Cómo

Cómo se hacen los Hot Cross Buns, los deliciosos panecillos de Pascua

Beatriz Torija

Jueves 1 de abril de 2021

4 minutos

Son los panecillos, dulces y especiados más tradicionales en la Semana Santa anglosajona

Como se hacen los Hot Cross Buns, los deliciosos panecillos de Pascua
Beatriz Torija

Jueves 1 de abril de 2021

4 minutos

Los hot cross buns o panecillos de Pascua son el dulce más típico de la Semana Santa en los países anglosajones... de ahí su característico adorno en forma de cruz, símbolo de la crucifixión. Se preparan el Jueves Santo, y ya se toman ese mismo día recién horneados, y sobre todo el viernes Santo. Se trata de unos bollitos dulces, con pasas en su interior, pero especiados, con clavo, nuez moscada y canela.

Son muy habituales en la Semana Santa de todos los países anglosajones: Reino Unido, Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica y Canadá, principalmente, aunque no tanto en Estados Unidos. Antiguamente se colgaba uno en la cocina y se dejaba durante todo el año, para que protegiera la casa, y hay un dicho habitual: “Half for you and half for me, between us two shall goddwill be”. Se dice que si dos amigos comen a medias uno de estos panecillos, aseguran su amistad para todo el año.

Veamos cómo hacer los panecillos de Pascua o hot cross buns paso a paso:

Ingredientes:

Para los panecillos

  • 250 ml. de leche 
  • 2 huevos 
  • 55 gr. de mantequilla 
  • 50 gr. de azúcar 
  • 9 gr. de levadura en polvo 
  • Un pellizco de sal 
  • 1 cucharilla de canela molida 
  • 3 clavos 
  • Una pizca de nuez moscada 
  • Un limón (solo la cáscara)
  • 60 gr. de uvas pasas

Para la decoración:

  • 100 gr. de harina 
  • 125 ml. de agua 
  • 60 gr. de azúcar 

Como se hacen los Hot Cross Buns, los deliciosos panecillos de Pascuahot cross buns dentro

Tamiza la harina, es decir, pásala por un colador de trama fina, tamiz o cedazo para que quede más fina y aireada. Esto ayudará a que los panecillos queden más esponjosos una vez horneados. Añade también las especias: la canela en polvo, la nuez moscada en polvo y el clavo machacado en el mortero. Incorpora por último la ralladura del limón (al sacar la cáscara ten cuidado de coger solo la parte amarilla del limón, donde se concentran los aromas, y evita la parte blanca, que resulta muy amarga). Pon, por último, un pellizco de sal y mueve todo para que se integre.

Forma un hueco en el medio, como si se tratara de un volcán y echa en el centro los huevos, la mantequilla en pomada (es decir, no derretida pero sí muy blandita y maleable) y la levadura. Ve mezclando los ingredientes, echando la harina hacia el centro.

Incorpora las pasas y la leche, que debe estar tibia, no muy caliente, pero sí un poco tibia.

El amasado, como convalidar dos días de gimnasio

Comienza a amasar con las manos hasta conseguir una masa suave, lisa y elástica. El amasado te llevará unos 15 minutos. Si tienes un robot de cocina, no dudes en emplearlo.

Una vez que haya terminado con el amasado, forma una bola con la masa, colócala en un cuenco limpio, ligeramente engrasado y tapa con un film o con un paño un poco húmedo y deja que la masa fermente hasta que doble su tamaño. Debe reposar fuera de la nevera, a temperatura ambiente, durante una hora más o menos.

Forma tus pequeños panecillos

Pasado ese tiempo, deshincha la masa ligeramente apretándola un poco con los dedos y divídela en porciones, en pequeñas bolitas más o menos todas iguales.

Amasa cada una de ellas un poco y dales forma redondeada.

Ve colocando las bolitas de masa en una bandeja de horno, unas junto a otras, per dejando espacio entre medias. Para darles brillo, puedes pintar los panecillos con un poco de huevo batido.

Tapa con un paño húmedo los bollos y déjalos crecer, de nuevo, a temperatura ambiente, hasta que doblen su tamaño.

La decoración en forma de cruz, y al horno

Precalienta el horno a 190oC mientras preparas la decoración en forma de cruz de los hot cross buns.

Bate los ingredientes de la decoración: la harina, el agua y el azúcar hasta conseguir una consistencia cremosa. Si quedara demasiado espesa, puedes añadir un poco más de agua.

Llena una manga pastelera con esta crema y ve dibujando una cruz por encima de cada bollito.

Hornea los panecillos unos 20 o 30 minutos, o hasta que veas que están bien dorados.