Practicopedia

En la ducha: ¿con o sin esponja?

Olga Selma

Foto: BIgStock

Martes 23 de marzo de 2021

3 minutos

Si crees que debes frotar tu cuerpo con una esponja mientras te duchas estás equivocado

En la ducha ¿con o sin esponja?
Olga Selma

Foto: BIgStock

Martes 23 de marzo de 2021

3 minutos

A muchas personas les gusta usar una esponja en su ducha diaria porque nos ayudar a extender el jabón por el cuerpo y también permiten exfoliar y masajear la piel. Para ello podemos usar una esponja natural (como las esponjas marinas o de luffa) o sintéticas, según nuestros gustos, pero la pregunta es ¿deberíamos usar esponja?

Al ducharnos, podemos aplicar el jabón con la mano o ayudados de una esponja siempre y cuando no realicemos demasiada fricción con ella. El consejo de los dermatólogos es que la esponja sea blanda y nunca áspera para evitar la irritación de la piel. Si queremos exfoliar la piel debemos hacerlo solo una vez a la semana e idealmente es con un producto dermatológico.

bigstock Esponjas vegetales

Cuidado con las esponjas vegetales

Muchas personas piensan que usando una esponja vegetal (se han utilizado históricamente para limpiar y exfoliar la piel del cuerpo y rostro y estimular la circulación sanguínea en la ducha o el baño) respetan las propiedades protectoras de la piel, pero no es así. Para empezar, las esponjas vegetales están hechas de fibra de una calabaza de la familia del pepino. Y aunque exfolian y limpian la piel, tampoco son la mejor opción para la ducha diaria, ya que deben cuidarse adecuadamente para que no se conviertan en portadoras de bacterias. 

El problema es que las células muertas de la piel a veces se agrupan alrededor de la capa superior de la piel, lo que le da una apariencia más apagada y menos juvenil. Las esponjas vegetales frotan esta capa suavemente sin alterar las células jóvenes y sanas de la piel que se encuentran debajo, pero las células muertas de la piel que permanecen en un lugar húmedo son una receta para que las bacterias se multipliquen.

Las esponjas vegetales también pueden ser demasiado abrasivas para algunos tipos de piel. Si vemos un enrojecimiento o irritación después de usar una esponja vegetal, es que nuestra piel es sensible a la dermoabrasión y la exfoliación y no deberíamos usarlas ya que pueden dañar nuestra piel con el tiempo.

Si quieres usar esponja si o si, debes cambiarla con relativa frecuencia, para que siempre esté en buen estado y limpia y mejor si es suave y respetuosa con tu piel. La exfoliación no debe ser diaria, sino una vez por semana. Y aunque nuestra mano es la mejor esponja para extender el jabón, si usamos una manopla de tela, podremos lavarla en la lavadora.