Sociedad

Cómo evitar la frustración tras la jubilación: las seis etapas del cambio

Marta Jurado

Martes 22 de octubre de 2019

3 minutos

Entrevista a Rafael García, director de Recursos Humanos de People & Talent

Rafael García

En 2018 las altas por jubilación llegaron hasta las 328.159 personas, registrando un máximo histórico en un mismo ejercicio según datos de la Seguridad Social. Una estadística que esconde una realidad social, el tránsito a la jubilación, en ocasiones olvidada y para la que no todo el mundo está preparado, por lo que es frecuente que genere diferentes estados de crisis, frustración o incluso depresión. 

Pero, ¿y si nos preparásemos previamente para asumir este cambio? Esto es lo que plantea el psicólogo Rafael García, director de Recursos Humanos de la consultora People & Talent que apunta que "no se trata de mitigar el efecto de la jubilación", sino de "preparar a la persona para que se enfrente a uno de los grandes cambios de su vida". En una charla con 65Ymás, este experto en Cambio Cultural y Desarrollo del Talento con más de 25 años de experiencia en el sector corporativo, desgrana las claves de la gestión del cambio aplicados a la jubilación. 

¿Por qué se produce la frustración?

Dentro de ese grupo de personas jubiladas existe diversidad, hay quienes lo afrontan de manera más positiva y otros más negativa dependiendo de la persona. Para García el dato más impactante es que el 32% de los futuros jubilados mayores de 65 años les gustaría seguir trabajando "porque de alguna manera no saben qué hacer con su vida", aclara. "Lo importante es trabajar en qué se va a hacer a partir de ese momento. Muchas veces estas personas ven que no se cumplen las expectativas y eso tiene como resultado la frustración", explica el experto. 

Cómo evitar la frustración tras la jubilación
 

"Lo importante es trabajar en qué se va a hacer a partir de ese momento"

Las causas de esa frustración son diversas y suelen aparecen cuando la realidad se impone a las expectativas Aún sí, el psicólogo recuerda que dependen de muchos factores: desde el individual (salud física y social); material (dinero); y colectivo (relaciones sociales). "En cuanto a la salud, no solo se trata de estar bien de salud y no tener enfermedades sino también en cuanto al bienestar físico, psíquico y social. En este sentido son importantes el grupo familiar, el de los compañeros de trabajo y el de los amigos", aclara García a 65YMás.

La importancia de sentirse útil

"Tras la jubilación surge una nueva manera de relacionarse y de gestionar el tiempo. Ya no hay compañeros de trabajo, sino amigos y familia, ya no hay horarios fijos sino que hay que crear una nueva rutina. Pero en definitiva todo gira en cuanto a la importancia de descubrir una nueva manera de sentirse útil", explica García. Por eso el psicólogo insiste en que hay que aprender a gestionar esas expectativas y ajustarse a la realidad. 

"Se trata de agilizar la gestión del cambio para llegar antes a la fase de aceptación y disfrute"

Lo más importante según el experto es "gestionar estos cambios con una actitud positiva y proactiva. Todo esto se enseña y se aprende". Para ello propone una modelo basado en la Inteligencia Emocional que facilite el autoconocimiento y también el fomentar las relaciones de calidad con los demás. Se trata fundamentalmente de "agilizar la gestión del cambio para llegar antes a la fase de aceptación y disfrute". 

Las 6 etapas del cambio

Todo gran cambio, según García, está compuesto de 6 grandes etapas. La primera de ellas es la crisis en la que la persona se plantea qué va a hacer a partir de ese momento. Le sigue la negación, el enojo, en ocasiones la depresión, que es la antesala a la aceptación y el disfrute. E insiste que de lo que se trata es de preparar a las personas para ese cambio para tratar los aspectos emocionales, materiales y sociales, pero en su opinión actualmente no se ponen las suficientes herramientas para ello. 

"Actualmente no se ponen las suficientes herramientas para ello"

Una de las opciones que propone sería dar cursos de preparación a la jubilación o una transferencia de conocimiento entre los trabajadores mayores y las nuevas incorporaciones. "Pero lo primero es ser consciente del cambio" y recuerda que este proceso no acaba con la jubilación sino que luego hay que poner en marcha una serie de mecanismos que sirvan para el resto de la vida"; y no solo partir de los 65 sino antes", expone García. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?