Practicopedia

¿En qué consisten y cómo te pueden beneficiar los estimuladores de pies?

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Jueves 6 de febrero de 2020

3 minutos

Los hay de varios tipos, pero todos masajean la zona para mejorar la circulación y quitar dolores

¿En qué consisten y cómo te pueden beneficiar los estimuladores de pies?

Es muy probable que hayas visto estos aparatos en tiendas o en casa de algún amigo o familiar y te hayas preguntado “¿serán útiles?”. También es probable que ya los hayas probado y te hayan encantado (o no), pero no cabe duda de que los estimuladores de pies pueden resultar no solo agradables, sino también beneficiosos para las personas mayores.

¿Para qué sirven los estimuladores de pies?

Las principales funciones que tienen estos productos y que llevan a cabo en mayor o menor medida, dependiendo de su diseño y de la calidad con la que estén fabricados, pasan por dar descanso a los pies fatigados, mejorar el estado de callos y rozaduras, mejorar paulatinamente una mala pisada, masajear las zonas más doloridas y, en general, relajar al usuario. A fin de cuentas, los pies son los que nos sostienen durante todo el día y, por lo tanto, se ven expuestos a esfuerzos constantes, de modo que sea recomendable cuidarlos a diario.

Estimuladores de pies

Asimismo, cabe señalar que aunque estos estimuladores actúan de igual manera para personas de cualquier edad, pueden ser más efectivos para las mayores, pues su capacidad de recuperación ante el cansancio es menor y estamos hablando de aparatos capaces de reactivar la circulación sanguínea y drenar la zona cuando se produce un exceso de líquido que lleva a tener los pies hinchados (algo muy común en las personas de avanzada edad).

Por otro lado, hay que comentar que los masajeadores de pies se basan en gran medida en los preceptos de la reflexología podal, la cual es definida por Deusto Salud del siguiente modo: “Una técnica terapéutica basada en la estimulación de puntos sobre los pies, denominados zonas de reflejo. Estas zonas de reflejo corresponden a distintas partes del cuerpo, por lo que masajeándolas de forma indirecta o refleja (de ahí el nombre de la terapia) los órganos, músculos u otras partes del cuerpo reciben un estímulo curativo. Por supuesto, además de este efecto reflejo, hay un efecto local en los pies muy importante y útil para tratar y prevenir muchos problemas de los mismos".

¿Cuándo y cómo darse estos masajes?

Estos productos deben usarse con cierta asiduidad. De nada sirve que te los compres o te los regalen y los uses solo unos días para que después terminen en el olvido guardados en el armario o debajo de la cama. Si queremos que cualquier tratamiento funcione, hay que tener constancia.

En cuanto al momento más adecuado de darte un relajante masaje de pies, sin duda, es al acabar la jornada, cuando tus extremidades están más cansadas. El masajeador te ayudará a relajarte antes de irte a dormir, con lo que te costará menos conciliar el sueño.

Estimuladores de pies

Tipos de masajeadores

Como habrás podido comprobar si en algún momento te has planteado comprar un estimulador de pies, hay de varios tipos en el mercado, desde algunos que son muy básicos, hasta otros que ofrecen hidromasaje. Los principales, según masajeadordepies.net, son los siguientes:

  • Estilo rodillo. Este es uno de los modelos más básicos, pues consiste en un rodillo que incluye bolitas preparadas para el masaje que el usuario debe pisar y mover por el mismo. En el vaivén de ir hacia adelante y hacia detrás, los pies se irán liberando de dolores y disminuyendo la tensión que tengan.
  • Estilo shiatsu. Entramos ya en los masajeadores eléctricos con este tipo que realiza presiones y tracciones durante un tiempo determinado, imitando a los masajes que se realizan con esta técnica oriental. Suele contar con bolas que ejecutan movimientos en círculos. Obviamente, no todos los equipos serán iguales, con lo que aquellos que cuenten con más bolas y mayores rangos de movimiento serán los más adecuados y valiosos.
  • Por vibración. Como su nombre indica, utilizan la vibración de la superficie donde se sitúan los pies para relajar tanto la planta como el resto de las extremidades.
  • Hidromasaje. Consisten en pequeñas bañeritas donde se introducen los pies. Una vez allí, estos reciben chorros de agua que masajean las zonas claves para que conseguir una total relajación. Son de los más comunes, ya que además el agua proporciona una sensación agradable.
Estimuladores de pies
  • Estilo acupuntura. Como hemos apuntado anteriormente, estos aparatos tienen una gran relación con la reflexología podal, donde existen puntos de presión que han de estimularse. Del mismo modo ocurre con la acupuntura. De ahí que haya dispositivos que funcionan basándose en los puntos específicos que existen en la planta del pie teniendo en cuenta esta práctica habitual en la Medicina Tradicional China.
  • Presoterapia. En este caso estamos hablando de masajeadores que funcionan con compresión de aire, es decir, el usuario introduce los pies en cavidades que van inflándose y desinflándose conforme se lleva a cabo el tratamiento. Los hay que incluso calientan la zona, ya que así el masaje es más efectivo y se mejora la circulación de la sangre.

Para finalizar, hay que apuntar que si vas a comprar uno, lo mejor será que preguntes a alguien especialista para que te recomiende la mejor elección para tu caso en particular. No obstante, todos ellos suelen caracterizarse por ser muy sencillos de utilizar, con lo que no te resultará complicado conseguir un mayor descanso para tus pies.

0

No hay comentarios ¿Te animas?