Actualidad

Las miles de bajas laborales por Covid en residencias ponen en peligro la atención a los mayores

Pablo Recio

Viernes 21 de enero de 2022

6 minutos

Las empresas están quitando vacaciones y doblando turnos para aguantar la sexta ola

Las miles de bajas laborales por Covid en residencias ponen en peligro la atención a los mayores
Pablo Recio

Viernes 21 de enero de 2022

6 minutos

Las terceras dosis de la vacuna no han impedido que los residentes y, en mayor medida, los trabajadores de centros sociosanitarios se hayan contagiado de Covid-19 en esta sexta ola, muchos de ellos, de la variante ómicron.

Eso sí, el refuerzo de la vacuna podría haber logrado que el número de casos haya sido menor que la incidencia real en el conjunto de la sociedad –esto también se debe al uso de medidas no farmacológicas y a la seroprevalencia previa, quizá– y que el impacto en términos de muertes no vaya a ser tan grande –aunque esto está por verse–.

En concreto, según los últimos datos del Imserso, en la semana del 3 al 9 de enero se reportaron más de 9.000 casos en empleados de residencias y casi 8.000, en usuarios de más de 1.000 centros sociosanitarios repartidos por todo el país –discapacidad y mayores–.

Las bajas

De esta manera, a falta de saber si este aumento de casos se traduce en un incremento de la letalidad del virus o no –sobre todo en los más mayores–, por lo pronto, lo primero que está generando la sexta oleada de infecciones es que miles de trabajadores hayan tenido que aislarse y estén acudiendo durante siete días como mínimo a su puesto de trabajo. Una situación, que ha supuesto un problema para las empresas gestoras, las plantillas y los usuarios, más aún en periodos navideños en los que muchos habían cogido sus vacaciones.

Y es que, tal y como se demostró durante las olas anteriores, el que el número de bajas aumente en sectores como el de las residencias, que suelen tener ratios de personal limitadas, supone un problema para la atención.

Por una parte, porque los trabajadores deben hacer horas extra para atender a todos los mayores, y por otra, ya que, en ciertos momentos, cuesta encontrar sustitutos para determinadas funciones y el servicio que se presta a los usuarios termina por resentirse –con lo que ello implica al tratarse de personas muy vulnerables–.  

Así, ante esta situación en la que cerca de un 15% del personal está de baja en algunos puntos, las autoridades han autorizado a los gestores a contratar personal sin titulación pero con cierta experiencia de forma excepcional. 

Sin embargo, esta medida no está siendo suficiente y algunas empresas se las están viendo y deseando para encontrar estos perfiles, según explican, ya que sólo pueden ofrecerles trabajar una semana –el tiempo de la cuarentena, puesto que la mayoría de trabajadores son asintomáticos o tienen cuadros leves–.

Por ello, el resultado está siendo una sobrecarga de trabajo de las plantillas y dificultad para prestar el servicio con normalidad

covid residencias

"Estamos pidiendo al personal doblar turnos"

“Principalmente, lo que estamos haciendo es suspendiendo vacaciones y pidiendo al personal actual doblar turnos. Porque claro, si ya era difícil encontrar trabajadores, cuando hablamos de 10 o 15 días, imaginad el problema que hay”, advierte el presidente de la Federación Empresarial de la Dependencia (@FEDdependencia), Ignacio Fernández-Cid. 

Además, añade el empresario, la opción de contratar a personal sin cualificación no es lo mejor. “Ese nuevo personal no trabaja igual que algunos experimentados y rodados. La dificultad de encontrarlos formados y con experiencia hace que estemos yendo a esas dos vías. Es decir aplazar vacaciones y que el personal doble turnos”, indica. 

Por otra parte, la presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (@cea_ps), Cinta Pascual, explicaba en declaraciones a Europa Press que ya había alertado a todos los gobiernos autonómicos y al Gobierno de España de que "la situación que se está viviendo con el personal es realmente muy preocupante".

"Es muy importante no estar constantemente poniendo parches, hacer una política de planificación más concreta", subrayaba.

Entre las propuestas que enviaron a las diferentes administraciones, CEAPs pedía que se realicen "PCR concretos" al personal de las residencias para identificar los casos antes; que las bajas se contabilicen desde el día que se han tomado las muestras o que se elabore una base de datos conjunta para tener personal para las suplencias.

La salud de los trabajadores, en riesgo, y no sólo por el Covid 

"Si las residencias se han caracterizado por una falta de personal constante antes de la pandemia, en escenarios como el actual donde los contagios aumentan, la situación es más preocupante", comenta la responsable de Salud Laboral de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO (@fssccoo), Irene Álvarez.

"Al tratarse de bajas cortas, las suplencias y el peso de los cuidados están recayendo sobre las propias trabajadoras que quedan en los centros, lo que agudiza la presión sobre ellas y va empeorando poco a poco su salud", avisa.

Los familiares temen más desatención

Pero si hay algo que temen las familias de los usuarios es que ocurra como pasó en ciertos centros en los momentos más duros, cuando las plantillas estaban bajo mínimos por los contagios que diezmaron la población residencial en marzo y abril de 2020 y cuando muchos mayores dependientes no recibieron la atención que se merecían. 

“Llueve sobre mojado. Venimos denunciando años que hay una falta de personal tremenda, que es lo que garantiza que las residencias sean un negocio", explica el representante de la Plataforma de familiares, Pladigmare (@pladigmare), Miguel Vázquez. 

Por esta razón, según Vázquez, cuando llega la pandemia a un centro, no hace más que acrecentar la problemática ya existente y, en algunos casos puntuales, denuncia, "como no pueden garantizar la seguridad en las residencias, éstas acaban cerrándose a las familias". 

“Y eso, con independencia de que hayan sectorizado, que es lo que se hace para que se pueda visitar a los mayores no contagiados”, señala. “Pero como no hay personal, en algunos casos, se cierran, que es la medida más fácil. No les importa si sufren emocionalmente o físicamente los que no están infectados. Esto es el descontrol absoluto y, al final, sufren familiares y residentes”, afirma.

Y a todo esto, concluye, habría que sumar que "la atención se estará resintiendo". "Si ratios no están establecidas para cuidar bien, porque la CCAA no quieren hacerse cargo de este derecho, ahora, los que no puedan valerse por sí mismos a saber cómo estarán”, finaliza. 

Sobre el autor:

Pablo Recio

Pablo Recio

Pablo Recio es periodista especializado en sociedad y salud, es graduado en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y comenzó su carrera profesional en el diario El Mundo cubriendo información cultural y económica. 

En 65Ymás, ha contado el drama vivido en las residencias durante la pandemia y ha sacado diferentes exclusivas de impacto como 81 menús de residencias de mayores, a examen: "Baja calidad nutricional y abuso de procesados"que fue citado en una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid. 

Además, es cofundador de la radio online Irradiando y cuenta con un máster en Gobernanza y Derechos Humanos por la Universidad Autónoma de Madrid y otro en Periodismo por el CEU San Pablo/Unidad Editorial. 

… saber más sobre el autor