Consumo

Llega a la factura de la luz un nuevo epígrafe que la encarece aún más

Beatriz Torija

Miércoles 7 de septiembre de 2022

11 minutos

La compensación que tienen que pagar los clientes se come parte del ahorro por el tope al gas

Los consumidores claman por el nuevo epígrafe que encarece su factura de la luz por el tope al gas. Foto: EuropaPress
Beatriz Torija

Miércoles 7 de septiembre de 2022

11 minutos

Muchos consumidores se están llevando una desagradable sorpresa al recibir su factura de la luz. Al sinfín de términos y conceptos, ya de por sí difíciles de entender, en algunas facturas, ahora aparece un nuevo epígrafe que encarece el sablazo final en una media de 30 o 40 euros: ‘tope precio del gas’. El malestar es patente en redes sociales, que se han llenado de fotos de facturas. A escasas horas de la votación del plan de ahorro energético del Gobierno, los consumidores hablan de contrasentido y se preguntan por qué han pagar por una de las medidas estrellas para abaratar la factura de la luz.

Facturas con sorpresa

Ante las subidas sin precedentes en los precios energéticos, el Gobierno de Pedro Sánchez ha aprobado una serie de medidas urgentes y de aplicación inmediata para amortiguar su impacto en las facturas finales de los consumidores: rebaja en los cargos aplicable a la energía consumida y a la potencia contratada, rebaja del IVA al 5% o descuentos en el bono social. La última medida aplicada ha sido una intervención en el mercado energético para poner un precio máximo al gas para la generación eléctrica, el conocido como el tope al gas o ‘excepción ibérica’.

Ahora bien, a estas alturas, si algo tenemos claro, es que la factura de la luz no hay quien la entienda. Muchos consumidores están descubriendo estos días, con sorpresa y desagrado, que su factura de la luz recoge un nuevo concepto: ‘coste tope del gas según RDL 10/2022’ o ‘Mecanismo de ajuste’, según la compañía. Este epígrafe recoge la parte que deben asumir para compensar a las compañías por topar el precio del gas. La excepción ibérica ha llegado a la factura de la luz de los consumidores, lo que está provocando indignación en redes sociales

 

 

Los consumidores pagan el tope al gas

Por primera vez, no pagarán los mismos” decía la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, tras el consejo de Ministros que aprobó esta ‘excepción ibérica’. Sin embargo, la realidad es que son los consumidores quienes deben asumir el coste de esta medida, como ya están comprobando en sus facturas.

La financiación de la diferencia entre el coste político del gas (el precio tope máximo marcado por el Gobierno) y el que marque el mercado será asumida por los propios clientes. Es decir, las centrales de gas van a seguir pagando el gas a su coste real, aunque después lo vendan por debajo de su precio de coste, una diferencia que no asumirán ni ellas ni el Estado, sino los consumidores.

El ‘tope al gas’ supondrá un coste para los consumidores de 8.400 millones de euros, de los que 6.300 serán asumidos por los españoles.

Los consumidores claman por el nuevo epígrafe que encarece su factura de la luz por el tope al gas. Fuente: Twitter

Facturas del mercado libre y del mercado regulado

Los hogares que tengan contratada la tarifa regulada de la luz, es decir, los que estén adscritos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) han sido los primeros en beneficiarse del tope al gas, pero también los primeros en financiarla, desde el primer día. En el mercado regulado, la compensación que deben pagar el cliente se incluye en el precio de cada día y hora, de modo que el ajuste no se refleja en el resultado final de la factura en un epígrafe concreto. “En la factura de los consumidores PVPC no aparece este concepto. Tanto la rebaja del marginal por el tope como la compensación ya están incluidas en el precio de la energía”, explica para 65YMÁS, José Luis Sancha, profesor de la Universidad Pontificia de Comillas (@UCOMILLAS), colaborador del Club Español de la Energía (@Enerclub) y autor del libro Presume de entender (a fondo) la factura de la luz y el gas (Ed.ICAI).

Digamos que, están pagando esta medida desde el primer día de su aplicación, solo que no lo ven reflejado específicamente en su factura. Aún así, las organizaciones de consumidores están documentando clientes con tarifa contratada en el mercado regulado cuya factura está recogiendo este importe bajo el concepto: ‘Mecanismo de ajuste Real Decreto ley 10/2022’

Por el contrario, aquellos usuarios que estén en el mercado libre, es decir, que tengan contratado un precio fijo anual de la electricidad, también tendrán que pagar en sus facturas esta compensación, pero en el momento en el que se produzca la renovación de sus contratos.

Por eso, tras dos meses de aplicación de la norma, se están produciendo renovaciones, y ya hay clientes del mercado libre que comienzan a recibir facturas con un importe superior al que habían contratado con su compañía eléctrica y con un nuevo concepto en su factura. “Algunos consumidores con contrato libre posterior a la aplicación del tope están viendo en sus facturas la aparición de un nuevo término por el tope, que se calcula con la energía del consumidor al precio de la compensación a los ciclos. Este precio es horario y, de media, está suponiendo unos 13 c€/kWh”, explica Sancha. Y esto supone un nuevo término que incrementa la factura en una media de 30 o 40 euros.

Las prórrogas de los contratos de electricidad en España no están exentas de pagar el coste del ajuste por el tope al gas, al contrario que en Portugal. “Para ellos ahora el precio efectivo de la energía de la factura es la suma del precio acordado en el contrato más el precio correspondiente a la compensación”.

Ahora bien, como nos cuenta Rubén Sánchez, secretario general de Facua-Consumidores de Acción, “algunos usuarios no han recibido ninguna comunicación de su compañía eléctrica informándoles de un cambio de tarifa en su factura por finalizar la vigencia del contrato”.

Los consumidores claman por el nuevo epígrafe que encarece su factura de la luz por el tope al gas. Foto: EuropaPress

Sin el ‘tope al gas’, la factura sería mayor

La excepción ibérica está funcionando, vemos que, hasta hoy, el promedio del precio del término de energía de la factura es un 19% inferior al que hubiese sido sin la aplicación del tope” asegura, categórico, José Luis Sancha. La compensación que tienen pagar los consumidores finales se come parte de ahorro, pero no todo. “Están pagando menos de lo que pagarían si no existiese este mecanismo” ha dicho el especialista en energía e ingeniero industrial Jorge Morales. “Este concepto es adicional y al incorporarlo se paga más”, pero menos de lo que se pagaría en total sin la excepción ibérica, ha dicho Morales, en declaraciones a la Cadena SER.

La excepción ibérica que aplican España y Portugal permite que el precio del gas real solo afecte a la parte del precio de la electricidad que se genera con el gas. En el resto de países europeos el precio del gas afecta a todo el precio de la electricidad. Así, países como Francia, Alemania o Italia están pagando unos precios de la electricidad que superan los 600 euros el megavatio.

Ahora bien, “El efecto de reducción del marginal no es tan importante como pensábamos”, reconoce Sancha. “La reducción del marginal no debería verse afectada por el precio del gas, sin embargo, estamos notando un aumento sostenido del marginal en estas últimas semanas, coincidiendo con un aumento del precio del gas, que se ha duplicado estos días que llevamos de agosto. Solo la CNMC tiene los datos que permitan explicar este comportamiento”, añade.

En cuanto a la compensación, es lógico que aumente con el precio del gas, pero también influyen otros factores, porque en definitiva se trata de un cociente entre el coste de la compensación, del que no podemos decir nada ya que no disponemos de todos los datos, y la energía, esta sí conocida, producida por los ciclos”, asegura José Luis Sancha.

Precio de la electricidad, de nuevo en máximos

El precio de la electricidad ha alcanzado su mayor cota desde que entrara en vigor el tope al precio, la ‘excepción ibérica’ por el que la Comisión Europea permite a España y Portugal intervenir el mercado. El precio promedio de la luz para los clientes de tarifa regulada vinculados al mercado mayorista ha caído este jueves un 12,4%, alejándose así de los máximos registrados en los dos últimos días. El miércoles llegó a los 436,25 euros por megavatio. En ausencia de la excepción ibérica ese precio hubiera superado los 500 euros. Hoy, el precio se sitúa situará en los 382,11 euros/MWh

La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, estimó la semana pasada que la "excepción ibérica" ha supuesto un ahorro de 1.383 millones de euros para los consumidores españoles en sus dos meses de vigencia. La vicepresidenta tercera indicó que esta cifra representa un ahorro de 22 millones de euros diarios para la sociedad desde la entrada en vigor del mecanismo. 

Los consumidores claman por el nuevo epígrafe que encarece su factura de la luz por el tope al gas

Plan de ahorro energético

Europa se enfrenta a una crisis energética sin precedentes. Este mismo jueves, el Congreso de los diputados, en un Pleno extraordinario, votará el plan de ahorro energético que el ejecutivo aprobó el pasado 1 de agosto en Consejo de Ministros. Una vez más, la negociación se ha producido a contrarreloj, aunque el Gobierno confía en obtener el respaldo necesario para que salga adelante.

Este plan busca reducir el consumo energético y cumplir con los compromisos adquiridos con la Unión Europea. Contempla el apagado del alumbrado de escaparates a las diez de la noche, subir el aire acondicionado hasta los 27 grados en verano o bajar el de la calefacción a los 19°C en invierno en edificios públicos, espacios comerciales e infraestructuras de transporte.

Según la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, estas medidas “han sido efectivas desde el minuto uno” y han permitido que el consumo energético se redujera un 9,5% solo entre el 15 y el 21 de agosto. Un plan para proteger a familias y empresas ante el miedo que existe en Bruselas ante un posible corte en el suministro de gas por parte de Rusia el próximo invierno. La invasión de Ucrania por parte de Rusia hace ahora seis meses ha disparado los precios del petróleo, el gas y la electricidad y ha obligado a movilizarse a toda Europa.

Sobre el autor:

Beatriz Torija

Beatriz Torija es periodista y documentalista, especializada en información económica. Lleva 20 años contando la actualidad de la economía y los mercados financieros a través de la radio, la televisión y la prensa escrita. Además, cocina y fotografía.

… saber más sobre el autor