Porqué

¿Sabes por qué se habla del "blue monday" y cómo afecta a las personas mayores?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 20 de enero de 2020

3 minutos

¿Tiene alguna base científica?

Blue monday

Igual que se han impuesto términos como el black friday o el ciber monday puede que hayas oído habar del blue monday que, en traducción literal, sería el lunes azul pero que, en realidad, de azul tiene poco, porque hace referencia a ese lunes gris, “tristón”, desilusionante… que parece acecharnos y esperar a que las Navidades terminen para surgir con fuerza. Como en el cuento de la Cenicienta, el hechizo se rompe y la normalidad, en forma de aplastante rutina, hace acto de presencia.

El blue monday es un concepto anglosajón, que no nos descubre nada nuevo, porque podría asimilarse a nuestra cuesta de enero de toda la vida, aunque, hay que reconocer que el término resulta más amplio, porque no se centra únicamente en los efectos económicos post navideños.

blue monday

¿Ese lunes “triste” tiene alguna base científica?

El blue monday comenzó a escucharse en 2005, cuando el psicólogo Cliff Arnall (@CliffArnall), profesor colaborador de la Universidad de Cardiff, estableció una fórmula para determinar, matemáticamente, el día más triste del año teniendo en cuenta determinados factores. Se dice que detrás de toda esta historia lo que había, en principio, era una campaña de publicidad encaminada la aumentar la venta de viajes y vuelos de determinadas compañías y superar así el “parón” característico en el sector tras las fechas más señaladas de la Navidad (un viaje siempre levanta el ánimo).

Hay opiniones diversas, pero es cierto que ese “bajón” post fiestas suele producirse (no necesariamente un lunes) y los psicólogos analizan sus posibles consecuencias en la salud. En teoría, el lunes azul es el segundo o el tercero del mes de enero. Está claro que base científica no hay, pero es interesante tener en cuenta los parámetros utilizados por Cliff Arnarll para identificar los motivos de esa extraña tristeza.

bluemonday

La fórmula del blue Monday

1/8C (D-d) 3/8 xTI MxNA. La fórmula, acertada para algunos y para la gran mayoría sin validez alguna, transforma y combina en esta ecuación una serie de variables cuya existencia nadie pone en duda:

  1. El factor climatológico (TI). Pese al cambio climático, enero y febrero siguen siendo en Europa los meses más fríos del año. Los días son cortos y fenómenos meteorológicos adversos como la lluvia, las bajas temperaturas o la “melancólica” niebla son frecuentes. Que la climatología influye en el estado de ánimo, es algo que está demostrado, como recuerda la propia Agencia Estatal de Meteorología (@AEMET_Esp).
  2. La situación económica. En su fórmula, Arnall introduce dos “d”. La primera (D) hace referencia a las deudas contraídas por los gastos extras (desplazamientos, comidas, regalos…) y la segunda (d) tiene en cuenta los ingresos previstos a final de enero (sueldo, pensión…) el probable uso de tarjetas de crédito hará que, seguramente, el balance resulte preocupante o muy poco alentador.
  3. Los propósitos de Año Nuevo. También están incluidos porque, pasadas una o dos semanas de las navidades, ese impulso de hacer más deporte, comer más sano o iniciar unos nuevos estudios pierde fuerza. Empezamos a no cumplir los propósitos y el malestar, incluso los sentimientos de culpa, asoman.

Está claro que determinar un día “triste” oficial no parece muy científico, pero las situaciones de las que parte la idea son absolutamente reales.

blue monday

En el caso de las personas mayores, ¿qué factores habría que sumar a la ecuación?

La vuelta a la calma o a la rutina (según se mire) es normal pero, en algunos casos, las semanas posteriores a la Navidad resultan especialmente difíciles para las personas de más edad. Son días de mayor contacto con la familia. Tal vez los abuelos se han encargado del cuidado de los nietos durante las vacaciones; quizá han ido a pasar las fiestas a casa de un hijo, o simplemente su propio hogar ha estado, por unos días, más animado que nunca con la visita de numerosos amigos y allegados… cuando las navidades finalizan el sentimiento de soledad puede surgir. A esto hay que añadir que se ha disfrutado de comidas especiales y de algún que otro capricho y que la saludable rutina de ejercicios se ha dejado de lado más de lo aconsejable. Ambos factores pueden pasar factura y hacer que no nos sintamos en nuestro mejor momento.

¿Cómo superar el "blue monday"?

Con base científica o sin ella, cuando finalizan las fiestas y toca retirar los adornos navideños y echar un vistazo a la cuenta corriente, la tristeza o el desánimo pueden asomar. Para que la amenaza blue no vaya a más, algunos consejos que indican los psicólogos son:

  • Pasado el “estrés”, que en muchos casos supone la Navidad, vuelves a disponer de tu tiempo. Relajarte y descansar lo suficiente es la primera medida de autoayuda para encontrarte bien y “reírte” del temido monday.
  • Alimentación y ejercicio. Son claves en tu bienestar y cuanto antes recuperes tus buenos hábitos, mejor te sentirás.
  • Propósitos de Año Nuevo. Tienes muchos días para cumplirlos y debes afrontar los retos que te hayas propuesto con optimismo. No te exijas más de lo posible.
  • Mantén tu actividad y relaciones sociales. Que las navidades hayan concluido, no significa que tengas que dejar de salir o de visitar a tus amigos y familiares.
0

No hay comentarios ¿Te animas?