Consumo

El problema de la desnutrición en mayores: Los expertos llaman a huir de las bebidas azucaradas

Marta Jurado

Foto: Big Stock

Jueves 5 de agosto de 2021

6 minutos

Los mayores de 70 años presentan un riesgo nutricional tres veces mayor que los más jóvenes

El problema de la desnutrición en mayores: Los expertos llaman a huir de las bebidas azucaradas
Marta Jurado

Foto: Big Stock

Jueves 5 de agosto de 2021

6 minutos

Refrescos con azúcar, una auténtica 'bomba' para la salud de los baby boomers

Nutricionista alerta sobre bebidas con azúcar: "Su adicción crea efectos que se agravan con la edad"

 

Llevar una dieta equilibrada es importante a todas las edades, pero tal como explican los expertos, el riesgo de desnutrición aumenta a partir de los 65 años debido a los cambios asociados al envejecimiento. Por eso, en este diario hemos puesto el foco en aquellos hábitos no saludables, como el consumo excesivo de azúcar o refrescos de marcas como Coca-Cola, Pepsi o Schweppes y sus consecuencias, no solo en el desarrollo de enfermedades como la obesidad y la diabetes, sino como factor de riesgo también de la desnutrición y fragilidad en los mayores. Esta es especialmente importante entre las personas que viven solas o están institucionalizadas. Por ello los expertos llaman a evitar el consumo de calorías vacías, es decir, sin nutrientes, como las que contienen las bebidas azucaradas a las personas de más edad.

"Los cambios asociados al progresivo envejecimiento de la población es uno de los factores que está influyendo en el aumento de la prevalencia de desnutrición, ya que los mayores son un colectivo de riesgo por sus características biológicas, psicológicas y sociales", señala la Dra. Ana Isabel Hormigo desde la Unidad de Geriatría de la Fundación Jiménez Díaz - QuirónSalud (@quironsalud). Así, estudios sobre nutrición como el de Predyce señalan que los pacientes mayores de 70 años presentan un riesgo nutricional tres veces mayor que los adultos de menor edad. A pesar de ello, los expertos advierten que la desnutrición está infradiagnosticada en estos pacientes, y existen estados de desnutrición que pueden pasar inadvertidos.

refrescos super

El 35% de los mayores que viven solos están desnutridos

El riesgo de desarrollar desnutrición varía en función de los problemas de salud asociados o del ámbito de población que se analice. Cerca del 35% de la población mayor que vive sola en casa está en riesgo nutricional y que un 7% está ya desnutrido. También en las residencias y hospitales su prevalencia es elevada, con cifras que varían entre 20% y el 40% respectivamente. "Sea por el motivo que sea, la probabilidad del adulto mayor de estar desnutrido es mayor que la del adulto más joven y esto puede ocasionarle problemas graves en su funcionalidad, calidad de vida, o causarle problemas de salud".

De hecho los resultados de un estudio publicado en American Journal of Clinical Nutrition en 2018 sobre una muestra representativa de la población española mayor de 60 años, concluían que aquellos adultos mayores con un mayor consumo de azúcares añadidos en su dieta tenían más riesgo de presentar desnutrición y fragilidad, es decir, más vulnerable a eventos adversos, como por ejemplo caídas, más discapacidad, institucionalización o muerte prematura.

Factores de riesgo entre los mayores de 70 años

Según el Colegio de Farmacéuticos de Cataluña, hay situaciones entre los mayores de 70 años que favorecen a menudo la desnutrición:

  • Dentadura insuficiente, como por la falta de dientes o el uso de dentadura postiza, con la que se pierde un 75% de efectividad a la hora de masticar. Por tanto, las personas que la utilizan tienden a eliminar los alimentos duros como las frutas y los vegetales frescos.
  • Boca seca, que dificulta tragarse los alimentos.
  • Alteración del gusto y del olfato.
  • Trastornos de deglución o dificultad para tragar.
  • Enfermedades que disminuyen el hambre o que alteran la absorción o la utilización de nutrientes.
  • Medicación crónica, que puede tener efectos secundarios como irritación gástrica, estreñimiento y/o disminución del hambre.
  • Vivir solo, lo cual dificulta cocinar y disfrutar de la comida.

Como consecuencia se pueden producir disfunciones del sistema inmunitario, pérdida de la masa muscular, afectación del corazón o de huesos y alteraciones del estado cognitivo. De ahí que los expertos señalen la importancia de detectarlo y abordarlo de una forma global, pues puede ser reversible. Una dieta amplia, equilibrada, con aporte adecuado de proteínas y un plan de ejercicio puede conseguir prevenirlo o revertirlo. "Es importante reducir el exceso de consumo de bebidas azucaradas, como parte de un estilo de vida saludable, aunque también hay que prestar atención a otros aspectos importantes de nuestros hábitos como hacer deporte, evitar exceso de grasas animales, no consumir tóxicos", señalan desde Quirón Salud.

Piramide hidratación sociedad española de nutrición comunitaria

Hidratarse, pero no con refrescos azucarados

Loz expertos explican que es importante que la persona mayor se hidrate adecuadamente, pues tienen más probabilidades de sufrir deshidratación, sobre todo en épocas estivales. "La sensación de sed en ellos es menor y las bebidas con algún sabor añadido puede que le resulte más apetecible, y sea más fácil que las acepten, o las ingieran con mayor facilidad para hidratarse. Pero ello no implica que deban ser zumos azucarados o refrescos, pueden cambiarlos por zumos naturales, infusiones que puedan resultarle más atractivas, si es que el agua no saborizada no le gusta", explican desde Quirón Salud. 

La dieta debería ser variada, sobre todo importante con un aporte proteico diario de al menos 1g/kg/día, cantidad que puede variar según las patologías de base. Y lo que es también muy importante debe realizar ejercicio diario para mantener, o incluso mejorar la masa muscular. La dieta ideal contiene en un periodo de 15 días un 10-15% de proteínas, un 30-40% de grasas y un 50-60% de hidratos de carbono. Y se debe evitar el consumo excesivo de calorías vacías o huecas, es decir aquellas que tienen muchas calorías pero pocos nutrientes, como las patatas fritas, dulces, productos horneados, bebidas azucaradas y alcohol.

Sobre el autor:

Marta Jurado

Marta Jurado

Marta Jurado es periodista especializada en Sociedad, Economía, Cultura, Política y redactora en el diario digital 65Ymás desde sus inicios. Licenciada en la Universidad Carlos III ha trabajado en medios de tirada nacional como El Mundo Público y las revistas Cambio16 y Energía16. Tiene además experiencia en comunicación corporativa de empresas e instituciones como INJUVE.

… saber más sobre el autor