Practicopedia

Goma del frigorífico: los mejores consejos para su perfecto mantenimiento

Anna Blanco

Foto: Bigstock

Sábado 24 de abril de 2021

4 minutos

Es un elemento que pasa desapercibido, pero es clave para una buena conservación de los alimentos

Goma del frigorífico: los mejores consejos para su perfecto mantenimiento
Anna Blanco

Foto: Bigstock

Sábado 24 de abril de 2021

4 minutos

El cometido de una goma del frigorífico es que la puerta cierre de forma hermética. Si no lo hace, no será posible mantener una temperatura y humedad constantes en el interior del electrodoméstico. Y esto, a su vez, provocará pérdidas de frío con el consecuente mayor consumo energético. Además, los alimentos no se conservarán en perfectas condiciones tanto tiempo como sería el esperado si la puerta cerrara correctamente y de forma hermética. Dicho esto, disponer de una goma de nevera que rodea la puerta en buen estado y con correctas condiciones de mantenimiento es del todo necesario si no queremos pagar de más en la factura de la luz o que los alimentos se conserven en una temperatura estable.

Limpieza de la goma

Cómo limpiar y mantener las gomas para un correcto funcionamiento de la nevera

La limpieza es un aspecto imprescindible para el buen mantenimiento de la goma de la nevera ya que evitará un mayor desgaste y es aconsejable limpiarla cada dos o tres semanas para evitar la aparición de bacterias o moho. 

Una forma óptima para limpiarla es utilizando agua, pasta de dientes y un cepillo de dientes. Primero mojaremos las gomas con el cepillo de dientes para luego frotar con pasta de dientes toda la superficie a limpiar. Acabaremos pasando un paño húmedo para no dejar ningún rastro. 

Y otra manera de limpiar en profundidad las gomas es utilizar un pincel y mojar las gomas con lejía. Dejaremos que actúe unos 10 minutos y luego repasaremos las gomas con una bayeta húmeda. 

Cómo limpiar y mantener las gomas para un correcto funcionamiento de la nevera

Mantenimiento de la goma

Si una vez limpia, detectamos que la goma de nuestra nevera está rajada o deteriorada es conveniente repararla lo antes posible. Una forma sencilla de saber si nuestra goma está dañada es colocando una hoja de papel entre la goma y el frigorífico, cerrar la puerta e intentar sacar el papel. Si sale fácilmente es que la goma no está bien ajustada.  

Para reparar la goma podemos utilizar silicona para baños en los huecos dañados y, cuando esté seca, utilizaremos pegamento de secado rápido para unir los trozos. Pero, si la goma está muy estropeada, lo mejor es sustituirla por una de nueva. A la hora de cambiarla será necesario primero que desconectemos la nevera y quitemos las gomas viejas estirando hasta que salgan por completo. A continuación, debemos limpiar las guías y el marco de la puerta para eliminar por completo la suciedad y la grasa. Y ya podremos colocar la goma nueva empezando por la esquina superior derecha y siguiendo hacia la izquierda, siempre asegurándonos que la goma queda colocada correctamente en la guía. 

Sobre el autor:

Anna Blanco

Anna Blanco es periodista especialiada en temas de sociedad.

… saber más sobre el autor