Cómo

Cómo hacer mayonesa casera sin que se corte

Mariola Báez

Miércoles 10 de abril de 2019

2 minutos

Si lleva ingredientes sencillos y es tan fácil de preparar, ¿por qué no te sale?

Intoxicaciones: Los cinco alimentos más peligrosos

Para muchos la mayonesa es un verdadero misterio. Hay a quien le sale sin esfuerzo alguno y para otras personas es misión imposible.

La mayonesa es una salsa que, como recuerda la Fundación Española de Nutrición (FEN), posee un alto contenido en calorías pero, con moderación, es un alimento muy completo e ideal para preparar infinidad de platos, sobre todo veraniegos, y salsas perfectas como acompañamiento suave.

Los ingredientes no pueden ser más simples: aceite de oliva o de girasol, huevos, un pellizco de sal y una cucharadita de limón o vinagre. Además, si quieres innovar con tu mayonesa, también puedes añadirle alguna especia como pimentón o comino, hierbas aromáticas, o incluso algún ingrediente original como unas alcaparras. Antes de ir a mayonesas “originales" hay un primer punto clave: que no se te corte.

Los trucos para que la mayonesa casera te salga a la primera

Primero, “ten fe”, porque hay personas que entran en la cocina sabiendo que la mayonesa se cortará. No tiene por qué ocurrir si atiendes a algunos consejos básicos.

Hacer una mayonesa consiste únicamente en conseguir que el aceite se mezcle convenientemente con el huevo hasta su emulsión, de manera que logres esa rica y suave salsa. Los pasos a seguir son:

  • Prepara con suficiente antelación los ingredientes. Es importante que todos estén a temperatura ambiente. Debes acordarte especialmente del huevo y sacarlo de la nevera, que es donde debe estar conservado, según indica el Instituto del Huevo, con suficiente antelación. Todo lo que vayas a mezclar debe tener una temperatura similar para favorecer la emulsión.
  • El vaso de la batidora también tiene su importancia. Utiliza uno no demasiado amplio, para evitar que el pequeño electrodoméstico se mueva demasiado. Debe caber bien, pero sin que sobre un espacio excesivo (no vale por ejemplo un bol ancho).
  • Comprueba que el huevo está en perfecto estado, con su cáscara limpia e intacta y cáscalo en el vaso. Añade una cucharada pequeña de limón o vinagre, un poco de sal. e introduce la batidora recta y hasta el fondo del vaso.
  • Seguidamente empieza a batir a velocidad baja-media al tiempo que vas añadiendo lentamente un "hilo" de aceite (entre 125-150 ml por huevo)

El secreto está en mezclar a ritmo suave y constante sin mover ni levantar la batidora. Solo cuando compruebes que el huevo y la mayonesa están bien mezclados, presentando una textura suave pero compacta, puedes subirla despacio, haciendo círculos de abajo hacia arriba mientras dejas que penetre algo de aire. En teoría, ya tienes una mayonesa casera estupenda y lista para tomar.

Si no la utilizas en el momento, recuerda que es importante guardarla en la nevera en un recipiente limpio y hermético para evitar cualquier tipo de contaminación alimentaria.

0

No hay comentarios ¿Te animas?