Planes de pensiones

Los planes paneuropeos nacen descafeinados, según el BCE

65ymás

Jueves 23 de mayo de 2019

2 minutos

Luis de Guindos: apenas facilitarán la movilidad laboral y del ahorro

El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos (foto de archivo).
65ymás

Jueves 23 de mayo de 2019

2 minutos

Planes de pensiones paneuropeos: ventajas sobre el papel, pero llenos de interrogantes

 

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha echado un jarro de agua fría sobre los futuros planes de pensiones paneuropeos, que todavía tardarán unos dos años y medio en ser comercializados, y a los que critica por su "falta de ambición" en la portabilidad transfronteriza. Según Guindos, "el reciente acuerdo ha dado a luz a un producto complejo del que los elementos clave se dejan a discreción de los Estados miembros", lo que en su opinión "limitará" su capacidad de facilitar la movilidad laboral y de los ahorros entre las fronteras de la Unión Europea.

El que fuera ministro de Economía con los Gobiernos de Mariano Rajoy ha enfriado así las expectativas sobre la llegada de este producto de ahorro para la jubilación, durante un discurso pronunciado este jueves en Fráncfort en el que ha vaticinado: "La normativa que creará una etiqueta europea para los planes de pensiones privados no cumplirá sus objetivos". 

En palabras del número dos de la autoridad monetaria europea, esta asimetría legislativa respalda la relevancia de contar con una agenda para la Unión de Mercados de Capitales durante los próximos años, "y que esa Unión sea una realidad", ha apostillado.

El pleno del Parlamento Europeo (@Europarl_ES) dio su visto bueno en abril a la normativa para crear una etiqueta europea de planes de pensiones privados. Un producto “que será fácil, seguro y bueno para los consumidores, y que de ninguna manera reemplazará a las pensiones públicas o a los planes de empresa”, según la eurodiputada demócrata liberal holandesa Sophie in ´t Veld, responsable de su negociación en el Parlamento. No obstante, en varios países ha despertado la inquietud de que sea una forma de aumentar el negocio para los proveedores (bancos, aseguradoras, firmas de inversión, fondos de pensiones…) más que un medio para impulsar la rentabilidad y la competencia del ahorro de cara a la jubilación.