Practicopedia

Cómo reducir el estrés y aumentar la concentración

Olga Ortega

Viernes 10 de abril de 2020

3 minutos

Es necesario establecer una rutina diaria de actividades cotidianas en nuestra casa

Cómo afecta el estrés a la vista de las personas mayores

Son muchos los psicólogos que alertan sobre cómo el confinamiento puede afectar nuestra salud mental, aumentando la sensación de angustia. Nuestras vidas han cambiado de repente y todos buscamos respuestas ante la incertidumbre. Sin embargo, una sobrecarga informativa puede estresarnos más, ya que nuestros cerebros no están concebidos para procesar simultáneamente grandes cantidades de información. Para nuestro cerebro, lo más beneficioso es enfocar y concentrarse en una sola tarea a la vez.

Tal y como indica el Ministerio de Sanidad en la Guía de actuación para personas con condiciones de salud crónicas y personas mayores en situación de confinamiento, estos días es necesario establecer una rutina diaria de actividades cotidianas dentro de nuestro hogar, intentando que sean diferentes durante el fin de semana: “Mantenerse ocupado va a ayudar a tener estructurado el tiempo del día y a limitar las preocupaciones en torno a la pandemia y la atención prestada a las noticias sobre la misma. Puede ser una buena oportunidad para buscar actividades creativas, culturales, en el domicilio, que nos hagan sentir mejor”. 

¿Cómo puede ayudarme la concentración?

El psicólogo Daniel Goleman, en su libro Focus, profundiza en la ciencia de la atención en todas sus variedades (el foco interno, el foco en los demás y el foco exterior). Aprender a cultivar la atención no solo es una forma de autocontrol, sino que mejorar la empatía, nos permite comprender mejor la complejidad que nos rodea, aumentan nuestra memoria, nuestra efectividad en la toma de decisiones, nuestra precisión y nuestra agilidad. 

¿Pero que es necesario para estar concentrado? Evitar distracciones y contar con un estado mental con un nivel de activación adecuado nos permite mantener el en una tarea durante cierto tiempo. En este sentido, planificar y ordenar las prioridades del día resulta muy conveniente para dedicar el tiempo necesario a cada tarea.  Dado que nuestra capacidad de focalización en una tarea es limitada y cada persona tiene su propio umbral.

Alimentos que pueden mejorar la concentración

El problema de hacer varias cosas a la vez

“La atención es una herramienta muy poderosa. Podemos aumentarla y potenciarla con prácticas como la meditación y el ejercicio y dispersarla con tecnologías como el móvil. Al final somos totalmente responsables como decidimos usarla”, explica la escritora y consultora Linda Stone, quien acuñó el concepto atención parcial continuada, para referirse al acto de prestar atención simultánea a diversas fuentes de información, a un nivel superficial.

Por lo que nos propone un experimento: practicar una atención continuada a una sola tarea por al menos 10 minutos, y después una atención parcial realizando diversas tareas al mismo tiempo, para comparar cómo nos sentimos y qué preferimos. 

Por su parte, el profesor de Psicología Cognitiva y Percepción de la Universidad de Michigan, David Mayer, explica que la única circunstancia en la que multitarea funciona es cuando simultaneamos tareas simples que transcurren por canales separados: por ejemplo, poner una lavadora (que es una tarea manual) mientras escuchamos las noticias (que es una tarea verbal). 

Móviles, impresoras o aspiradores: los aparatos del hogar que más se estropean según la OCU

En este sentido, Gloria Mark profesora del Departamento de Informática de la Universidad de California, experta en el uso de las tecnologías, advierte que la multitarea supone una distracción constante. Para la profesora, interrumpir una actividad cada poco supone un problema, ya que, tras cada interrupción, nuestro cerebro puede tardan un promedio 25 minutos en volver a la tarea original. Por ello, recomienda practicar el hábito de leer libros en papel, lo que permite concentrar toda nuestra atención en una sola actividad. 

Estos días es habitual pasar muchas horas pendientes de las noticias, mientras consultamos las redes sociales, y mantenemos conversaciones telefónicas. Puede que incluso estemos trabajando, ocupándonos de familiares y realizando las tareas del hogar. Todo el mismo tiempo.

De forma que es un buen momento para recuperar el placer de hacer aquello que más nos gusta de forma pausada, continuada y disfrutando de ello. Aunque sea concentrados en nosotros mismos, y nuestras propias emociones, sin juzgarlas, sean las que sean. Estaremos más concentrados y relajados durante el resto del día. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?