Consumo

Plan de ahorro energético: las residencias de mayores no tendrán que limitar la temperatura

Raúl Arias

Martes 2 de agosto de 2022

5 minutos

La ministra Ribera explica que quedan exentos centros sanitarios, asistenciales y educativos

Plan de ahorro energético: las residencias de mayores no tendrán que limitar la temperatura
Raúl Arias

Martes 2 de agosto de 2022

5 minutos

Estas son las medidas del nuevo plan de ahorro energético del Gobierno

 

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha asegurado que habrá excepciones en la obligatoriedad de limitar la temperatura en los edificios públicos, así como espacios comerciales y culturales, estaciones de tren y autobús y aeropuertos, para que no queden por debajo de los 27 grados en verano ni superen los 19 grados en invierno, quedando exentos de ello los centros sanitarios, asistenciales y educativos.

En declaraciones a Telecinco, Ribera ha señalado que estos centros, entre los que se encuentran las residencias de mayores, quedarán excluidos de esa obligatoriedad. Además, también se ampliará la exención a "aquellos centros de trabajo donde por razones justificadas se necesite acomodar este criterio a una orientación más laxa", ya que se deben respetar los derechos de salud de los trabajadores, y a los que exigen una temperatura necesaria.

 

Aire acondicionado

 

Los expertos consultados por 65YMÁS ya señalaban como especialmente importante garantizar que quedaran excluidas de estas medidas las instituciones que atienden a personas vulnerables. "Los colegios, hospitales o residencias deberían quedar al margen de estas medidas de ahorro energético", opinaba Daniel Álvarez, experto en consumo energético de la Fundación de Familias Monoparentales Isadora Duncan, antes de conocerse los planes del Ejecutivo.

"Una residencia o una casa de una persona de mas de 65 años no puede estar a 27ºC por las limitaciones de aire acondicionado del Gobierno", insistía Yolanda Moratilla, profesora de Tecnologías Energéticas de la Universidad Pontificia de Comillas, quien consideraba de vital importancia que "se respete el confort térmico de las personas mayores por su propia salud, igual que ocurre con los niños o los enfermos".

España tiene sus previsiones de gas "aseguradas"

Por otra parte, la ministra Ribera ha afirmado que se está en una situación "tremendamente complicada", que afecta de modo directo a aquellos países con una alta dependencia del gas de Rusia, aunque no es el caso de España, que tiene sus provisiones "aseguradas".

"Hablamos de responder de manera unida a la gran dificultad de nuestros socios europeos a un chantaje que tiene un impacto grande para nuestros vecinos que tienen una gran dependencia del gas de Rusia", ha asegurado, añadiendo que España puede poner al servicio de estos países sus infraestructuras gasistas.

Lo que sí ha reconocido es que esta situación, si se prolonga en el tiempo o recrudece, puede acabar convirtiéndose en un mayor "incremento de precios" en el gas, para el caso de España, y en restricciones en el consumo para "algunos países del centro y norte de Europa. "Por ello, debemos ser solidarios desde hoy", dijo.

 

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera

 

En declaraciones a Antena 3, Ribera ha insistido en que la medidas "no ponen en peligro" a la industria ni supondrán recortes en el suministro para los ciudadanos.

"Se trata de ajustar nuestra comodidad y estilo de vida en una pequeña parte en relación con el gran problema de nuestros vecinos, pensando en que no queremos que Putin se salga con la suya y ofrecer a los ciudadanos europeos todo aquello que podemos aportar, pero también reduciendo nuestro consumo para que haya más gas disponible en el mercado", ha indicado.

Además, ha recordado que estas medidas son positivas, ya que "reducen nuestro coste energético y nuestro consumo", estimando que reducir un grado la temperatura representa un ahorro del 7% en el consumo de energía. "Es un esfuerzo proporcionado y razonable", añadió.

Asimismo, Ribera ha rechazado que el resultado de estas medidas de ahorro y eficiencia energética sea el de ciudades tristes y oscuras, como ha afirmado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayusoy ha apuntado que "lo que sería enormemente triste es que nos quedásemos sin el confort en nuestros hogares". "No se trata de un capricho", aseveró.

Sobre el autor:

Raúl Arias

Raúl Arias es periodista especializado en Política, Economía y Sociedad. Licenciado en la Universidad Complutense de Madrid, ha trabajado en diferentes medios de tirada nacional, siempre pegado a la actualidad.

… saber más sobre el autor