sobre unos arcos, calcularán el importe correspondiente en función de los trayectos realizados, permitiendo una circulación más fluida al no utilizar cabinas.

Bidegi es la compañía encargada de la gestión de esta parte de la carretera, y utiliza arcos que detectan la matrícula de los conductores dados de alta. Al pasar debajo de estos arcos, el lector de matrículas carga el importe del peaje al número de cuenta que esté vinculado al dispositivo. El no hacerlo podría suponer una multa.

El precio por circular por este tramo ronda los 2 euros y medio, aunque algunos conductores podrán beneficiarse de algunos descuentos en función del número de veces que se utilice la vía. 

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor