Cómo

¿Cómo pelar una granada y cuántas pepitas tiene?

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Miércoles 26 de febrero de 2020

3 minutos

Existen algunos trucos para agilizar el tedioso proceso de desgranar esta fruta

Cómo pelar una granada

La granada es una fruta que ha estado y está muy presente en la historia de la humanidad. De hecho, se tiene constancia de que ya la tomaban en Mesopotamia cuando se levantaron los Jardines Colgantes de Babilonia. La razón no es otra que el delicioso sabor de sus pepitas y los beneficios que aporta al cuerpo humano, ya que cuenta con propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, diuréticas y astringentes.

Sin embargo, ese no es el tema que trataremos a continuación, sino otro mucho más mundano que posiblemente lleva haciendo perder tiempo a las personas desde tiempos inmemoriales: cómo pelar una granada con la suficiente agilidad para que no se convierta en un proceso tedioso que nos invite a abandonar nuestra intención de comérnosla.

Cómo pelar una granada

Trucos para pelar una granada

El modo más habitual de pelar una granada pasa por ir retirando la dura cáscara (de la que, por cierto, se pueden hacer infusiones que mejorarán el estado de los intestinos) y las membranas que albergan las semillas para ir desgranándolas poco a poco. No obstante, hay otros trucos que pueden acelerar este procedimiento.

  • Cortar y golpear. El primero de ellos consiste en cortar la fruta por la mitad. Hazlo sobre un bol o cualquier otro recipiente de cara a que no se pierdan las pepitas y evitar manchas coloradas por el jugo que suelte. A continuación, gira ambas partes y sepáralas. El siguiente paso será coger con una mano una de ellas y colocarla sobre el mismo recipiente. Y con la otra mano con una cuchara o algo similar y comienza a golpear sobre la cáscara al tiempo que estrujas levemente esta. Verás cómo empezarán a caer las pepitas sin necesidad de que ir extrayéndolas una a una. Una vez que has recogido todas, solo debes hacer lo mismo con la otra mitad. Ahorrarás bastante tiempo.
  • Utiliza un aparato diseñado para ello. Muy relacionado con el método anterior encontramos este en el que se emplea un elemento creado precisamente para facilitar esta labor. Estos desgranadores ya cuentan con un recipiente en el que caerán las pepitas. Y sobre ellos se sitúa una especie de colador por el que irán precipitándose. El resto del proceso es el mismo: cortar la granada en dos partes y golpear sobre la piel.
  • Con agua. Esta modalidad no es tan rápida como las anteriores pero sí que supone un avance en el momento de “limpiar” las pepitas de todas las membranas que las rodean. El proceso consiste en cortar la granada en cuatro o cinco gajos y desgranarlos dentro de un recipiente con agua. Además de ser más limpio, pues no salpicará, verás cómo las pepitas irán cayendo al fondo mientras que las partes pertenecientes a la membrana flotarán. Cuando acabes, únicamente debes retirar todos estos restos y vaciar el recipiente. Tendrás todas tus pepitas limpias y preparadas para comerlas.
Granadas

Si ninguna de estas opciones te convence y prefieres seguir haciéndolo del modo más habitual, apunta un pequeño consejo para hacerlo más sencillo: corta la fruta en gajos y retira tanto la corona como la membrana vertical que cruza de arriba a abajo. Eso te facilitará el trabajo.

Cuántas pepitas hay en la granada

Cuando tengas todos esos pequeños tesoros de color carmín listos para ser degustados solos o como parte de otros platos (postres, ensaladas…), es posible que te preguntes cuántos hay. Pues bien, de acuerdo con la religión judía son exactamente 613. ¿Es esto verdad?, te preguntarás. Obviamente no todas las granadas tienen el mismo número de pepitas, ya que las hay de muchos tamaños, pero sí que es cierto que la cifra suele estar muy aproximada a esas 613.

Cómo pelar una granada

La razón de este número está relacionada con el simbolismo que esta fruta tiene en el judaísmo. Y es que siempre está presente en la celebración del año nuevo, llamado Rosh Hashana, ya que dicho número de pepitas es el mismo que preceptos tiene la Torah, el libro sagrado que contiene tanto la ley como el patrimonio identitario del pueblo judío. Por lo tanto, cada una de las 613 pepitas de granada simboliza uno de los mitzvà que deben cumplirse durante el año que comienza. Además, el hecho de que todas ellas estén “pegadas” también simboliza la unión de la familia, un elemento clave en la religión judía que hemos heredado en el cristianismo.

Cabe señalar que la granada también ha sido casi reverenciada por otros pueblos de la antigüedad. Mientras que los babilonios tenían el convencimiento de que si comían sus granos, serían invencibles en la batalla (de ahí que fuera un alimento muy común antes de la lucha), en otras culturas como la egipcia y también la de los pueblos mesopotámicos, consideraban esta fruta un símbolo de la fertilidad. Esta creencia se extendió por el Mediterráneo y los griegos incluso llegaron a asegurar que la propia diosa del amor Afrodita había plantado el primer granado para que los humanos disfrutaran de sus propiedades y su sabor.

0

No hay comentarios ¿Te animas?