Cuídate

Ejercicios de relajación para personas mayores que te ayudarán a descansar mejor

Mariola Báez

Sábado 20 de abril de 2019

2 minutos

Bajar el ritmo, dejar atrás la ansiedad y permitir que tus músculos se relajen es el objetivo

Ejercicios de relajación para descansar mejor (bigstock)

Tal como señala la Asociación Española del Sueño (ASENARCO) existen multitud de circunstancias y patologías que pueden alterar el descanso nocturno o incluso provocar serios problemas de insomnio que pasarán factura a día siguiente. Desde trastornos psicológicos, hasta patologías como el síndrome de las piernas inquietas o la apnea del sueño, son dolencias que necesitan atención especializada. No siempre el hecho de no poder dormir responde a motivos concretos. En muchas ocasiones, cuesta conciliar el sueño sencillamente porque nos hemos acostado si haber tenido unos minutos de relajación previa.

El estrés y la ansiedad pueden acabar provocando un serio deterioro en la salud y en la calidad de vida y, aunque se asocie a una etapa de la vida de pleno rendimiento laboral y social, también las personas mayores verse afectadas.

El ejercicio físico ayuda no solo a mejorar la movilidad y flexibilidad, sino también a liberar tensiones y a favorecer un buen descanso. Una caminata, un paseo en bicicleta o una sesión de gimnasia aeróbica pueden hacer mucho a la hora de conseguir dormir toda la noche “de tirón”, pero aun así, tienes algunos ejercicios específicos pensados para que la total relajación esté al alcance de tu mano.

Respiración y distensión muscular, claves para el relax

Algunas actividades como el yoga o el Pilates resultan especialmente recomendables si te cuesta desconectar para poder disfrutar de un sueño reparador. Además, en su Guía de Actividad Física para el Envejecimiento Activo de las Personas Mayores, el Ministerio de Cultura y Deporte recoge una serie de ejercicios muy sencillos que te ayudarán a descansar sin problemas. Los puedes hacer en casa y si además los acompañas de una suave música de fondo, mejor.

  • De pie, con las piernas separadas y los pies bien apoyados en el suelo o, si lo prefieres, sentado en posición cómoda pero con la espalda recta. Inspira profundamente mientras elevas los brazos por encima de tu cabez y sueltas el aire lentamente mientras los bajas. Repite al menos tres veces. Mantén el mismo ritmo de respiración pero, ahora, llevando los brazos al frente. Por último, haz una combinación de ambos movimientos, es decir, primero lleva los brazos al frente y, seguidamente, elévalos por encima de la cabeza. Recuerda que lo importante es mantener un ritmo de respiración pausado y constante.
  • Sentado en un sillón, respira normalmente mientras escuchas música tranquila (mejor con los ojos cerrados). Con las yemas de tus dedos, date un automasaje ligero pasándolas por muslos, antebrazos y brazos (como si tus dedos "caminasen"). No hay un orden establecido, ni hay que hacerlo “bien”, simplemente se busca la relajación mental y muscular.
  • Ten a mano un pequeño saquito de arroz, lentejas, alpiste… te vendrá bien para masajear la planta de tus pies y aumentar la sensación de relax. Sentado en una silla coloca el saco a tus pies y pisa suavemente, del talón a la punta y del extremo exterior al interior.

Tres gestos sencillísimos que pueden favorecer un óptimo descanso para que te levantes, al día siguiente, como nuevo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?