Tecnología

¿Un cargador humano? Nuestro sudor y movimiento puede generar energía

Manuela Martín

Foto: Bigstock

Miércoles 24 de marzo de 2021

3 minutos

Crean una camiseta capaz de cargar pequeños dispositivos electrónicos

¿Un cargador humano? Nuestro sudor y movimiento puede generar energía Foto: bigstock
Manuela Martín

Foto: Bigstock

Miércoles 24 de marzo de 2021

3 minutos

¿Te imaginas poder cargar tu reloj con el sudor de tu cuerpo? Aunque parezca algo del futuro es una realidad. Un equipo de nanoingenieros de la Universidad de California han desarrollado un concepto para crear sistemas portátiles que funcionen de manera sostenible e independiente como una red eléctrica en miniatura. La innovación consiste en el desarrollo de una microrred portátil que integra dispositivos que recolectan energía de forma local procedente de diferentes partes del cuerpo, como el sudor o el movimiento, a la vez que almacenan la energía. Esta innovación ha sido publicada en la revista científica Nature.

En los últimos años se ha investigado mucho en lo que a ropa y prendas inteligentes se refiere. Esta novedad se basa en una camiseta que sitúa en el pecho una red eléctrica en miniatura que conecta varios generadores de electricidad a un supercondensador que almacena la energía procedente del sudor y el movimiento.

Durante la investigación, comprobaron que aquella persona que se ponía la camiseta en la que estaba integrada esta microrred y corría durante 10 minutos, generaba la energía suficiente para activar un reloj digital de pulsera, por ejemplo.

La microrred va impresa sobre una camiseta, con piezas flexibles y lavables.

¿Un cargador humano? Nuestro sudor y movimiento puede generar energía Foto: bigstock

¿Cómo es el funcionamiento?

El funcionamiento de la camiseta es a partir de las células de biocombustibles ubicadas en la parte interior de la prenda, en la zona del pecho, y equipadas con enzimas que desencadenan un intercambio de electrones a partir del oxígeno presente en el sudor humano para generar electricidad. Estas celdas proporcionan corriente continua de voltajes bajos.

En los antebrazos de la camiseta hay unos generadores triboeléctricos cargados negativamente y, otros en la cintura, cargados positivamente. Cuando los brazos se balancean contra la cintura al caminar o correr, las dos cargas opuestas generan electricidad que emiten pulsos de alto voltaje.

¿Y dónde se almacena esa energía que se genera? La camiseta lleva unos supercondensadores en la parte exterior del pecho donde se almacena temporalmente la energía obtenida.  Desde ahí, podemos descargarla para alimentar pequeños dispositivos electrónicos.

Cuando la persona se mueve genera energía de manera instantánea, mientras que la energía procedente del sudor puede durar incluso una vez que la persona ha dejado de moverse.

Esta innovación abre las puertas a muchos otros avances en cuanto a generación de energías limpias.

Este equipo está estudiando ahora la posibilidad de generar energía mientras la persona está sentada en la oficina. En definitiva, se trata de adaptar este avance a diferentes escenarios.