Cómo

¿Qué obras se suelen realizar en una comunidad de vecinos?

Victoria Herrero

Martes 12 de marzo de 2019

2 minutos

Los principales trabajos pasan por mejoras de conservación o para favorecer la accesibilidad

Fachada de una vivienda en obras (bigstock)

Los años pasan. Y también para los edificios. Por eso no es raro que, transcurrido ese tiempo, sean muchas las comunidades de vecinos que decidan acometer una serie de reformas en su inmueble. Ya sea para arreglar una fachada que ha perdido la pintura o se ha visto afectada por humedades, poner un ascensor para la comodidad del vecindario o hacer más accesible el portal de entrada. 

En cualquier caso y antes de dar vía libre al comienzo de los trabajos, es necesario que los vecinos se informen –junto con el administrador de la finca– de la necesidad de realizar o no dicha obra. Para ello, es importante que haya una inspección técnica de forma previa para determinarlo. De esta manera, se establecerá qué se va a hacer, la cuantía total de esas reformas, si hay subvenciones públicas en este sentido, así como los permisos que hay que solicitar en cada caso. Unos trabajos que, en todo momento, deben garantizar la seguridad tanto de los propios trabajadores como de los vecinos como explica. 

Obras en la estructura del edificio o zonas comunes

En este caso se incluyen aquellos trabajos que se realizan en la fachada –conversión estética, manchas de humedad, mejora del aislamiento–. Además, también los vecinos pueden tomar la decisión de se hagan otras obras que impliquen cambios en algunas zonas comunes como puede ser arreglar las escaleras, construir un nuevo espacio ajardinado o ampliar unas instalaciones deportivas. En muchos de esos casos se debe contar con la ayuda y asesoramiento de un arquitecto. 

Barreras arquitectónicas 

Un nuevo cambio legislativo obliga a las comunidades de vecinos a instalar ascensores, así como eliminar todo tipo de barreras arquitectónicas, especialmente en aquellos edificios más antiguos. Una medida aplicable desde finales de 2017. Así, ya no es necesario que haya un consenso mayoritario de los vecinos. Es suficiente con que lo reclame un único vecino mayor de 70 años u otro que tenga algún tipo de discapacidad. Una obligatoriedad que también es efectiva cuando lo solicite el cuidador de alguna de las personas antes mencionadas.  

Una de las obras en un edificio es instalar un ascensor (bigstock)

El problema por la falta de espacio en algunos casos es lo que hace que la obra sea complicada. Cuando esto ocurre, el ascensor se suele ubicar en un patio interior, junto a la fachada, reorganizando el trazado de la escalera o expropiando parte de las viviendas o locales comerciales contiguos. Un ascensor que debe situarse a cota cero para salvar posibles escaleras y, si es preciso, acompañarlo de una rampa en el portal de dicha finca

0

No hay comentarios ¿Te animas?