Cómo

¿Sabes cómo se lava un edredón o una almohada? ¿Y un anorak? Consejos para prendas más delicadas

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Lunes 6 de abril de 2020

3 minutos

En la mayoría de los casos, a mano o en la lavadora, es preferible usar agua fría y secar al aire

¿Sabes cómo se lava un edredón o una almohada? ¿Y un anorak? Consejos para prendas más delicadas

De forma diaria en millones de hogares se hace el mismo gesto: lavar la ropa de uso más común. Sin embargo, con el cambio de estación es cuando llega el momento de mudar algunos textiles (del hogar o ropa) y dejar impolutas prendas que no se meten de forma tan cotidiana en la lavadora por tener unos tejidos especiales.

Así, cuando toca acondicionar edredones, colchas de cama, plumíferos, un anorak o incluso almohadas, no viene del todo mal seguir algunos consejos para mantener dichas telas en perfecto estado. Y es que se trata de textiles que requieren de un cuidado aparte. 

¿Cómo lavar la ropa de cama que no son sábanas?

Nórdicos, edredones, cubrecamas, colchas, mantas o almohadas necesitan cada cierto tiempo su proceso de limpieza, especialmente si con el cambio de armario o estación luego se van a guardar durante meses. Así pues, en el caso de un edredón se puede echar mano de una tintorería o un servicio profesional de limpieza o bien, intentarlo uno mismo en la lavadora o en la propia bañera de casa.

Pero lo primero de todo es mirar las indicaciones dadas por el fabricante donde se especifican que, salvo ciertas circunstancias especiales, con un lavado al año es más que suficiente. Además, en las instrucciones se aclara si el textil se puede lavar en agua fría o en agua caliente (cuando se trata de un tejido de calidad no pasa nada por meterlo en la lavadora a unos 60ºC aunque siempre es aconsejable usar menos grados). Antes de cerrar la puerta de la lavadora conviene mirar también si no hay ningún agujero o parte rota por donde se podría escapar parte del relleno que aporta el confort (cuando sea un nórdico de plumas sobre todo).

Hecho esto, a continuación se añade un detergente específico para prendas delicadas y se opta por un programa con bajas revoluciones de centrifugado. Una vez terminado el ciclo de lavado lo mejor es dejarlo secar al aire los días que sea necesario (sobre todo al sol si puede ser) o bien emplear la secadora para ello.

Pero puede que no se tenga lavadora o que esta sea muy pequeña. En esta situación la solución pasa por puede poner el edredón a remojo con agua templada en la bañera e ir dándole vueltas en todo momento para que penetre bien el jabón. Los últimos pasos son retirar el agua, escurrir bien la prenda y empezar con una parte un tanto laboriosa: el aclarado manual. Algo que se debe hacer a conciencia, mejor entre dos personas, hasta que todo el detergente haya desaparecido. 

También como parte de la ropa de cama es necesario lavar las almohadas, esta vez con más frecuencia ya que es una superficie donde se acumula más suciedad (por ejemplo restos de maquillaje), así como sudor y todo tipo de ácaros y bacterias. Así pues, como en el anterior caso es importante seguir las indicaciones de la etiqueta sobre todo en lo relativo a la temperatura ya que cada material puede responder mejor o peor a ciertos grados.

¿Sabes cómo se lava un edredón o una almohada? ¿Y un anorak? Consejos para prendas más delicadas

Es más, en algunos casos hasta se recomienda no lavarlas salvo en caso muy excepcionales como ocurre con algunos modelos de almohadas viscoelásticas o las de plumas naturales ya que pueden perder sus propiedades si se hace. No obstante, si tienen alguna mancha lo mejor es lavar a mano, con un jabón delicado, dicha zona y dejarla secar al aire en posición horizontal para que no se deforme. Una acción, la de darle un pequeño repaso sin usar la lavadora, que también se recomienda si es de látex; además de usar agua fría antes que caliente. Lo curioso en este último caso es que este tipo de almohadas se secan al aire sí, pero a la sombra si es posible. 

¿Y los abrigos tipo anorak?

Esta es otra de las dudas que surgen cuando de quitar la suciedad de prendas delicadas se trata. Así, en el caso de chaquetas de invierno tipo plumífero o anorak es aconsejable seguir algunos consejos para hacer una limpieza óptima de las mismas. 

¿Sabes cómo se lava un edredón o una almohada? ¿Y un anorak? Consejos para prendas más delicadas

Este tipo de prendas de abrigo resultan muy útiles durante los días más crudos del invierno ya que aportan calor y en muchos casos incluso están diseñadas de tal manera que resultan muy ligeras y no pesa nada llevarlas encima. Por eso, cuando llegan las temperaturas más benévolas o se han manchado hay que seguir las siguientes recomendaciones para que sigan cumpliendo con su función aislante: 

  • Si se usa la lavadora el primer consejo es dar la vuelta para lavar el chaquetón del revés, además de cerrar cremalleras para evitar que se enganchen y puedan dañar tanto la prenda como el aparato si se desprenden, por ejemplo. 
  • Se activa un programa para ropa delicada, con agua fría y un aclarado largo. De la misma manera, lo más aconsejable es que el centrifugado no supere las 400 rpm para evitar que el relleno interior se pueda apelmazar y estropear.
  • Una vez listo se puede meter en la secadora (lavado lento y con poca temperatura) o bien colocarlo al sol en una superficie plana de forma horizontal. Pese a lo que se pueda pensar en un primer momento no es adecuado colgarlo de una percha ya que esto puede hacer que las plumas de su interior se acumulen en la parte inferior. Durante el secado, además, no viene mal ir moviendo la prenda para que el relleno se vaya distribuyendo de manera uniforme en su interior. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?