Corazón

¿Cómo es la relación de Felipe VI con sus padres y hermanas?

Carlos Losada

Foto: Europa Press

Lunes 3 de febrero de 2020

4 minutos

El monarca cumple 52 años y repasamos cómo se lleva con el resto de la familia real

Felipe VI

El 30 de enero Felipe VI cumple 52 años y lo hará con algo más tranquilidad que todo lo vivido en los últimos meses y, por qué no decirlo, durante su lustro como rey. Al menos ya se ha formado gobierno, el proceso independentista catalán no está en plena vorágine y las aguas por la Casa Real (@CasaReal) parecen calmadas.

Y es que, en este aspecto, el rey ha tenido que lidiar con los malos momentos que ha vivido la monarquía en las dos últimas década causados por el divorcio de su hermana Elena, el caso Nóos protagonizado por su cuñado Iñaki Urdangarín, así como las infidelidades y otros episodios -como la caza de elefantes- de Juan Carlos I.

Felipe VI
Bigstock

Durante los últimos cinco años, Felipe VI, la reina Letizia y la Casa Real en general han tratado renovar la institución y recuperar la reputación perdida, aunque eso ha provocado roces con sus hermanas y sus padres.

Felipe VI y su hermana Cristina

En el momento en que fue coronado, las infantas Elena y Cristina dejaron de formar parte de la representación institucional, ya que pasaban de ser hijas a hermanas del monarca. Ese papel recaería en las infantas Leonor y Sofía, hijas de Felipe. Este hecho fue aprovechado por la Casa Real para quitar definitivamente de en medio a las dos hijas de Juan Carlos I, especialmente a Cristina, con la que su hermano no tiene una buena relación.

Todo comenzó con el escándalo que supuso para la Corona el caso Nóos, que llevó a la cárcel al por entonces Duque de Palma. La actitud de Cristina y el apoyo incondicional a su marido no ayudó y las relaciones prácticamente se rompieron. Todo se recrudeció más cuando Felipe VI revocó el derecho de su hermana para utilizar el título de Duquesa de Palma en el año 2015.

Y desde entonces hasta ahora la relación entre ambos ha estado completamente rota, hasta tal punto que intentan evitarse en eventos públicos e incluso privados. Por el momento, más allá de algunas fotos de familia -al parecer hechas por la insistencia de la reina Sofía por reconducir la situación- nada parece que vaya a cambiar. De hecho, Cristina volvió a mostrar un total apoyo a su marido cuando el pasado mes de diciembre saliera de prisión con su primer permiso.

La familia Urdangarin pasean por las calles de Vitoria en el primer permiso penitenciario de Iñaki Urdangarin
Óscar Ortiz / Europa Press

Felipe VI y su hermana Elena

Aunque la relación no es tan mala como con Cristina, tampoco se puede decir que Felipe VI y Elena sean “uña y carne”. Es más, el vínculo es mucho mayor entre las dos hermanas que con el monarca. Tanto es así que Elena pasó la última Nochevieja con Cristina y su familia, después de haber estado en Navidad en la Zarzuela.

En este caso, los principales roces del monarca y de la Casa Real en general con la Duquesa de Lugo tienen que ver con sus hijos. Si Froilán parece haber calmado sus “locuras” de juventud, su puesto lo ha “heredado” su hermana Victoria Federica, la cual se ha convertido en una asidua de las revistas del corazón. Pues bien, Elena ha recibido ya algunos toques para que calme las actitudes de su hija, pues es una de las que están en la línea sucesoria y la monarquía no puede permitirse más escándalos.

EL REY JUAN CARLOS DISFRUTA DE LOS TOROS JUNTO A SU HIJA LA INFANTA ELENA
Europa Press Reportajes

Felipe VI y su madre Sofía

Probablemente la reina Sofía sea la persona más cercana a Felipe VI, puesto que la relación entre el rey y su madre siempre ha demostrado ser fuerte y cariñosa. Es más, incluso los desencuentros entre Sofía y la reina Letizia -como el protagonizado en Palma de Mallorca impidiendo una fotografía con las infantas- no han hecho mella en un vínculo forjado desde la infancia.

Ya en el discurso que Felipe dio el día de su coronación tuvo palabras de afecto y agradecimiento a Sofía (“Su dedicación y lealtad al Rey Juan Carlos, su dignidad y sentido de la responsabilidad, son un ejemplo que merece un emocionado tributo de gratitud que hoy -como hijo y como Rey- quiero dedicarle") y a día de hoy se la puede ver en más actos públicos junto al monarca que al propio Juan Carlos I. A esto hay que añadir que es uno de los elementos clave para mantener unida a la familia real y gracias a ella se han propiciado algunos acercamientos entre los miembros.

La Reina emérita Doña Sofía con la princesa Leonor, el Rey Felipe VI, la Reina Letizia y la infanta Sofía
Europa Press

Felipe VI y su padre Juan Carlos I

Finalmente, Felipe VI cumple 52 consolidado en una monarquía de la que su padre ha resultado un importante exponente. De todos es sabido que Juan Carlos I no solo fue un personaje fundamental en la transición política, sino que además su índice de popularidad fue realmente alto durante décadas. Este es un hándicap que Felipe VI debe afrontar con una personalidad muy diferente a la de su padre, quien, por otro lado, echó por tierra buena parte de la reputación conseguida con diversos episodios algo bochornosos.

Ante esta complicada situación, Juan Carlos I abdicó en favor de su hijo, y desde la Casa Real no tardaron en apartarle del mayor número de actos institucionales. Esto no sentó bien al rey emérito, hasta tal punto que recientemente decidió abandonar la vida pública. En este sentido, tampoco ayudan los problemas de salud, que han hecho que pasara por quirófano en diversas ocasiones.

A pesar de todo, se podría decir que la relación entre Felipe y Juan Carlos es buena, pero no tan cercana como la que mantiene con su madre. Bastante peor es la que mantiene con la reina Letizia, quien en numerosas ocasiones ha chocado con el rey retirado.

Juan Carlos I y Felipe VI
Ricardo García/Europa Press
0

No hay comentarios ¿Te animas?