Al aire libre

Travesías de esquí: ¿qué debes saber si quieres practicar este deporte?

Victoria Herrero

Domingo 21 de abril de 2019

1 minuto

Se necesita previamente un nivel medio de esquí para poder afrontar diferentes tipos de nieve

Esquí de travesía (bigstock)

No apto para principiantes. Quizá esta sea la principal máxima si te interesa practicar esquí de travesía o de montaña, sobre todo en los meses de invierno y primavera. Y es que es necesario tener ciertos conocimientos y práctica del esquí para poder hacer estas rutas sobre la nieve de las montañas.

Como toda actividad de montaña que se precie entraña su riesgo. Por eso es esencial tener un material y equipo específico, una buena preparación física y una capacidad técnica acorde. Es como una especie de trekking pero, con el esfuerzo añadido de hacerlo sobre esta superficie blanca y coronando montañas para después bajarlas provistos de unos esquís especiales para ello.

Destreza en la nieve

La dificultad, entre media y alta, no estriba tanto en la altura o inclinación de esa pendiente sino en saber andar bien por cualquier tipo de nieve que te encuentres, ya sea blanda, dura, virgen o incluso tramos con hielo. Por ello, debes saber esquiar de antemano para salvar todo tipo de obstáculos que puedas encontrar en tu camino. Y es que estas travesías se suelen hacer fuera de las convencionales pistas de las estaciones donde resulta algo más sencillo.

Un deporte que despierta el interés de muchos senderistas y alpinistas, en estos meses, y que quieren algo más que sus rutas tradicionales. Es entonces cuando comienzan a esquiar como paso previo para, una vez cogida cierta soltura, lanzarse montaña arriba para practicar esta modalidad de esquí alpino

Niveles de esquí de travesía

Los que disfrutan de este deporte se dividen en distintos niveles según la exigencia o aprendizaje que se necesite en cada caso:

  • Freeride: son los que disfrutan del vértigo, la adrenalina y los saltos montañas abajo. Para practicarlo se requiere unos esquís más años, perfectos para nieves más profundas y para coger esa velocidad en la bajada que buscan.
  • Competición: un nivel duro, pero en este caso del lado contrario. La valía se demuestra principalmente a la hora de coronar las cimas, y para ello, lo mejor es emplear un material más corto y estrecho que facilite esa subida. Un esfuerzo que también se demuestra al bajar de esas alturas. 
  • Polivalentes: los que disfrutan tanto subiendo como bajando esas laderas encima de sus esquís. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?