Sociedad

Test: ¿Cuál es tu nivel de edadismo?

Marta Jurado

Foto: Daniel Pascoa

Sábado 29 de junio de 2019

3 minutos

Una prueba mide el nivel de discriminación por edad hacia las personas mayores

Test: ¿Eres edadista?

Algunas de las barreras más importantes para desarrollar una buena política pública sobre el envejecimiento son los conceptos erróneos generalizados, las actitudes negativas y las suposiciones acerca de las personas mayores, señala la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su Campaña contra el Edadismo. Aunque existen evidencias de la contribución de las personas mayores en sus sociedades, con frecuencia se les considera como personas dependientes, frágiles, aisladas o como una carga. Estas actitudes de discriminación por edad o edadismo limitan la libertad de las personas mayores para vivir las vidas que eligen y todo lo que aún tiene que aportar.

Realiza este test para evaluar tu nivel de edadismo:

 

 

Errores comunes relacionados con el edadismo

1. No hay una persona mayor típica
La vejez se caracteriza por una gran diversidad. Algunas de las personas de 80 años tienen niveles de capacidad física y mental que se comparan favorablemente con los de 20 años. Otros de la misma edad pueden requerir cuidados y apoyo extensos para actividades básicas como vestirse y comer. La medidas para paliar el edadismo deben estar enmarcada para mejorar la capacidad funcional de todas las personas mayores, ya sean robustas, dependientes de la atención o intermedias.

2. La diversidad en la vejez no es aleatoria
Una gran proporción de la diversidad en la capacidad y las circunstancias observadas en la vejez es el resultado del impacto acumulativo de la ventaja y la desventaja en la vida de las personas. Los entornos físicos y sociales en los que vivimos influyen poderosamente en el envejecimiento saludable. Sin embargo, las relaciones que tenemos con nuestros entornos están determinadas por factores como la familia en la que nacimos, nuestro sexo, nuestra etnia y recursos financieros.

Como resultado, las personas mayores con las mayores necesidades relacionadas con la salud a menudo tienen los menos recursos económicos y sociales disponibles para satisfacerlas. La política debe evitar reforzar las inequidades en salud que subyacen en gran parte de esta diversidad.

3. Solo una pequeña proporción de personas mayores son dependientes de la atención
Solo una pequeña proporción de personas mayores dependen de otros para recibir atención. De hecho, las personas mayores hacen muchas contribuciones a sus familias y sociedades. Las investigaciones realizadas en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte en 2011 estimaron que las contribuciones de las personas mayores a través de impuestos, el gasto del consumidor y otras actividades económicamente valiosas valían casi 40 mil millones de libras esterlinas más que el gasto en ellas a través de las pensiones, el bienestar y la atención médica combinados .

Está previsto que aumente a 77.000 millones de euros para 2030. Aunque hay menos evidencia disponible en los países de ingresos bajos y medios, la contribución de las personas mayores en estos entornos también es significativa. En Kenia, por ejemplo, la edad promedio de los pequeños agricultores es de 60 años, lo que los hace críticos para garantizar la seguridad alimentaria. La política debe evitar los puntos de vista estereotipados que conducen a la discriminación contra individuos y grupos simplemente por la edad.

4. El envejecimiento de la población aumentará los costos de atención de salud, pero no tanto como se esperaba
Aunque la edad avanzada generalmente se asocia con una mayor necesidad de atención médica, el vínculo con la utilización de los servicios de salud es débil. Por ejemplo, a pesar de la alta carga de la enfermedad en entornos de bajos ingresos, las personas mayores tienden a utilizar los servicios de salud con menos frecuencia que los adultos más jóvenes. En los países de altos ingresos, hay cada vez más pruebas de que, en torno a los 70 años, el gasto en atención de la salud por persona disminuye significativamente, y la atención a largo plazo llena el vacío.

Por lo tanto, una forma de controlar los costes innecesarios de atención médica es invertir en sistemas de atención a largo plazo. Permitir que las personas lleven una vida larga y saludable también puede aliviar las presiones sobre la inflación de los costos de la atención médica, ya que algunos costos de la atención médica en realidad caen en la vejez avanzada.

0

No hay comentarios ¿Te animas?