Porqué

Por qué no deberías guardar una lata de conservas abierta en la nevera

Toni Esteve

Foto: Bigstock

Martes 5 de octubre de 2021

3 minutos

Se recomienda cambiar los restos de alimentos a otro recipiente de cristal o plástico

Por qué no deberías guardar una lata de conservas abierta en la nevera (Foto Bigstock)
Toni Esteve

Foto: Bigstock

Martes 5 de octubre de 2021

3 minutos

A pesar de que cada vez más se aprecia entre la población una preocupación por comer sano, no siempre tenemos el tiempo necesario para cocinar. Una forma de tener nuestra cocina preparada para cualquier imprevisto es contar con productos en conserva, puesto que son fáciles de almacenar, tienen una fecha de caducidad muy larga y nos pueden solventar una comida o una cena rápida. Pero una lata mal conservada no está exenta de peligros.

Por qué no deberías guardar una lata de conservas abierta en la nevera (Foto Bigstock) 2

 

En primer lugar hay que tener en cuenta que no debemos aceptar latas abolladas, oxidadas o con golpes, que podrían hacer perder la estanqueidad de la lata y, a través de los posibles poros, permitir la entrada de microorganismos que contaminarían el interior. De hecho, el  motivo por el que no hay que guardar una lata abierta con alimentos no consumidos en nuestra nevera es porque el contacto entre el metal de la lata, el alimento y el oxígeno puede producir manchas de óxido. En este sentido, cuando abrimos una lata y no consumimos todo su contenido, se recomienda trasladar los restos de los alimentos a otro recipiente, ya sea de plástico o cristal

Y es que las latas de conservas están protegidas contra el óxido por fuera gracias a una delgadísima capa de estaño; mientras que por dentro llevan también una capa de estaño, de esmalte horneado o de los dos. Así ni se oxida ni permite que alguna propiedad de la lata pase al alimento. Hay productos que no solo se deben mantener herméticamente cerrados, sino también protegidos de la luz. Por eso se envasan en latas y no en tarros de cristal.

Cuándo tirar una lata

En el envase de las latas de conservas viene indicada la fecha límite de consumo; pero puede durar mucho más tiempo, sobre todo si en el envase no hay alteraciones visibles, óxidos, o abultamientos. Las latas están pensadas para que alimentos perecederos de origen animal o vegetal se conserven por más tiempo, con o sin adición de otras sustancias autorizadas. Par lograrlo, estos envases se cierran herméticamente y se tratan exclusivamente por vapor.

Por qué no deberías guardar una lata de conservas abierta en la nevera (Foto Bigstock) 3

 

Cuando esos productos obtenidos a partir de alimentos perecederos se estabilizan para un tiempo limitado se habla entonces de semiconservas, que deben mantenerse siempre en el frigorífico. Es el caso, por ejemplo, de las anchoas en lata. Si se retrasa su consumo, puede ir deshaciéndose la carne de la anchoa y a su vez ganando en sal.

En cuanto al líquido que se introducen dentro de las latas para conservar mejor su contenido, suele tratarse de una mezcla de aceite o agua y sal para proteger las conservas de agentes externos y que se mantengan perfectas. Esta sustancia hace que no sea necesario añadir ningún tipo de conservante artificial. De este modo, no es necesario tirar ese líquido, ya que podemos perfectamente aprovecharlo para aliñar el plato que estemos preparando a partir de la conserva utilizada.

Sobre el autor:

Toni Esteve

Toni Esteve es redactor especializado en temas de economía y consumo.

… saber más sobre el autor