Sociedad

"Tengo que vivir hasta los 105 años para ver graduarse a mi hijo": se convierte en padre con 83 años

Raúl Arias

Foto: Instagram Dr. Alberto Cormillot

Miércoles 16 de marzo de 2022

16 minutos

El polémico caso del famoso doctor que ha reabierto el debate sobre ser padre pasados los 80

Instagram Dr. Alberto Cormillot
Raúl Arias

Foto: Instagram Dr. Alberto Cormillot

Miércoles 16 de marzo de 2022

16 minutos

Alberto Cormillot, un prestigioso médico argentino, ha sido padre con 83 años. Desde que el doctor hizo público el embarazo, las críticas no han cesado en las redes sociales. Él y su pareja, Estefanía Pastini, 48 años menor que él, han sido la comidilla en Argentina. La noticia ha reabierto el debate sobre los varones ‘maduros’ que deciden tener bebés y sus posibles consecuencias negativas en los niños. Las asociaciones de mayores españolas, contactadas por 65Ymás cuando se conoció la noticia, consideran que ‘’para el niño no eres el padre, sino el abuelo’’.

 

Cormillot es un reconocido médico especializado en nutrición y obesidad con una larga trayectoria en los medios de comunicación, lo que le convierte en un personaje público muy conocido a nivel nacional. En el año 2019 contrajo matrimonio con su compañera de trabajo, la nutricionista Estefanía Pastini, de 35 años. La pareja acaparó la atención del país tras anunciar que esperan un hijo y ahora ha vuelto a la actualidad tras el nacimiento del pequeño. En julio de 2021, Cormillot declaraba en el programa ‘América TV’: “Quiero llegar a los 105 porque quiero verlo graduado. Pongo mucha energía en todo lo que hago”. 

 

Alberto Cormillot y Estefania Pasquini (Instagram)

 

Por otra parte, cuando le preguntan sobre las críticas que ha recibido, Cormillot asegura que, a pesar de que comprende que haya gente que no lo entienda, “hay un cliché: una persona mayor no puede tener hijos, ni sexo, no puede divertirse. Parece como que estás desafiando la vida”.

 

Alberto Cormillot y Estefania Pasquini (Instagram)

 

Su mujer también contestó a los comentarios negativos y lo hizo mostrando su ilusión: “Yo quiero que me quede algo de él, en algún momento no lo voy a tener más. Para mí saber que hoy está sembrándose esto que hoy es un feto, pero el día de mañana va a ser mi bebé con él, a mí me llena de alegría”, dijo Estefanía en el programa de televisión ‘Intrusos’ cuando esperaba el bebé.

Además, la pareja insiste en que la fecha de nacimiento que marca el DNI del doctor, no es la que le corresponde, el cual destaca por su vitalidad y energía. 

Las asociaciones de mayores

La esperanza de vida aumenta, la calidad de vida también. Ahora vemos a mayores de edades avanzadas que, hace unos años, nos hubiera sorprendido el buen estado mental y físico con el que han llegado. Cada vez oímos más lo de “me siento mucho más joven”. Salen, hacen ejercicio, cuidan su alimentación, se arreglan más que antes… Sin embargo, tener un hijo es un tema que va más allá. También hay que tener en cuenta aspectos como la educación, la crianza y el futuro del niño. Es por esto que, independientemente de la parte científica, hemos querido preguntar a las asociaciones de mayores qué piensan sobre el caso de Cormillot y, en general, acerca de la idea de ser padre a partir de los 80 años.

“No entra en mi cabeza”, expresaba José Ramón Ecenarro, presidente de la asociación Nagusilan, cuando se supo la noticia de que el prstigioso doctor iba a ser padre. “Es cierto que hoy en día la gente está mucho mejor que antes, pero con 80 años… Ese niño tendrá 12 y él tendrá 94, ¿va a ir a los juegos escolares y al parque con él?, añade haciendo referencia a Cormillot. Aún así, señala que es una opinión generalizada y que “siempre estoy a favor de que cada uno haga lo que quiera y si con 82 la pareja se arregla bien, pues perfecto". 

 

La edad media de paternidad aumenta

 

Igualmente, Ecenarro opinaba que el dinero es un factor primordial en estos casos: “Yo no veo a una persona común que decida tener un hijo a esas edades. Si tienes un séquito en tu casa de asistentes e internas, pues sí, porque tú no vas a estar cada vez que el niño patalee o se tire por el suelo, lo harán otros”. Sin embargo, “yo creo que si tienes un niño es para que participes en la crianza y te dediques a él, no para que lo cuiden otros”, afirma.ba

En cuanto a cómo puede influir en el vínculo de padre e hijo, el presidente de Nagusilan consideraba que “no es lo mismo tener 90 que 46” y, para el niño, “no eres un padre, eres un abuelo”. 

Por el contrario, la manera en la que puede afectar al adulto mayor, lo ve como algo positivo: “Yo voy mucho a residencias, los niños dan una alegría a los mayores tremenda”.

 

Padres mayores de 80 años

 

En la misma línea se pronunciaba Juan Manuel Martínez, presidente de la Conferencia Española de las Organizaciones de Mayores (CEOMA), sobre la paternidad de Cormillot: “Es la excepción que confirma la regla. Lo veo bien como excepción, pero como regla general, no”. 

Martínez insistía en que la excesiva diferencia de edad supondrá que al hijo “le educará la madre y el padre vivirá como un padre-abuelo”.

El cualquier caso, consideraba la paternidad de Cormillot como un caso aislado que le parece bien, pero “como norma no es aceptable. Por él y, sobre todo, por el niño”.

Por su parte, el presidente de la organización de mayores ConjupesVicente Sanz, defiende que “son decisiones individuales y las hay que respetar” y que “cada uno puede plantearse la vida de la manera que quiera, según le permita su situación física y psíquica”, sostiene, “pero los 82 no son ni los 40, ni los 50”, aclara. 

Por ello, aunque Sanz menciona el hecho de que las personas están cada vez mejor en edades avanzadas, “los 80 son críticos para todos”, indica en lo referente a tener un bebé.

Otros padres mayores de 80

El doctor Cormillot no es el único caso de paternidad tardía. En el panorama internacional, está el actor Anthony Quinn, quien tuvo su decimotercer hijo a los 81 años; una edad que superó el magnate de Fórmula 1, Bernie Ecclestone, el día que fue padre a los 89 años, siendo ya bisabuelo. 

Sin embargo, no ha habido aún ningún famoso que haya ganado en paternidad tardía a Julio Iglesias Puga, que falleció a los 90 años, pocas semanas después de comunicar el embarazo de su mujer, con la que ya había tenido un hijo el año anterior –y dos años después del nacimiento de su bisnieto–.

La edad de paternidad avanza

Es cierto que las parejas cada vez tienen hijos más tarde. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que el 95% de los hombres menores de 30 años no habían tenido hijos biológicos o adoptados. A partir de esa edad, el número de padres en España comienza a aumentar, alcanzando su máximo en los 35-39, hasta la franja de edad de 45 y 49 años. Después, esta cantidad vuelve a aumentar a los 50 años y más. Esto quiere decir que existen varones que deciden seguir teniendo hijos a partir de los 49.

En cuanto a la edad de ambos padres, en el caso de los hombres suele ser mayor, quienes no tienen, aparentemente, tantos problemas de fecundidad como la mujer.

Reloj biológico del hombre

Solemos escuchar referencias sobre el reloj biológico de la mujer, el típico “se te va a pasar el arroz” por el deterioro progresivo de su fertilidad a causa del envejecimiento. Esto sucede por la disminución de la cantidad y de la calidad de los óvulos a partir de los 35 años. Tal y como señalan los especialistas en reproducción asistida del Policlínico HM IMI de Toledo, la mayoría de las mujeres dejan de ser fértiles antes de la menopausia, en torno a los 45 años. Pero, ¿qué hay del reloj biológico de los hombres? Ellos continúan fabricando espermatozoides toda la vida.

 

Los hombres continúan fabricando espermatozoides toda la vida (bigstock)

 

Sin embargo, a pesar de que ambos sexos puedan procrear, con los años también aumenta la probabilidad de sufrir un embarazo de riesgo.

Por eso existen a día de hoy técnicas avanzadas como la congelación de óvulos o espermatozoides que posibilitan a cualquier miembro de la pareja en edad avanzada tener un hijo. Este método permite la preservación de la fertilidad gracias a la conservación de las células en edades fértiles.

Cómo afecta a la salud del niño

En el caso de los hombres, aunque continúen siendo fértiles en edades avanzadas, la degradación de la calidad de los espermatozoides también puede afectar en la salud de los niños. Dicho esto, la edad de ambos padres puede afectar a los hijos.

Numerosos estudios, como el publicado en 'Epidemiology' en 2005, han demostrado que los espermatozoides más maduros afectan a la placenta y provocan un nacimiento prematuro del bebé. Los niños que nacen antes de tiempo pueden desarrollar enfermedades cardiovasculares o diabetes.  

Asimismo, según un estudio de la Universidad de Göttingen (Alemania) publicado en el 'Daily Mail', los hijos de varones mayores son propensos a ser menos fértiles. Los expertos señalan que esto ocurre por las mutaciones del esperma de los adultos a medida que envejecen.

Por desgracia, ese no es el único problema que puede acarrear la edad. Otras investigaciones han identificado una mayor incidencia de autismo y de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en niños con padres que presentan una gran diferencia de edad entre ellos.

Igualmente, las mutaciones del ADN que suceden con el envejecimiento implican un aumento de la probabilidad de que el niño nazca con síndrome de Down. Así lo determinó el profesor de salud reproductiva en la Facultad de Medicina de la Universidad de Dundee, Christopher Barrat: "Hay datos sólidos para poder confirmar esto, y el vínculo está claro", expone el periódico británico.

Pero no todo es malo

Si el niño no presenta ningún problema, la edad del padre puede tener un efecto positivo en el niño. Varios estudios muestran que los hijos con progenitores mayores crecen siendo más inteligentes, más enfocados en sus intereses y menos preocupados por encajar que el resto.

Asimismo, otro estudio realizado por cuatro universidades de los Países Bajos, analizó cómo influye la paternidad tardía en las conductas de los niños.

 

La edad avanzada del padre puede tener un efecto positivo en el niño

 

La encuesta, publicada en la revista 'Child Development', contó con la participación de niños holandeses, padres y profesores. Los expertos llegaron a la conclusión de que los descendientes de adultos de elevada edad desarrollan una mayor paciencia, menor agresividad y respetan más las normas que los de parejas jóvenes. En líneas generales, presentaron un mejor comportamiento.

A su vez, otros estudios señalan que son más maduros y más estables emocionalmente. Los expertos justifican estos resultados porque los progenitores mayores transmiten a sus hijos su experiencia de vida y, a su vez, son más organizados y les ofrecen un entorno más seguro. Finalmente, estos niños están muy centrados en sus estudios y reflejan una mayor preocupación por su futuro.

Sobre el autor:

Raúl Arias

Raúl Arias es periodista especializado en Política, Economía y Sociedad. Licenciado en la Universidad Complutense de Madrid, ha trabajado en diferentes medios de tirada nacional, siempre pegado a la actualidad.

… saber más sobre el autor