Practicopedia

Las cabañuelas, el método tradicional de predicción meteorológica a largo plazo

Toni Esteve

Foto: Bigstock

Viernes 20 de noviembre de 2020

2 minutos

Relacionan el tiempo de los primeros 12 días de agosto con el que hará en los siguiente doce meses

Las cabañuelas, el método tradicional de predicción meteorológica a largo plazo
Toni Esteve

Foto: Bigstock

Viernes 20 de noviembre de 2020

2 minutos

Las cabañuelas son un cálculo popular entre la gente del campo para predecir el tiempo de todo un año a partir de la observación de los cambios atmosféricos en los 12, 18 o 24 primeros días del mes de enero (en México y América del Sur) o de agosto en el caso de España.

En realidad, como se trata de un método no científico, llevado a cabo normalmente por agricultores, pastores o amantes de la naturaleza, los métodos e incluso el número de días dedicados a la observación que llevan a cabo estas personas es variable. No obstante, en general se llevan a cabo las observaciones durante los primeros 24 días de agosto de cada año para pronosticar qué tiempo tendremos en los siguientes doce meses, siendo los primeros doce días los pronósticos de los meses en orden numérico ascendente y los segundos doce días los de los meses en orden numérico descendente; estos últimos se conocen como las retornadas. Es decir, se relacionan esos días concretos del mes de agosto y el tiempo que ha hecho en ellos con el que tendremos en cada mes del año.

Tradicionalmente, los agricultores se han servido de esta técnica para decidir en qué mes era mejor sembrar o realizar cualquier actividad en sus campos, en función de los meses en que se prevé lluvia o sequía, frío o calor, por ejemplo, para obtener una buena cosecha. Por ejemplo Alfonso Cuenca, del Centro de Interpretación de las Cabañuelas CEICA Quesada (Jaén), prevé para 2021 “lluvias generalizadas e incluso tormentas entre el 28 de marzo y el 4 de abril, es decir, durante la Semana Santa”, según podemos leer en agropopular. Otro cabañuelista, Santiago Heredia, de Ciudad Real, pronostica que el invierno será “algo más corto de la habitual y también más frío” y la próxima primavera “auténtica”, con “lluvia y buen tiempo”.

Sobre los cambios atmosféricos que observan los cabañuelistas también encontramos disparidad: posición de las nubes, dirección y fuerza del viento, las características del Sol, la Luna y las estrellas, la niebla, el rocío de la mañana o el comportamiento de los animales, entre otros.

Origen ancestral

Las cabañuelas son una tradición ancestral. Se cree que tienen su origen en España, a raíz de la fiesta judía de los Tabernáculos, en la que los judíos de nuestro país recordaban los años en que su pueblo tuvo que vagar por el desierto del Sinaí en busca de la tierra prometida. Esa fiesta incluía ritos en los que se predecía el tiempo.

Al no ser un método científico, no se le suele conceder demasiada credibilidad. Sin embargo, quienes la practican se la toman muy en serio, hasta el punto de registrar sus predicciones en el Registro de la Propiedad Intelectual. Es el caso de Santiago Heredia, un “amante del campo y de la naturaleza” de Ciudad Real que, según la página web de cultura y turismo Ciudad-Real.es, “lleva mas de 20 años realizando el pronóstico de las cabañuelas con una fiabilidad del 80 al 85 % de acierto dentro del rango de 150 Km. alrededor del punto de medición”.

En el caso del cabañuelista Alfonso Cuenca, de Jaén, su método predice el tiempo en un radio de alcance de entre 250 y 300 kilómetros a la redonda desde su punto de observación.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?