Cómo

¿Cómo asar castañas en casa? ¿Es posible?

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Sábado 28 de septiembre de 2019

1 minuto

No solo hay que acercarse al típico puesto callejero para disfrutar de su fantástico sabor

¿Cómo asar castañas en casa? ¿Es posible?

Uno de los aromas del otoño y la llegada de los primeros fríos es el de las castañas asadas. Su olor dulzón se cuela por nuestra nariz y llega a nuestro cerebro provocando que un torrente de nostalgia se apodera de nuestros recuerdos. Y es que pocas cosas son tan agradables como comerse unas castañas asadas al tiempo que su calor apaciguan el frío de nuestras manos.

Este sencillo manjar lo podemos catar cuando lo compramos en los puestos callejeros “de toda la vida”, pero también tenemos la opción de disfrutar de él en nuestros hogares… aunque no tengamos chimenea.

Recetas otoñales donde la castaña es la verdadera protagonista

Cómo asar castañas en casa

Básicamente tenemos las tres opciones con que contamos para otros muchos alimentos: el horno, el microondas y, por supuesto, los fogones. Pero vayamos una por una.

  • En el horno. Lo primero que tenemos que hacer para preparar castañas en el horno es lavarlas y hacer un corte en sus dos pieles (tanto la dura externa como la fina interior). Después las ponemos sobre una bandeja y dejamos que se hagan a 200 grados (tanto por arriba como por debajo) durante media hora. No obstante, vigila de vez en cuándo cómo va su asado. Hay gente que les echa un poquito de sal por encima, pero eso ya es a gusto del consumidor.
  • En el microondas. Tan sencillo como el anterior, este método es aún más rápido. Se pueden asar de dos modos. El primero es el directo de hacer los citados cortes y meter el plato de castañas durante un par o tres de minutos. Es el más fácil, pero corres el riesgo de calentarlas demasiado y que se endurezcan. La otra opción es meterlas en un bol con agua, asarlas durante 10 o 12 minutos en el microondas, sacarlas del agua y darles un último golpe de calor de 30 segundos.
  • En los fogones. Finalmente, el tercero de los métodos lo encontramos en la sartén. En este caso también hay dos opciones. En caso de que tengamos una cocina de gas, lo mejor es emplear una sartén castañera (con agujeros en su base para que las castañas entren en contacto directamente con el fuego), mientras que si tenemos vitrocerámica o un modelo de inducción, la sartén deberá ser normal y tendrá que estar tapada.
0

No hay comentarios ¿Te animas?