Practicopedia

Trucos para limpiar correctamente los champiñones

Manuela Martín

Foto: Bigstock

Sábado 6 de febrero de 2021

3 minutos

Un paño húmedo es la mejor forma de quitarles la tierra

Trucos para limpiar correctamente los champiñones
Manuela Martín

Foto: Bigstock

Sábado 6 de febrero de 2021

3 minutos

Los champiñones son muy utilizados en multitud de recetas, tanto como guarnición, cremas, salsas, etc. Sin embargo, se trata de un producto cuya preparación requiere más tiempo de lo normal ya que, dado que crecen en la tierra, suelen tener mucha suciedad acumulada y precisan de una limpieza extrema. Además, esta limpieza debe hacerse con mucho cuidado dado que es un alimento bastante sensible.

Para una limpieza sencilla y correcta vamos a darte algunos consejos:

Cortar el tronco

Lo primero que debemos hacer es cortar el tronco de los champiñones ya que ahí es donde más cantidad de tierra suelen acumular al ser la zona que está más en contacto con la superficie.

Para hacerlo, utiliza un cuchillo bien afilado, nada de sierra.

Trucos para limpiar correctamente los champiñones Foto: bigstock

Lávalos con un paño húmedo

La mejor forma de limpiarlos es con la ayuda de un paño humedecido en agua. Escúrrelo bien para quitar el exceso de agua y frota el champiñón para ir quitando la tierra con movimientos circulares.  

Para esta tarea puedes ayudarte de un cepillo de dientes el cual también es aconsejable humedecerlo previamente en agua.

Otra opción, un poco más rápida, es introduciéndolos todos en un barreño con agua. Con nuestras manos iremos frotando uno a uno para ir quitando los restos de tierra y suciedad que puedan tener. Sin embargo, esta opción debe ser muy rápida ya que, tanto los champiñones como cualquier otro tipo de hongos, están compuesto de gran cantidad de agua. Si los dejásemos mucho tiempo a remojo acumularían todavía más agua y al cocinarlos expulsarían demasiado líquido. Además, corremos el riesgo de que se oscurezcan.

Si prefieres ponerlos directamente debajo del grifo puedes correr el riesgo de romperlos o dañarlos ya que son muy sensibles. Por ello, si prefieres esta opción porque tienes poco tiempo para limpiarlos, no pongas el agua a presión, utiliza un chorro pequeño y suave. Puedes ayudarte de un escurridor para meterlos y enjuagarlos todos a la vez.

Recuerda secarlos bien

Tal y como te indicábamos, los hongos están compuestos de gran cantidad de agua, por ello, es fundamental secarlos bien con un trapo limpio o bien ponerlos sobre una servilleta de papel absorbente según vayamos limpiándolos.

¿Y los que ya vienen preparados?

La limpieza de este tipo de hongos suele ser bastante más sencilla ya que normalmente vienen ya limpios y preparados. No obstante, siempre puede quedar algún resto de tierra u otra suciedad que es aconsejable limpiar. Para ello, sigue alguno de los pasos anteriores en función del tipo de hongo y del corte que presenten para dañarlos lo menos posible.