Alimentación

¿Sabías que hay un sustituto vegetal del huevo? Se llama aquafaba

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 31 de marzo de 2020

3 minutos

Se obtiene del agua de cocción de algunas legumbres, sobre todo, de garbanzos o judías blancas

¿Sabías que hay un sustituto vegetal del huevo? Se llama aquafaba
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 31 de marzo de 2020

3 minutos

Aquellos que siguen una alimentación vegana, es decir, la dieta que rechaza cualquier producto que provenga del mundo animal, saben que hay un sustituto del huevo: el aquafaba. Este término fue acuñado por el ingeniero estadounidense Goose Wohlt en el año 2015 y las dos palabras que lo forma lo definen a la perfección: aqua o “agua” y faba o “haba”, es decir, literalmente “agua de habas”. Realmente hace mención al agua proveniente de la cocción de las legumbres, sobre todo de garbanzos o de judías blancas.

Sencillo y barato

Lo cierto es que aunque este preciado elemento que se usa en la concina vegana sobre todo, como sustituto del huevo, se puede obtener de una forma muy sencilla y barata. El propio líquido en el que se encuentran las legumbres en conserva nos sirve, pues según los expertos contienen la cantidad de agua idónea que debe contener el aquafaba y las propiedades necesarias del mismo.

Para conseguirlo solo tenemos que usar un colador y verter el contenido del bote de garbanzos o la legumbre escogida sobre él. Antes deberemos haber colocado un recipiente bajo el colador y remover las legumbres para que se vaya colando la sustancia viscosa que las protege. Así lograremos una sustancia amarillenta y algo espesa, que podremos usar en diversos platos. A continuación solo tendremos que batirla tal y como hacemos con el huevo y veremos una mezcla muy similar a este.

La cuestión es que el agua de las legumbres absorbe parte de sus proteínas durante el proceso de cocción y esto provoca un líquido que al batirse adquiere una consistencia parecida a la de la clara de los huevos.

Aquafaba

Merengues sin huevo

Wholt fue el primero en experimentar con este descubrimiento y decidió iniciarse con la repostería. De este modo, elaboró merengues sin tener que recurrir para ello a los huevos, lo que supuso una auténtica revolución para los amantes veganos de los platos dulces.

A día de hoy ya ha quedado patente que el aquafaba es un sustituto aceptable para elaborar distintas presentaciones culinarias como tortitas, pasteles, mazapanes, helados, galletas o mousses, entre otros.

Los expertos recomiendan hacer el aquafaba casera, pero en el caso de no poder, lo ideal es comprar conservas de calidad que empleen pocos aditivos y que sean bajas en sal.

Sobre el autor:

Teresa Rey

… saber más sobre el autor