Sociedad

Una residencia de mayores en EEUU recurre a un toro de rodeo como terapia

65ymás

Foto: Vídeo CBS

Jueves 13 de febrero de 2020

2 minutos

Ole es el animal de 14 años y 1.000 kilos de peso con que el payaso de rodeo Jason Dent va al centro

Rodeo

Ole es un toro de 14 años utilizado como terapia en residencias y es tan gigantesco como amable con los mayores, según informa la cadena CBS. Parece difícil de creer como criaturas tan grandes pueden llegar a ser increíblemente dulces.

En principio, cabria pensar que un toro de rodeo no es la mascota ideal para utilizarla como terapia en un centro de atención a mayores, pero Ole ha robado el corazón de los residentes del centro de Pella, en Iowa

Ole pesa nada menos que una tonelada, 1.000 kilos, pero a pesar de ellos se comporta de forma delicada y es encantador con los mayores que siempre disfrutan de su visita. Se trata del toro que acompaña al payaso de rodeo Jason Dent que aprovecha sus visitas para pasear a los residentes a lomos del gran Ole.  

Un payaso de rodeo es un hombre vestido como tal que hace acrobacias sobre un toro para divertir al público, una actividad que, en EEUU, está legalmente establecida como un deporte. "Estoy tratando de celebrarlo porque creo que es increíble. Estas personas mayores son increíbles", ha declarado Dent a la cadena norteamericana CBS sobre este tipo de visitas. 

Una de las mayores residentes, Wilma Hoekstra, de 96 años, no había montado sobre un toro en sus casi 100 años de vida, hasta que Ole llegó para visitarla. "Creo que es porque con la edad me hice más sabia", explica Wilma sobre su decisión de montar al animal a pesar de su avanzada edad.

Al subir a la silla de montar siempre sienten algo de ansiedad, pero enseguida llegan las risas. Ver un toro gigantesco deambulando por un centro para adultos mayores es, después de todo, un espectáculo, asegura Jason Dent.

Coyotes salvajes, enjambres de abejas y hasta una pinta de cerveza

Coyote como animal de apoyo

Y es que, cada vez más, se utilizan animales como terapia para relajar y calmar los nervios de la gente, aunque eso sí, a veces son tan extravagantes como el hombre, David Keller, que quiere registrar un enjambre de abejas como animal de apoyo o como en el caso de Matt Stokes, que está luchando por conseguir la custodia de un coyote salvaje, insistiendo en que es su animal de apoyo emocional.

En cualquier caso, el colmo de la originalidad lo encontramos en Brooklyn, donde Floyd Hayes, de 47 años, ha registrado una pinta de cerveza como animal de apoyo emocional en el Registro de perros de servicio de EE. UU. El objetivo confeso de Hayes es utilizar la certificación para llevar su cerveza en el transporte público. "Viajo mucho desde el norte del estado hasta Brooklyn, y en el autobús dicen que es un delito federal fumar o tomar una bebida alcohólica a menos que sea con permiso previo por escrito, y siempre me pregunté de dónde sacas ese consentimiento", ha declarado Hayes, un director creativo inglés que también aclaró muy serio: "No soy alcohólico".

0

No hay comentarios ¿Te animas?