Consumo

La ininteligible factura de la luz: ¿Sabes la diferencia entre el mercado libre y el regulado?

Marta Jurado

Viernes 15 de noviembre de 2019

4 minutos

Un informe de la CNMC resalta que el 77% de los hogares desconoce el tipo de suministro contratado

Factura de la luz y el gas: ¿Sabes la diferencia entre el mercado libre y el regulado?

Cinco años después de que se liberalizase el mercado energético, casi la mitad de los usuarios siguen tenido la tarifa PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor), regulada por el Ministerio de Energía. Además, muchos consumidores creen que aún tienen contratada esta tarifa, cuando en realidad están ya en el mercado libre debido a que muchas compañías comercializadoras realizan este cambio sin faciliar la suficiente información.

Una realidad que confirma un reciente informe de la CNMC (@CNMC_ES) que apunta a que la mayoría de los hogares españoles desconocen que pueden contratar dos tipos de tarifas energéticas diferentes: una sujeta a un precio regulado (PVPC), y otra a empresas a un precio liberalizado. Como opción intermedia está la alternativa al PVPC que ofrecen las comercializadoras a un precio fijo durante un tiempo determinado.

En concreto, el 77% de los hogares ignoraron la existencia de dicha diferencia en su suministro eléctrico, y el 74% con gas natural según los últimos datos del Panel de Hogares CNMC sobre electricidad y gas del primer semestre de 2019. Ante tanta falta de claridad, un 64% de los hogares españoles no sabe en qué mercado tiene contratado sus suministro de luz y un 70% lo desconocen en cuanto al gas.

"Esto es consecuencia de las agresivas ofertas comerciales que suelen recibir los consumidores por teléfono y en la puerta de sus hogares, donde ofreciendo un descuento aparentemente insuperable cambian al usuario al mercado libre sin que éste sea consciente de dicho cambio y sus implicaciones", afirman desde la OCU (@consumidores), quien señala que entre los mayores la confusión es mucho mayor.

cnmc suministro elctrico

Existen tres modalidades de contratación

Desde el 1 de abril de 2014, los puntos de suministro de electricidad no superiores a 1 kV y con potencia contratada menor o igual a 10 kW pueden recibir el suministro eléctrico de tres modalidades de contratación:

A. Mediante el sistema del Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). Mediante este sistema, el precio facturado incorpora el precio medio resultante en el mercado de electricidad de contado y, por tanto, resulta diferente en cada factura.

B. Mediante un precio fijo durante 12 meses que se aplique al consumo de energía eléctrica. Las comercializadoras de referencia están obligadas a ofertarlo como alternativa al PVPC. Dicho precio será fijado libremente por cada empresa comercializadora. La oferta a precio fijo anual deberá recoger los siguientes conceptos: 1) Los precios que correspondan a los peajes de acceso y, cuando proceda, los cargos y otros costes que sean de aplicación al suministro. 2) Un precio por el resto del coste del suministro eléctrico, que será fijo durante todo el periodo anual de vigencia del contrato y vendrá expresado en euros/kWh.

C. Mediante suministro en el mercado libre, contratando el suministro de energía eléctrica con cualquier comercializador diferente al que tienen ya contratado.

Consejos prácticos para que los mayores puedan descifrar la factura de la luz

¿Qué es lo que se paga?

En cualquiera de las modalidades de contratación de energía señaladas, se estará abonando los siguientes conceptos:

1) Los peajes de acceso: es el pago por el uso de las redes del distribuidor. Se denomina tarifa de acceso y consta de dos términos, potencia y energía. El primero es fijo y paga la potencia contratada, mientras que el segundo, que es variable, paga la energía que ha circulado por la red del distribuidor para su consumo.

2) La energía: es el pago por la energía consumida medida por el contador. Es el resultado de multiplicar los precios de la oferta o producto contratado, por los kWh medidos por el contador. Si se contrata el acceso a las redes del distribuidor a través del comercializador elegido, de forma general, éste facturará en la misma factura ambos conceptos (los peajes y la energía).

En el precio de la oferta seleccionada o producto contratado estará incluido el coste de los peajes, que el comercializador abonará, en nombre del consumidor, al distribuidor. En todas las facturas, el comercializador tiene la obligación de informar de los pagos que ha realizado al distribuidor por los peajes de acceso. 

Recomendaciones de la CNMC

 

Desde Competencia realizan algunas sugerencias a la hora de contratar cualquier oferta diferente a la tarifa regulada. En primer lugar, recomienda utilizar un comparador de ofertas antes de tomar una decisión. Es necesario, según apuntan, leer detenidamente las condiciones de la oferta, con concreto en los que se refiere a la existencia de claúsulas penalizadoras.

La CNMC, igual que la OCU, alertan de que en ocasiones el usuario encontrará ofertas formuladas con descuentos promocionales, pero debe poner especial atención en que qué tipo de descuento es, qué importe supone y por cuánto tiempo, ya que hay muchas "trampas" que las compañías energéticas esconden a la hora de comercializar sus productos. 

Señalan además que es necesario recordar que generalmente habrá un término fijo y otro variable; "cerciórese si el descuento es sobre el total de los precios de la oferta o producto contratado o sólo sobre una parte (el termino fijo o el termino de consumo)", aseguran desde la CNMC. En el caso de que la oferta sea por un precio fijo, recomiendan asegurarse del tiempo en que ese precio estará en vigor.

Y una última letra pequeña: "compruebe si la oferta conlleva la contratación de servicios adicionales al suministro eléctrico, y si la contratación de estos servicios suponen un coste adicional al del suministro".

0

No hay comentarios ¿Te animas?