Practicopedia

Las formas más efectivas y baratas para refrescar tu casa

Manuela Martín

Foto: Bigstock

Jueves 1 de abril de 2021

3 minutos

Trucos para bajar la temperatura de nuestro hogar y renovar el aire

Formas naturales y económicas de refrescar nuestra casa. Mujer respirando aire fresco Foto: bigstock
Manuela Martín

Foto: Bigstock

Jueves 1 de abril de 2021

3 minutos

En este último año hemos aprendido la importancia de tener una estancia ventilada y con aire fresco y renovado. Sin embargo, ello no quiere decir que sea obligatorio activar el aire acondicionado u otros aparatos electrónicos similares, los cuales hacen el ambiente menos saludable, además del gasto energético que supone. Existen formas naturales para ello que vamos a tratar de resumirte a continuación.

El frío nos hace en ocasiones olvidar la importancia de abrir ventanas para renovar el aire. Del mismo modo, cuando suben las temperaturas en el exterior preferimos activar aparatos de aire para reducir el calor en lugar de optar por otros sistemas más naturales, evitando igualmente que el aire se regenere.

Cuando llega el calor, algo que ocurrirá próximamente, lo ideal es tener una temperatura media dentro de nuestros hogares de unos grados por debajo de la temperatura del exterior y no bajar de los 20º para no tener problemas de salud como catarros, dolores de espalda, sequedad en la garganta, asma, dolor de cabeza, tos, etc.

Uno de los mejores consejos para evitar que en nuestra casa aumente la temperatura, la cual genera en ocasiones un ambiente cargado y difícil de respirar, es frenando la entrada del calor proveniente de los rayos del sol. Para ello, se recomienda bajar las persianas durante las horas centrales del día, utilizar toldos o cortinas, etc.

Formas naturales y económicas de refrescar nuestra casa. Mujer cerrando las cortinas Foto: bigstock

En la actualidad, muchas de las nuevas viviendas que se construyen llevan sistemas de ventilación incorporados para que, sin percibirlo y de manera natural, el aire de las viviendas fluya y se renueve. Si tu casa no cuenta con ello, es importante que abras las ventanas y generes corrientes de aire para, además de renovarlo, refresques tu hogar. ¿Cuándo hacerlo? Preferiblemente a primera o última hora del día, cuando la temperatura exterior es más baja y el ajetreo y el tráfico de fuera no es abundante.

Para evitar ambientes cargados de humedad en los que el oxígeno no circula correctamente te aconsejamos que ventiles espacios como los baños o la cocina principalmente, donde el vapor de las duchas o las cocciones es más abundante.

Para conseguir un espacio más fresco es importante acabar con las fuentes de calor innecesarias como equipos eléctricos que no utilicemos, luces encendidas cuando aún hay luz natural, etc.

En estos meses hemos visto como la naturaleza, además de ayudarnos a mejorar nuestro estado de ánimo, puede ser un gran aliado para purificar y refrescar espacios.

Igualmente, retira tejidos como mantas, alfombras o fundas de sofá para tener un espacio más fresco.