Porqué

¿Por qué las Elecciones Autonómicas son en distintas fechas en cada comunidad?

Marco Herrera

Miércoles 20 de marzo de 2019

4 minutos

El próximo 26 de mayo se celebrarán Elecciones Autonómicas en muchas comunidades, pero no en todas

Diferencias entre voto en blanco, nulo y abstención. Urna en Elecciones andaluzas (Europa Press)
Marco Herrera

Miércoles 20 de marzo de 2019

4 minutos

Faltan más de dos meses para que en España se celebren las Elecciones a los Parlamentos Autonómicos en 12 de las 17 comunidades autónomas que forma el Estado. Ese mismo día tendrán lugar también las Elecciones al Parlamento Europeo, que serán de circunscripción única, y las Elecciones Municipales, en las que se elegirán alcalde y concejales en todos los municipios del país. Esta maratoniana jornada electoral llegará casi un mes después de las Elecciones Generales, que hace algo más de un mes adelantó el Presidente del Gobierno al no poder aprobar los Presupuestos Generales del Estado para este curso.

Cada vez que llega una cita electoral autónoma, surge en algunos la misma pregunta: ¿por qué se celebran en distintas fechas la de cuatro comunidades? Aunque en esta ocasión son cinco las que celebrarán sus comicios por separado, la Comunidad Valenciana es una excepción, ya que suele concurrir en el mismo plazo que la mayoría, salvo que esta convocatoria ha sido adelantada un mes por el Presidente de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, para coincidir con las Generales. Repasamos el por qué Andalucía, Cataluña, Galicia y el País Vasco celebran las Elecciones a sus Parlamentos regionales en distintas fechas al resto de comunidades y entre ellas mismas.

Sesión plenaria en el Parlamento Andaluz (Europa Press)

Estatutos autonómicos

El motivo por el que estas cuatro comunidades celebran en fechas distintas sus convocatorias electorales parte de los primeros años de la democracia. A finales de la década de los 70 y principios de los 80, tras el franquismo y en los primeros años de la Constitución de 1978 –la cual recogía el derecho a la creación de las comunidades autónomas y el derecho a que cada una tuviese su propio Estatuto de Autonomía– las regiones intentaron (unas más que otras) poder albergar su propio estatuto y que este que les permitiera celebrar Elecciones Autonómicas para así elegir a sus representantes autonómicos frente al Gobierno de España en Madrid.

Las dos primeras en conseguirlo fueron Cataluña y el País Vasco, que el 25 de octubre de 1979 y en un referéndum celebrado en ambas comunidades aprobaron por amplia mayoría sus respectivos estatutos de autonomía, lo que les permitía celebrar Elecciones a sus Parlamentos Autonómicos. Estas se celebraron en marzo de 1980, constituyendo pocos días después sus primeros Parlamentos. Aunque entre una convocatoria y otra hubo solo dos semanas de diferencia, con el paso de los años se han desincronizado aún más debido a los adelantos electorales en una y otra comunidad (sobre todo Cataluña) debido principalmente a los problemas de gobierno en algunas legislaturas.

Un año después de aprobarse los estatutos catalán y vasco, se refrendó el Estatuto de Autonomía Gallego, el cual fue votado favorablemente por una amplia mayoría el 19 de diciembre de 1980. Sus primeras Elecciones Autonómicas se celebraron el 20 de octubre de 1981. En el caso de Andalucía se aprobó el 28 de octubre de 1981, y aunque en la provincia de Almería el resultado salió en contra de la aprobación, se llevó a cabo por la mayoría aplastante en el resto del territorio que votó a favor de su aprobación. Sus primeras Elecciones Autonómicas se celebraron el 23 de mayo de 1982.

El resto de comunidades más las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla celebraron sus primeras Elecciones Autonómicas el 8 de mayo de 1983, tras aprobarse ese año sus respectivos estatutos de autonomía.