Sindicatos

Pepe Álvarez: "Nos veremos en las calles si no se deroga la reforma de las pensiones y la laboral"

Pepa Montero

Lunes 2 de septiembre de 2019

12 minutos

El secretario general de UGT se compromete a trabajar para blindar las pensiones

Pepe Álvarez, secretario general de UGT.

Tiene 63 años y milita en el sindicato UGT (@UGT_Comunica) desde 1976, con cargos de distinta responsabilidad hasta que hace tres años, el 42 Congreso Confederal lo eligió secretario general. Pepe Álvarez (Belmonte, 1956) es el primer dirigente sindical que creó su propio blog y siempre ha apostado por impulsar la presencia en internet y las redes sociales. Agradece mucho a su familia la educación que le han dado y tiene un recuerdo muy positivo de su primer trabajo, con 12 años, sirviendo gasolina en su pueblo los fines de semana. “Me pagaban 60 pesetas al día”, recuerda.

Dice que la política nunca le ha llamado, aunque confiesa que “me han tentado mucho” para que dé el salto, algo que ve imposible porque “quienes llegan al gobierno tienen un margen de autonomía muy ajustado”, y eso a él le generaría frustraciones permanentes. Durante la entrevista con 65Ymás, celebrada en la sede madrileña del sindicato, lanza varios avisos al Gobierno ("Antes del debate de Presupuestos, hay que derogar la reforma de las pensiones de Rajoy”), se compromete a "trabajar para blindar las pensiones en la Constitución", y anuncia: “Nos veremos en las calles si el Gobierno no revierte las reformas laboral y de las pensiones", porque "llevamos mucho tiempo esperando, y esto ya no tiene espera”.

El secretario general de UGT considera que "la edad de jubilación no tiene por qué moverse, ya que la tecnología aumenta la productividad y no necesitamos mano de obra; tenemos un desempleo altísimo”. Afirma, además, que el problema de las pensiones no es el gasto ("somos un país que gasta poco en pensiones: no llega al 10% del PIB, cuando en Alemania gastan el 13% y en Francia pasan del 14%), sino los ingresos. Y se opone rotundamente a la mochila austriaca, que, dice, "es el despido libre".

PREGUNTA.- ¿Cómo llegaste a la lucha sindical?

RESPUESTA.- Me afilié a la UGT en el año 1976, aunque estuve a punto de apuntarme a la CNT porque los viejos anarcosindicalistas de La Maquinista (actual Alstom) me tentaron bastante. Siempre he hecho esto porque me gusta, y partiendo de mis convicciones. Y para los indocumentados que dicen que no sé lo que es trabajar, que he estado toda la vida liberado, te diré que empecé a trabajar a los 12 años en la gasolinera de mi pueblo, en Asturias, sirviendo gasolina los fines de semana.

P.- ¿Alguna vez te ha tentado dar el salto a la política?

R.- La política no me ha llamado nunca, aunque sí me han tentado para que dé el salto. Pero creo que las personas que llegan a los gobiernos tienen un nivel de autonomía muy ajustado, y por eso yo en la política viviría frustraciones permanentes. 

P.- En poco más de un año se celebra el 43 Congreso Confederal de UGT. ¿Te presentarás a la reelección?

R. Es una decisión que tengo que tomar colectivamente con el sindicato. Si colectivamente tenemos coincidencias, existe un proyecto de continuar con el cambio y lideramos un programa de cara al país, tomaré una decisión, y si veo que no, tomaré otra. Yo tengo 63 años, y desde que asumí la secretaría general, hace tres, era consciente de que ahora tendré que ir al congreso a rendir cuentas.

P.- ¿Cuáles son las medidas más urgentes que plantearéis al nuevo Gobierno?

R.- Hay que empezar por las personas. Llevamos mucho tiempo esperando, y esto ya no tiene espera. Hablo del colectivo de más de 50 años, que necesita una respuesta. Es verdad que el Gobierno actual ha dado un primer paso, reinstaurando el subsidio para desempleados mayores de 52 años, manteniendo las percepciones y mejorando las cotizaciones para que la pensión no caiga en picado. Pero no es suficiente. Muchas de las personas que están en estas condiciones han cotizado muchos años a la Seguridad Social, pero corren el riesgo de perder una parte de esas cotizaciones por culpa de sus últimos años en activo. 

 

Pepe Álvarez, secretario general de UGT.
 

“Antes del debate de Presupuestos, hay que derogar la reforma de las pensiones de Rajoy”

P.- ¿Qué se puede hacer con las pensiones? Pedro Sánchez en campaña prometió blindarlas, ¿te parece posible y cómo?

R.- Antes incluso del debate de Presupuestos, el Gobierno tiene que derogar la reforma que hizo Mariano Rajoy en 2013, para que las pensiones se revaloricen con el IPC y desaparezca el factor de sostenibilidad, que es un elemento que rebaja la pensión. Ahora está suspendido hasta el año 2023, pero es una espada de Damocles constante.

P.- Los pensionistas reclaman que las pensiones se blinden, para que no dependan del color del Gobierno.

R.- Nosotros vamos a trabajar para que las pensiones se blinden. ¿Se puede hacer en la Constitución? Sí, pero se necesita una mayoría cualificada para cambiar la ley a la que hace referencia. Lo que es absurdo es vivir en un país en el que un partido político, como el PP de Rajoy, sin haber hablado en la campaña electoral de las pensiones, cuando llegó al Gobierno se cargó el sistema de las pensiones con su reforma, por la simple razón de tener mayoría absoluta. 

"La reforma laboral impide que suban los salarios y que la Seguridad Social recaude de acuerdo a unas expectativas razonables" 

P.- La reforma laboral es otro asunto acuciante para UGT…

R.- La reforma laboral es lo que está impidiendo que suban los salarios, que haya estabilidad en el empleo, que la Seguridad Social recaude de acuerdo a unas expectativas razonables. Con los afiliados que tenemos hoy, si la recaudación fuera la misma que en 2008, la Seguridad Social ya tendría superávit y podría estar empezando a pagar deuda y recuperando Fondo de Reserva. Nosotros apostamos por la derogación de la reforma laboral, y mientras no haya un acuerdo para derogarla, no vamos a sentarnos a negociar un nuevo Estatuto de los Trabajadores. 

P.- ¿Qué piensas de los ERE en los grandes bancos y empresas, que afectan sobre todo a los trabajadores mayores?

R.- Evidentemente, hay una gran contradicción entre los estudios del Banco de España (@BancoDeEspana), que quieren aumentar la edad de jubilación, y la permisividad que tiene para que los bancos jubilen a los 55 años. Es una contradicción que el gobernador del Banco de España lleva con mucha dignidad, pero no por eso es menos contradicción.

"En mi opinión, se puede hablar de la edad de jubilación, pero no con ánimo de incrementarla"

P.- El Gobierno quiere que nos jubilemos a los 67, pero las empresas despiden a los cincuenta y tantos...

R.- La filosofía de que hay que jubilarse más tarde es una teoría económica bastante contradictoria con el aumento de productividad que está habiendo en nuestro país: cada día, con menos trabajadores, se produce más. Por tanto, la edad de jubilación, aunque aumente la esperanza de vida, no tiene por qué moverse, porque no necesitamos mano de obra; tenemos un desempleo altísimo. En mi opinión, se puede hablar de la edad de jubilación, pero no con ánimo de incrementarla.

"Nuestro gasto en pensiones no llega al 10% del PIB, cuando en Alemania gastan el 13% y en Francia más del 14%"

P.- ¿Cómo se resuelve entonces el problema del gasto en pensiones?

R.- El problema de fondo del sistema de pensiones en nuestro país no es el gasto, en realidad, somos un país que gasta poco en pensiones: no llega al 10% del PIB, cuando en Alemania, por ejemplo, gastan el 13%, en Francia pasa del 14% y en Italia supera el 15%. El problema de fondo son los ingresos, España recauda poco y además la Seguridad Social paga aquí cosas que no paga en Alemania, por ejemplo, los costes estructurales o las subvenciones a las empresas a la contratación. ¿Cómo podemos hacer que suban los ingresos? En primer lugar, aumentando la recaudación, que se debe hacer a través de la subida de los salarios; en segundo lugar, nosotros proponemos un impuesto sobre los robots y las nuevas tecnologías; y en tercer lugar, suprimir los gastos que no corresponden a la Seguridad Social. 

P.- ¿Qué opinas de quienes argumentan que los 19.000 millones de euros de déficit del sistema requieren tomar medidas más restrictivas?

R.- La cuestión del déficit depende de cómo se mire, porque ¿alguien se imagina cómo vivirían los pensionistas de nuestro país con 19.000 millones menos de ingresos?

 

Pepe Álvarez, secretario general de UGT.
 

"Compatibilizar pensiones y trabajo no es un tema prioritario ni forma parte de nuestras reivindicaciones"

P.- ¿Estáis a favor de compatibilizar el cobro de la pensión y el trabajo?

R.- Ese es un debate que podemos abrir, pero no me atrevo a decir nada más, porque abrir un melón de este tipo es muy complejo. Pero en modo alguno somos inflexibles. Puede haber casos de empleos y personas con unas características específicas que permitan esta conciliación, y en esas situaciones la ley debe contemplarlo. Pero insisto, no es un tema prioritario ni forma parte de nuestras reivindicaciones.

P.- Mochila austriaca, cuentas nocionales… ¿debemos ir acostumbrándonos a estos nombres?

R.- Nosotros mantenemos una oposición clara a la mochila austriaca, puesto que en Austria se introdujo ese modelo por unas condiciones muy determinadas, que en España no se dan. En Austria el mercado de trabajo es muy estable, apenas hay movimiento entre empresas, y el empleo es de muy alta cualificación, así que la mochila se ideó para que los derechos acumulados por los trabajadores, en vez de tenerlos la empresa, los tuviera cada trabajador, y de ese modo propiciar el movimiento laboral. 

"No rotundo a la mochila austriaca. Significa el despido libre"

P.- En realidad, se habla de adaptar el modelo austriaco a las particularidades del mercado laboral español.

R.- La mochila austriaca es el despido libre. Significa que tú tienes en tu mochila individual un dinero; si te vas de la empresa te lo llevas, pero si el empresario te despide, te pagan con ese dinero. Si se implanta la mochila y uno llega a los 55 años en una situación como la de los afectados por los ERE en la banca, ya no habría que negociar las condiciones del despido, porque la empresa tiraría de la mochila diciendo que ese es el despido legal que le corresponde al trabajador.

P.- ¿Quién financiaría esa supuesta mochila?

R.- En Austria está claro quién la financia: son las empresas, así que si aquí adoptamos el modelo austriaco serían las empresas las que tendrían que depositar en la cuenta de cada trabajador la indemnización de 45 días por año (o los 33 días, si el contrato es de los nuevos) por despido improcedente. Todo lo demás no es modelo austriaco. Además, en Austria el trabajador decide si se queda ese dinero, si lo ahorra para la jubilación o si se lo gasta para irse de vacaciones. 

"Los sindicatos hemos vuelto. Llevamos tres años esperando, y no podemos esperar más"

P.-Entonces, con el tema de las pensiones, ¿piensas que tanto repetir que “no hay dinero” es para asustar a la población para que acepte nuevos recortes?

R.- Supongo que sí, que intentan crear las condiciones para poder hacerlo efectivo. Pero frente a este discurso que oímos hay una realidad económica: las rentas del trabajo bajan y las del capital suben en el reparto de la riqueza que se genera en el país, la economía española ya está por encima de la situación de 2009. Nosotros estamos para negociar la recuperación de nuestros derechos y el reparto del pastel de la riqueza que se está generando. Y que no nos llega. Para otras aventuras, nos van a encontrar en la calle. Esto es así. No va de medias tintas.

P.- ¿Qué medidas tomaréis si el Gobierno no revierte las reformas laboral y de las pensiones? ¿Salir a las calles incluso?

R.- Claro. Nos vemos en las calles, con todos los que se quieran unir a nosotros. Quiero advertir de que los sindicatos hemos vuelto. Llevamos tres años viendo que las cosas pasan, siempre con un acontecimiento político que te impide plantear un proceso de movilizaciones a corto y medio plazo, y no podemos esperar más. Aquí hay gente ganando mucho dinero y gente que está viviendo en la calle aunque tiene trabajo.

“Con el dinero que nos cuestan los economistas del Banco de España, podían ser un poco más rigurosos”.

P.- ¿Cómo marcha la aplicación del SMI en las empresas?

R.- Se está haciendo con muchísimas dificultades, pero mayoritariamente se está haciendo. La próxima subida del SMI debería situarse en los 1.000 euros. Es el camino para mejorar las cuentas de la Seguridad Social y de la Hacienda Pública. Se ha comprobado que la subida del SMI tira del consumo y crea empleo, en contra de lo que decían los gurús del Banco de España. Con el dinero que nos cuestan los economistas del BdE, podían ser un poco más rigurosos.

P.- Y en la reforma laboral, ¿qué es lo que más urgente? ¿Paro juvenil, de larga duración, de mayores, falsos autónomos..?

R.- En realidad, si se aplica la legislación actual se atajaría el problema de la inmensa mayoría de trabajadores de las plataformas digitales, tipo Glovo (@Glovo_ESo Deliveroo (@Deliveroo_ES), o los falsos autónomos que trabajan en medios de comunicación. Lo que hace falta es que actúe la Inspección de Trabajo. El Estado, que también resulta perjudicado por estas cotizaciones irregulares, tiene que actuar para recaudar. La Seguridad Social debe reclamar el carácter de trabajador por cuenta ajena de estas personas, porque lo son. Nosotros, en alguna de estas empresas, como Glovo, somos los instigadores de una parte importante de estas demandas que estamos ganando en las Magistraturas de Trabajo.

P.- Combatir la alta temporalidad es otra de las reivindicaciones de UGT.

R.- Ya he dicho que UGT apuesta por la derogación de la reforma laboral. Todos los capítulos son importantes: la negociación colectiva, el tema de la contratación, acabar con la situación de rotación indigna. Hay empresas que contratan cinco veces para cubrir un mismo puesto. Son contratos específicamente hechos para ampliar las posibilidades de explotación de determinadas empresas y, por tanto, hay que actuar.

P.- ¿Cuál es la actitud de las empresas?

R.- Hasta ahora, mirar para otro lado. Tampoco se las obliga, porque cuando alguien del Gobierno o de su entorno dice que los cambios han de ir precedidos por un acuerdo entre empresarios y sindicatos, en realidad están impidiendo que se realice cualquier tipo de negociación, porque los empresarios ya están bien.

"El Gobierno debe legislar en materia laboral, aunque no haya acuerdo con las empresas" 

P.- ¿Crees entonces que el Gobierno debe legislar, aun sin acuerdo con las empresas?

R.- Por supuesto. Sin lugar a dudas, que el Gobierno gobierne. El otro día, un dirigente patronal decía que no le gusta el gobierno por decreto. A mí tampoco, así que vamos a eliminar todo lo que decidieron unilateralmente en 2012 y 2011 en relaciones laborales, y desde ahí comenzamos a plantear acuerdos. Pero no sirve decir: “Cuando gobiernen los míos, que lo hagan por decreto, inmediatamente, y cuando gobiernen éstos, que aparentemente no son tanto los míos, hay que hacerlo por acuerdo”. Pues mire usted, no: si antes se hizo sin veto de nadie, ahora estamos en las mismas condiciones.

P.- ¿Qué se puede hacer para recuperar a los sénior que se quedan descolgados?

R.- Hay que actuar sobre tres aspectos: formación, acompañamiento para que encuentren empleo y planes específicos de ayudas para que se puedan reincorporar y no dependan de un subsidio, que no es que sea indigno, sino que solo da para sobrevivir. Sobre todo, los no cualificados, necesitan un plan para vivir y también para jubilarse.

"Con la irrupción de Vox, el centro se ha vuelto colaborador de la ultraderecha, y además de forma cínica"

P.- ¿Ves un peligro real de que se produzca una regresión de derechos en España?

R.- En España ha aparecido la ultraderecha. Y la ultraderecha ensucia el panomara en todo el mundo. A partir de aquí, en España ocurre algo singular: el centro se vuelve colaborador de la ultraderecha y además de forma cínica, porque no se puede engañar tanto a la gente. Si te reúnes, te reúnes. No te reúnes a medias. Y si metes una cosa de su programa, pues la metes. Y cada día hay una gotita que cae. En Andalucía, por ejemplo, con la censura sobre determinadas recomendaciones literarias a los alumnos, como Los girasoles ciegos.

P. ¿La irrupción de Vox ha cambiado por completo el panorama político?

R.- Un partido pequeño como Vox está condicionando a los grandes, que han optado por el poder a cualquier precio, y por el poder que desprecia las libertades. Los señores de Ciudadanos, por ejemplo, tienen secuestrada en el Parlamento la ley de la renta mínima, que presentamos las organizaciones sindicales hace tres años, así que yo puedo decir que hay gente en la calle pidiendo por culpa de estos señores. Y no estoy llamando a que les peguen o les insulten. Eso sí, los políticos tienen que saber que si van donde no les invitan, corren el riesgo de que alguien les diga que no les gusta que vayan. Ahora bien, la gente debería evitar caer en la provocación, demostrarles de la manera más ostensible posible y menos agresiva que no son bienvenidos.

"La aparición de un diario como 65Ymás me parece una gran noticia" 

P.- Por último, ¿qué te parece que exista un periódico como 65ymás, dirigido a las personas mayores?

R.- Me parece una gran noticia. Necesitamos al colectivo de las personas de más de 65 años. Hay que sumar. Los sindicatos vamos a estar ahí, luchando para lograr cosas como que las pensiones suban con el IPC y retrasar la aplicación del factor de sostenibilidad. Tratar estos temas desde un diario digital me parece muy positivo. Os deseo muchos años de vida.

2
Ángel Hace 1 mes
Pero como dice tantas tonterías este parásito subvencionado? Les importa tres narices las pensiones si ellos continúan viviendo como sultanes y con estad críticas y amenazas solo busca el trincar más,le debe parecer poco lo que trincan los sindicatos para nada que hacen, tanto los pensionistas como los parados como vivan o las necesidades que tienen se lo pasan por el forro
Adolfo Hace 1 mes
Para los sindicatos del régimen la reforma de Zapatero parece ser que fue ejemplar, será por que ellos la firmaron y ahora les falta honradez para reconocer que metieron la pata y engañaron a los trabajadores ya que dicha reforma es tan nefasta como la de Rajoy. Pero la culpa no es de los dirigente de estos sindicatos es de los trabajadores que todavía les siguen, si los pensionistas confían en estos vendidos al sistema pueden dar por perdidas sus reivindicaciones