Practicopedia

Aprende a fregar bien el suelo y acabar con el mal olor

Manuela Martín

Foto: Bigstock

Domingo 28 de febrero de 2021

3 minutos

Puedes optar por diferentes productos según el tipo de superficie

Aprende a fregar bien el suelo y acabar con el mal olor Foto: bigstock
Manuela Martín

Foto: Bigstock

Domingo 28 de febrero de 2021

3 minutos

Uno de los principales consejos para que nuestra casa huela bien es una correcta ventilación y limpieza. Sin embargo, hay veces que aun limpiando hay un olor poco agradable del que no somos capaces de deshacernos. En esos casos, te aconsejamos que laves cortinas y tapicería, cubos de basura y, aunque no lo hayas tenido en cuenta, limpies correctamente tu suelo, ya que este puede ayudarnos a que nuestra casa huela bien.

En primer lugar, aunque creas que puede volver a entrar el polvo o el buen olor del producto que utilizamos puede irse por la ventana: es importante que ventiles cuando friegues el suelo. De esta forma, además de secarse antes, evitarás que ese buen olor del producto se concentre y acabe por generar malos olores.

Por otro lado, es importante que retires el polvo o cualquier otro resto de suciedad antes de pasar la fregona, ya que de lo contrario solo estarás humedeciendo esa suciedad y moviéndola hacia otro lado.

Para fregar el suelo puedes optar por diferentes productos según el tipo de superficie que tengas, ya que no será lo mismo un parqué que un suelo cerámico. En cualquier caso, siempre puedes elegir un producto que aporte olor a limpio. Si lo prefieres puedes utilizar tu propio gel de baño, ya que tienen un PH neutro y para los suelos delicados puede ser una buena alternativa.

Consejos para fregar el suelo bien y que nuestra casa tenga buen olor Foto: bigstock

Hay un truco casero para que el suelo huela bien consistente en una mezcla de agua caliente con limón.

Otro consejo es que añadas al agua con la que vas a fregar el suelo un poco de aceite esencial de pino, lavanda o rosas, entre otros.

Limpia los utensilios

De nada sirve tratar de limpiar una superficie si los utensilios con los que lo vamos a hacer están sucios. Lo único que conseguiremos es empeorarlo. Esto sirve tanto para bayetas, escobas, como para la fregona. En este último caso, si no la limpiamos o cambiamos con frecuencia estaremos esparciendo suciedad y gérmenes por toda la casa.

Para mantener nuestra fregona limpia te aconsejamos que la introduzcas en el cubo con agua limpia y jabón, y añadas un poco de vinagre o lejía si quieres desinfectarla también. Gira el palo entre las manos rápidamente para que la fregona suelte la suciedad (como si fueras a hacer fuego), déjala 30 minutos y repite el movimiento. Recuerda que es importante que se seque correctamente para que no genere mal olor. Para un secado correcto evita introducirla dentro del cubo y cuélgala en un gancho de pared preferiblemente para que esté al aire.

Respecto al cubo, puedes lavarlo con agua y jabón o cualquier desinfectante.