Sociedad

Valentín Fuster: "El corazón es fuerte y resiste mucho. Somos nosotros quienes lo vamos debilitando"

Ramón Sánchez-Ocaña

Martes 30 de agosto de 2022

10 minutos

Entrevista realizada por Ramón Sánchez-Ocaña a Valentín Fuster en el año 2014

Valentín Fuster: "El corazón es fuerte y resiste mucho. Somos nosotros quienes lo vamos debilitando EuropaPress 4643933 valentin fuster director general cnic director mount sinai heart director
Ramón Sánchez-Ocaña

Martes 30 de agosto de 2022

10 minutos

Una nueva investigación ha mostrado que la polipíldora desarrollada por el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y Laboratorios Ferrer, que incluye tres medicamentos (aspirina, un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) y una estatina), es eficaz en la prevención de eventos cardiovasculares tras un ataque al corazón disminuyendo la mortalidad por causas cardiovasculares en un 33 por ciento.

"Los resultados del estudio revelan, por primera vez, que la polipíldora que contiene aspirina, atorvastatina y ramipril logra reducciones clínicamente relevantes en los eventos cardiovasculares recurrentes en pacientes que han sufrido un infarto de miocardio", ha subrayado el investigador principal del estudio 'SECURE', Valentín Fuster, director General del CNIC, director del Mount Sinai Heart y director médico del Hospital Monte Sinaí (Estados Unidos).

Sobre la polipíldora ya hablaba Valéntín Fuster, considerado uno de los mejores cardiólogos del mundo, con Ramón Sánchez-Ocaña, miembro del Comité Editorial de 65YMÁS, en una interesantísima entrevista publicada en la Revista Ballesol en el año 2014. Por su contenido de gran interés, reproducimos parte de la misma:

- Ramón Sánchez-Ocaña: Usted preconiza que todos deberíamos de guardar un tiempo determinado para hablar con nosotros mismos. Un tiempo de reflexión, de calma para poner en orden la cabeza...

- Valentín Fuster: "Yo creo que eso es muy importante, porque estamos en un mundo que nos somete continuamente a multitud de mensajes. Y tengo la sensación de que muchas veces se sube uno a un tren sin saber el destino de ese tren. Por eso me parece importante pararse y pensar en las prioridades. Una vida sin prioridades es un caos. Esa reflexión para el día o para el lapso de tiempo que sea, me parece fundamental. Pensar dónde estoy, qué hago, qué debo hacer… Disponer de una agenda mental, no solo de lo que se hace con los pies".

- Sánchez-Ocaña: ¿Podemos hablar de que la enfermedad cardiovascular es una auténtica epidemia?

- Fuster: "Sin duda. La primera causa de muerte en el mundo de hoy es la enfermedad cardiovascular. Y no lo era hace unos años. Se muere uno algo más tarde estadísticamente; pero tenemos la obligación de que no se muera de una enfermedad cardiovascular".

- Sánchez-Ocaña: ¿Y se puede evitar?

- Fuster: "Sí. Es un problema de educación y de educación a edades muy tempranas. Estamos haciéndolo y con muy buenos resultados en niños de entre 3 y 6 años que es cuando realmente podemos influir en los hábitos y podemos crear ambiente saludable. Pero ¡ojo!, -y dígaselo a sus lectores- nunca es tarde para cuidarse. Es un error pensar que por tener 70 o 75 años ya no hace falta. Nunca es tarde para empezar".

- Sánchez-Ocaña: "Uno tiene la sensación de que el corazón es extremadamente vulnerable…"

- Fuster: Está usted equivocado. Podría decirle que es la parte más resistente del organismo. Piénselo un momento: desde que nace está bombeando a 60-70 latidos por minuto, sin parar, años y años. Con unas válvulas que no descansan nunca, que se abren y se cierran, que rozan continuamente y no ocurre nada. Es una bomba perfecta que va más deprisa cuando hace falta más sangre o que va más despacio cuando  es preciso... que no para nunca, que no se gasta. Mire, yo soy cardiólogo y le digo que cuando lo pienso en estos términos, no logro entender la vitalidad el corazón…. Y mire, cuando se habla del corazón artificial siempre pienso en lo difícil que va a ser lograr uno que se pueda parecer realmente al nuestro. El corazón es muy fuerte. Somos nosotros, es nuestro sistema de vida, el que lo altera".

- Sánchez-Ocaña: "¿Y qué podemos hacer entonces?"

- Fuster: "Es un problema de educación y de motivación. Y por eso estamos tratando de prevenir esta epidemia por tres vías. La primera es la que le decía a los niños de entre 3 y 6 años.  Ahí les hablamos de la importancia de la vida saludable y tenemos resultados muy positivos. Y debo decirle que ya pasaron por este programa más de un millón de niños".

- Sánchez-Ocaña: "¿Y en los adultos?"

- Fuster: "Es más difícil porque cambiar de hábitos es muy complejo. Pero es otra de las vías en que estamos actuando. Podríamos compararlo con el sistema de Alcohólicos Anónimos; es decir, actuar en grupo con la idea de que unos se ayuden a otros para evitar hábitos nocivos e implantar un sistema de vida saludable.

Y por último, la tercera vía que estamos poniendo en marcha es utilizar una técnica de marketing. Es decir, repetir una cosa una vez, y otra, y otra, machaconamente, para que surta efecto. Avisos telefónicos, alarmas, llamadas… Pero ya le digo, en adultos es más difícil. En los niños se ven resultados muy, muy positivos".

- Sánchez-Ocaña: La prevención cardiovascular no sólo evitaría los desgraciados eventos del corazón: ¿Podría prevenir también el deterioro mental en la última etapa de la vida?

- Fuster: "¡Claro! El accidente cardiovascular se produce porque las arterias grandes se obstruyen. Pero es que los mismos factores pueden obstruir las pequeñas arterias cerebrales. No estamos hablando de Alzheimer o de senilidad, sino de que muchas veces se produce deterioro mental debido a pequeños infartos cerebrales.

- Sánchez-Ocaña: Debo preguntarle, doctor, sobre los factores de riesgo que llevan a la enfermedad cardiovascular

- Fuster: "El riesgo cardiovascular se puede resumir en 6 factores. Dos que podríamos calificar de tipo químico, como son el colesterol y la diabetes; otros dos de tipo mecánico, como son la obesidad y la hipertensión. Y luego dos preguntas clave: ¿Fuma? y ¿Hace ejercicio?. Como puede ver por este resumen esquemático, la enfermedad cardiovascular es una enfermedad de la conducta".

- Sánchez-Ocaña: ¿Y la genética?

- Fuster: "La genética puede modular la enfermedad cardiovascular, pero no la determina, salvo en casos tan concretos como en la diabetes tipo 1 y en el caso de la hipercolesterolemia familiar. En los demás casos, la modula simplemente. Pero la idea es esa: la enfermedad cardiovascular es una enfermedad de conducta".

- Sánchez-Ocaña: Como estudioso de la conducta y de la motivación, usted ha apelado en su vida a lo que ha llamado las cuatro “T"

- Fuster: "Es un método que me parece muy válido. Y que tiene dos aspectos. Uno es la madurez personal y otro cómo te ven en sociedad. Por eso muchas veces hablo de esas cuatro TES. La primera sería, el Tiempo de reflexión; es decir, lo que hablábamos antes: un tiempo para mirarte dentro y  establecer tu agenda mental. La segunda T se refiere al Talento nuestro que debemos descubrir: preguntarnos cuál es nuestro talento, preguntarnos quién soy, qué puedo hacer… La tercera T es la Transmisión de cosas positivas, de fuerza. Si pasas mucho tiempo en lo negativo te vuelves negativo… Mire yo he observado una diferencia enorme en cómo se ha vivido la crisis en Estados Unidos y cómo se ha vivido en Europa. Aquí nos quejamos, sobre todo. Allí, sin que nadie lo diga, nos ponemos a trabajar más para salir cuanto antes del pozo. Es una diferencia de concepto grande. Transmitir positivismo. Y la última T es Tutoría que es pensar en la influencia que podemos ejercer en otras personas".

- Sánchez-Ocaña: Sí, pero no es fácil, por ejemplo, esa transmisión de positividad o de optimismo…

- Fuster: "Pues vaya a las claves de la motivación, que es importante. Y por seguir con el mismo estilo, le diré que la base de esa motivación está en las cuatro “A”. La primera es la da la Actitud, una actitud positiva que surge del convencimiento de que cualquier problema tiene solución. La segunda es la de Aceptar no ser tu vecino, que él es él y tú eres tú; aceptar tu propia realidad. La tercera es la de Autenticidad, no disfrazarte de otro, que suele hacerse por  distintas circunstancias, ser tú mismo siempre. Y la última es la de Altruismo, dar lo que puedas a otros en todos los aspectos, especialmente en el de atención y en el intelectual: ser consciente de que vives con otros y entre otros… Son cuatro claves que pueden motivar, porque es importante saber que nosotros en nuestra vida estamos como en un círculo, y en movimiento continuo. En cuanto estás arriba, ya empiezas a bajar para ir descendiendo y volver a subir… Y por eso debemos buscar esa motivación. Yo tengo amigos que me llaman y me dicen: Estoy en las “y veinte”… Y ya me indican que en la esfera del reloj están bajando a ese punto, que les queda todavía un tramo para llegar hasta las “y media” y entonces empezar a subir".

- Sánchez-Ocaña: Muchos de nuestros lectores son gente de cierta edad. ¿Qué nos podría recomendar?

- Fuster: "En primer lugar, lo que le decía antes. Nunca es tarde para cuidarse. Y después, darse cuenta de que lo importante es tener proyectos. No hace falta que sean grandes aspiraciones; no. Pequeños proyectos. Piense que cuantos más proyectos se tengan y más actividad, más optimista se vuelve uno. Mire, yo no creo en la jubilación. Yo creo que si no se puede trabajar en una cosa hay que hacer otra. El día que yo no pueda investigar a lo mejor sirvo para conducir una ambulancia, no sé. Pero hacer algo. Y en esta etapa hay algo importante. Yo tengo un mentor más joven que yo (los mentores no tienen por qué ser mayores que uno) que adquirió un compromiso: si en algún momento empiezo a hacer tonterías, debe decírmelo. Ese día tiene que avisarme para dejar de ver pacientes. Y entonces, me dedicaré a otras cosas. Pero eso de jubilarse y ya terminar toda actividad, me parece penoso. Tenemos que hacer otra cosa, algo distinto, pero no detenerse que es como si de pronto se perdieran todos los objetivos. Tenemos que preguntarnos en ese  momento ¿Qué es lo que puedo hacer?. Y cuanto más social, mejor, ese altruismo del que hablábamos antes. Cuanto más social sea el proyecto, menos depresión".

- Sánchez-Ocaña: ¿La satisfacción la da salud?

- Fuster: "Podríamos poner la frase al revés. La salud da satisfacción. Tener una actitud positiva ayuda, qué duda cabe. Pero el sustrato es la salud y tu ayudas a la salud con una actitud positiva".

- Sánchez-Ocaña: No podemos obviar, esa investigación que ocupó páginas y páginas de periódicos en la que usted hablaba de que un medicamento de apenas dos dólares podría salvar a mucha gente tras un infarto

- Fuster: "Mire usted. El infarto tiene que tratarse lo antes posible. Si se trata en las primeras cuatro o cinco horas, es posible sobrevivirlo. Así que cuanto antes se pueda frenar la progresión de la necrosis, mejor. Lo que hemos comprobado es que el metropolol un medicamento muy común, si se inyecta  en las primera horas  DETIENE o disminuye el infarto. Así que una vez demostrado, lo que hemos procurado es que  cuantas más ambulancias tengan la posibilidad de inyectar metropolol a un infartado, más posibilidades de sobrevivir tiene. Y ya hemos logrado que muchos países adopten como medida obligatoria disponer de metropolol en todas las  ambulancias y en todas las urgencias".

- Sánchez-Ocaña: Otra de su prioridades es la llamada “polipíldora”

- Fuster: No hace mucho he visto a un alto cargo de Rusia que había tenido un problema cardiaco serio. Le pregunté si se medicaba con estatinas. Y me dijo que no, porque era muy caro. Es cuando te das cuenta de que el problema de muchos fármacos no es que el producto sea caro en sí mismo, sino que lo que lo encarece es la distribución. Así pensamos que  unir en una sola pastilla la medicación que se da a quienes han tenido un accidente cardiovascular por un lado abarataría el precio; y por otro, permitiría una mejor adherencia al tratamiento. Así surgió la posibilidad de unir en una sola píldora un fármaco contra la hipertensión, un antiagregante plaquetario y una estatina. Pese a todo, muchos laboratorios no se atrevieron y fue un laboratorio español que sin ánimo comercial se lanzó a ello: Ferrer. 

Hoy la polipíldora es el fármaco de millones de individuos y acaba de demostrarse que es mucho más eficaz que el tratamiento a base de los compuestos individualizados; precisamente porque es más sencillo de cumplir.

 

- Sánchez-Ocaña: ¿Y no sería posible una polipíldora de este tipo para la prevención primaria?

- Fuster: "No, en prevención primaria no va a funcionar. Es para quienes ya han tenido un evento cardiovascular".

- Sánchez-Ocaña: Siempre dice que el deporte ha sido su válvula de escape. Y que siendo un buen jugador de tenis, lo abandonó cuando su padre, primero, y su mentor, después se lo aconsejaron.

- Fuster: "Es importantísimo tener mentores en tu vida. A mi fue el dr. Valentín Farreras quien me dijo que debería dedicarme a estudiar el corazón y el infarto. Y gracias a aquella indicación, soy cardiólogo".

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor