Practicopedia

Verificar la presión de los neumáticos: ¿Hay que cambiarla en verano?

Raúl Arias

Miércoles 27 de julio de 2022

4 minutos

La presión de los neumáticos es uno de los primeros síntomas que nos alertan de su mal estado
Raúl Arias

Miércoles 27 de julio de 2022

4 minutos

Revisar con frecuencia la presión de los neumáticos es importante durante todo el año, pero especialmente en verano. Mucha gente sabe que sus neumáticos deben comprobarse regularmente, pero la mayoría de los conductores solo los revisan cuando van a realizar viajes largos. En cambio, debemos examinar nuestro automóvil todos los meses e inmediatamente si notamos algo fuera de lo común. 

Es esencial revisar regularmente los neumáticos para detectar un desgaste desigual y, si no sabe cómo hacerlo, debe consultar a un experto. Es importante acudir a un especialista al menos una vez al año para reportar cualquier daño en las ruedas, ya sea por el estilo de los conductores, las condiciones de la carretera o porque los neumáticos se dañaron antes de tiempo. 

La presión de los neumáticos es un tema lleno de mitos, así que hablemos de lo que pueden hacer en verano. A lo largo de las estaciones, los fabricantes de automóviles ajustan los niveles de presión recomendados en función de las temperaturas exteriores para hacerlo bien. El aire frío que ponemos en nuestros neumáticos hace que se expandan, lo que aumenta su fuerza. El asfalto caliente también puede aumentar la presión de nuestros neumáticos. 

 

Por lo tanto, durante los meses de verano, el mejor estilo de conducción es conducir con la menor cantidad de presión recomendada para el nivel de carga de su vehículo. Algunas personas optan por conducir con un nivel de presión medio en lugar de dentro de los niveles mínimo y máximo recomendados, pero deberían ajustar las medidas a las recomendadas por el fabricante refiriéndose a la carga que va a llevar el coche más que a la temperatura ambiente.

Mantener la presión correcta de los neumáticos no solo ayuda a que el automóvil funcione sin problemas, sino que también ayuda a evitar que los neumáticos se desgasten de manera anormal y aumente el consumo de combustible. La presión de los neumáticos de un automóvil es tan importante en verano como en invierno, para asegurarse de que el automóvil funcione correctamente y que la presión sea uniforme en cada rueda. 

Cómo medir bien la presión de los neumáticos

 

Los neumáticos son la parte del coche que lo conecta con la carretera, por lo que su superficie tiene que estar intacta. Si la presión de tus neumáticos no es la correcta, podrías tener problemas para frenar, cuando la calzada está mojada, o incluso tener que pagar una multa de 200 euros por parte de la DGT. 

El estado de tus neumáticos también podría ser el motivo de la multa. Por lo tanto, reemplace su llanta si la banda de rodadura tiene menos de 3 mm de profundidad o si cree que la llanta se ha desgastado más allá de su límite de desgaste (el límite legal es de 1,6 mm de profundidad). Para saber si la presión de tus neumáticos es correcta, utiliza un manómetro para neumáticos. 

Si la presión es demasiado baja, la rueda puede sobrecalentarse y desgastarse más rápido. La baja presión también puede hacer que la goma se desgaste más rápido. Si el grado es incorrecto, la goma puede deteriorarse mucho más rápido debido a que la estructura de la rueda quedaría afectada.

Otra de las señales a tener en cuenta son las burbujas en el lateral del neumático. Estas indican que la parte más dura del marco interior se ha agrietado, lo que permite que la presión del aire llegue a la parte exterior de la goma modificando su estructura idónea.

 Otro aspecto que afecta a la longevidad de los neumáticos es el estilo de conducción. Conducir de forma agresiva (quemar los neumáticos y frenar con fuerza) provocará un gran desgaste en la banda de rodadura, que luego calentará la rueda y afectará la calidad de la goma. Esto provocaría entonces una mayor degradación del neumático. Si le gusta conducir de esta manera, afectará negativamente la vida útil de sus ruedas.

Lo que es inevitable es que la banda de rodadura pueda dañarse al entrar en contacto con objetos afilados en la carretera, como vidrios rotos, clavos, tornillos y cristales. Si bien no todos los daños causados ​​por estos objetos pueden repararse, muchas veces sí puede repararse y no afectar a la vida útil del neumático reparado.

Sobre el autor:

Raúl Arias

Raúl Arias es periodista especializado en Política, Economía y Sociedad. Licenciado en la Universidad Complutense de Madrid, ha trabajado en diferentes medios de tirada nacional, siempre pegado a la actualidad.

… saber más sobre el autor