Practicopedia

Pasta de dientes para acabar con la cal de los vasos

Manuela Martín

Foto: Bigstock

Sábado 6 de marzo de 2021

3 minutos

Toma nota de estos trucos caseros para acabar con la cal de tus vasos y copas

Pasta de dientes para acabar con la cal de los vasos Foto: bigstock
Manuela Martín

Foto: Bigstock

Sábado 6 de marzo de 2021

3 minutos

Si después de varios lavados tus vasos y copas empiezan a adquirir un color blanquecino u opaco, no los tires. Hay algunos remedios caseros que pueden ayudarnos a acabar fácilmente con la cal que se acumula en el cristal.

La cal es una de las principales causas por las que nuestros vasos de cristal se tornan blancos. Si el agua que utilizas para su limpieza diaria posee mucha cal es posible que se incruste en ellos volviéndolos blanquecinos y con un tono opaco y antiestético.

Si tienes lavavajillas

Si eres de los que lavan los platos y vasos en el lavavajillas es importante que siempre tengas en cuenta el nivel de sal. Esta es necesaria para ablandar el agua y contrarrestar la cal que contiene. Si observas que tus vasos se están volviendo opacos, deberías revisar si es necesario echar más sal en este electrodoméstico, lo cual es muy sencillo, basta con abrir un tapón que se encuentra en la parte inferior del lavavajillas. Desenróscalo y deposita la sal.

Del mismo modo que es importante controlar la sal, lo es el abrillantador, ya que si tu lavavajillas no tiene podría dañar tu cristalería.

Pasta de dientes para acabar con la cal de tus vasos Foto: bigstock

No obstante, el uso excesivo del detergente también podría ser el causante de que los vasos adquieran manchas blancas. Por ello, a la larga es evidente que nuestros vasos podrán deteriorarse y no nos quedará otro remedio más que cambiarlos.

Pero, una vez que ya están blanquecinos ¿cómo podemos devolverles la transparencia y el brillo?

Sal y limón

Frota el interior y el exterior del vaso con medio limón. Hazlo con fuerza y verás como va desapareciendo la cal.

A continuación, echa un poco de sal por todo el vaso y frota de nuevo para terminar de quitar todo el color blanco del vaso.

Puedes ayudarte con un cepillo blando para llevar a cabo esta tarea.

Para finalizar, lava el vaso con agua y jabón y déjalo secar.

Bicarbonato de sodio

Esparce bicarbonato por todo el vaso y un poco de sal. A continuación, añade agua caliente y deja actuar esa mezcla durante unos 30 minutos.

A continuación, lávalo como habitualmente.

Vinagre blanco

En este caso, basta con coger un recipiente en el que podamos introducir el vaso y una mezcla de vinagre blanco y agua a partes iguales durante un par de horas.

Pasta de dientes

Con la ayuda de un paño o cepillo esparce un poco de pasta de dientes por el interior del vaso. Finalmente, friégalo con agua y jabón.