Sucesos

La sangre hallada en el barco del padre de las niñas desaparecidas en Tenerife no es de las menores

65ymás

Foto: Europa Press

Martes 4 de mayo de 2021

8 minutos

Los restos encontrados en la embarcación son del propio Tomás Gimeno

La sangre hallada en el barco del padre de las niñas desaparecidas en Tenerife no es de las menores
65ymás

Foto: Europa Press

Martes 4 de mayo de 2021

8 minutos

En la noche de este martes se cumplirán siete días de la desaparición de Anna y Oliva, de uno y seis años, junto a su padre, Tomás Gimeno, en Tenerife después de que el mismo debía haber entregado a las menores a su madre, de la que está separado, el pasado martes, 27 de abril, si bien nunca llegó a hacerlo.

Ahora, el análisis de las muestras biológicas recogidas en la lancha por parte de la Guardia Civil del laboratorio de Criminalística de Santa Cruz de Tenerife, ha concluído que la sangre hallada en la embarcación de Tomás Gimeno no corresponde a sus hijas, Olivia y Anna, de seis y un año de edad, respectivamente, sino al padre, según ha informado la Televisión Canaria.

La investigación continúa y, en la mañana de este lunes, la Guardia Civil realizó un exhaustivo registro en la viviendo de Igueste de Candelaria en la que residió durante un año y medio Gimeno. Esta intervención es la tercera que se realiza pero, sin duda, la de ayer fue la más exhaustiva de todas. Sin embargo, no resultó de utilidad para descubrir qué pudo ocurrir con el padre y las niñas

Por ahora se desconoce si Gimeno realizó movimientos de cantidades importantes de dinero en sus cuentas bancarias en los días previos a su salida desde el puerto deportivo de Marina Tenerife. Además, quedaría confirmar si esas operaciones podrían estar relacionadas o no con la desaparición. 

Este lunes trascendió que los cuatro agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) que empezaron a trabajar en la jornada del pasado sábado en Tenerife para colaborar en el esclarecimiento del caso, estarán dedicados a analizar las telecomunicaciones en torno a Tomás Gimeno. Se trata de miembros del Grupo de Apoyo en Tecnologías de la Información (GATI), según informa El Periódico.

Se cumplen siete días de la desaparición de las dos niñas y su padre en Tenerife. Foto: Europa Press

Pudieron ayudarlo a llevar a cabo su plan

El inicio de su trabajo en la Isla coincidió, precisamente, con el encendido de la tarjeta duplicada del teléfono móvil de Gimeno, que se produjo durante la mañana del pasado sábado y que presuntamente fue realizada por dichos profesionales del cuerpo de seguridad para determinar las llamadas, mensajes de WhatsApp, contactos y otros elementos que pudiesen determinar lo que hizo el padre de las menores antes y después de salir por última vez de Marina Tenerife, a las 00:30 horas del pasado miércoles.

"Al ser una embarcación menor de 10 metros de eslora, la lancha de Tomás no tenía GPS ni sistema AIS, que pudiera ofrecer la ubicación del barco desde que zarpa. Un radar sí lo puede localizar por los elementos metálicos que lleva, pero no identifica cuál es", explicaba el capitán de Marina Tenerife, Enrique Alonso, en una entrevista a Telecinco. Una de las hipótesis que se están barajando es que una o varias personas ayudaron a Gimeno a llevar adelante un plan preconcebido, según apuntas fuentes consultadas por Efe. 

Lo que ocurrió ese martes

Ese pasado martes, Gimeno fue visto en una de las fincas que posee su familia en Guaza (Arona), donde pidió a un hombre que le pusiera nuevas pastillas de freno a su Audi A3 de color blanco. A las 17:00 horas recogió a las menores en la vivienda de su expareja, Beatriz Zimmermann, en Radazul (El Rosario). Después, la mayor, Olivia, acudió a recibir clases de pádel o tenis. Mientras tanto, Gimeno permaneció junto a su hija pequeña, Anna. Según el capitán de Marina Tenerife, Enrique Alonso, a las 17:50 horas, Gimeno acudió a arrancar el motor Mercury de su barco para ver si funcionaba y, según parece, ponerle combustible a la embarcación con la que no era frecuente que realizara salidas en los últimos años.  

Seguidamente, las niñas fueron trasladadas a la vivienda de los padres de Gimeno, en el centro de Santa Cruz de Tenerife. Según la información que ha trascendido hasta ahora, Tomás se despidió de ellos a las 19:30 horas. Además, dio un abrazo a su padre, en señal de despedida, un gesto que nunca hacía, según informa el diario. A partir de ese momento, no consta dónde estuvo, hasta que a las 21:30 horas llegó a Marina Tenerife. En ese tiempo, realizó tres viajes entre su coche y el barco con bolsos y varios bultos. Ya entonces le había dicho a su exmujer que estaba cenando con las menores y que por eso no se las había llevado. A las 21:50 horas salió del puerto deportivo con rumbo desconocido. Nueve minutos después, su expareja lo llamó y Tomás le respondió que no volvería a ver a sus hijas, ni a él tampoco. Además, le aclaró que él cuidaría bien de ellas. Inmediatamente, la mujer acudió al puesto de la Guardia Civil de Radazul para informar de la advertencia. Los progenitores de Olivia y Anna volvieron a hablar a las 22:40 horas y Tomás Antonio se reafirmó en el mensaje anterior. Cinco minutos después, ya el móvil de Gimeno estaba apagado o se quedó sin batería.

Tres cuartos de hora después, a las 23:30 horas, el empresario entró de nuevo en Marina Tenerife. Se subió otra vez al Audi A3 y se fue a una gasolinera de la Autovía de San Andrés a comprar un cargador de móvil. De regreso al puerto deportivo, cargó el teléfono durante unos 20 minutos. Y después, a las 00:30 horas, volvió a embarcar para salir con rumbo desconocido.

Así, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Güímar (Tenerife) ha incoado diligencias previas sobre el padre de las menores por la presunta comisión de un delito de secuestro, así como durante el pasado fin de semana dictó una orden internacional de búsqueda.

Desde que la madre denunciara los hechos, la Guardia Civil ha liderado un dispositivo que rastrea por tierra, mar y aire no sólo la zona que abarca desde la Punta de Anaga hasta el Puertito de Güimar, sino también la zona sureste y oeste de la isla después de encontrar en las primeras horas de la desaparición el barco de Tomás, a la deriva y vació, frente a la costa de Güimar.

El dispositivo está formado por el servicio aéreo y marítimo de la Guardia Civil, el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) y la Unidad Orgánica de Policía Judicial, que está al frente de la investigación, además de agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de Madrid. Asimismo tienen el apoyo de Salvamento Marítimo y del helicóptero del 112 de Canarias.

Mensaje de esperanza

El pasado sábado, Beatriz, madre de las menores, quiso lanzar un mensaje de esperanza en el que deseaba que todo el mundo tuviera "una emoción fuerte de que aparezcan y que den las gracias por adelantado, sintiendo de corazón que ya están con su madre".

"Mi mensaje es que manden mucha luz y amor a las niñas, que estoy segura que están bien. Que no miren las noticias alimentando la mala energía, que todo el mundo piense que las niñas son una bonita luz que están protegidas y que en cuanto menos lo esperemos estarán jugando y corriendo felices", dictaba el mensaje publicado por COPE Canarias, recogido por Europa Press.

Sobre el autor:

65ymás

… saber más sobre el autor