Ocio

Bobby Baker: transgresión, feminismo y repensar qué es ser abuela

Pablo Recio

Foto: Ana Álvarez/ La Casa Encendida

Madrid, Sábado 23 de febrero de 2019

3 minutos

La artista británica, que alcanzó la fama en los 90, repasa su obra en La Casa Encendida

La artista Bobby Baker expone su último proyecto, 'Epic Domestic'.

A sus 68 años, el arte de Bobby Baker sigue cuestionando el sistema de valores actual, rompiendo tabúes y repensando los roles de madre y abuela tradicionales, desde la perspectiva que le da la edad. La artista británica se hizo famosa a finales de los 80 con su performance Drawing on a mother experience, en la que cuestionaba el papel estereotipado de las madres.

Ahora, presenta una nueva versión de la actuación, desde su punto de vista como abuela (Drawing on a (grand) mother experience) y, además, repasa sus 40 años de trayectoria artística en una exhibición itinerante de sus principales obras (dibujos, acuarelas y grabados) que ha denominado Tarros de chutney (dulce indio picante). En esta ocasión la muestra se traslada a Madrid, donde la artista presenta también su último trabajo: Epic Domestic. El lugar elegido para exponer las obras es La Casa Encendida (Ronda de Valencia, 2. Madrid), del 22 de febrero al 21 de abril de 2019 (precio: 5 euros).

Reivindicación de lo cotidiano

El camino para llegar a esta madurez artística no ha sido fácil. Sus obras gozan de un éxito mundial, pero no siempre fue así. El trabajo de la artista "no sólo narra su vida", sino que analiza "la cotidianeidad" de muchos, explica la comisaria de la muestra, Clara Zarza. Y es que ese es el quid de la cuestión: hace años, las tareas domésticas o la esfera íntima no eran consideradas como relevantes en el arte. Era algo que se consideraba menor y que, hasta hace poco tiempo, era un ámbito interpretado por hombres en el que vivían las mujeres.

Por ello, la británica decidió dar protagonismo a lo privado para darle visibilidad. "Mis ideas no coincidían con las de la época. Era algo que no se había hecho antes", apunta Bobby Baker. Hija de una madre con un carácter muy fuerte forjado en la posguerra, en su juventud no compartía la importancia que le daban las mujeres de su entorno al trabajo doméstico.

Exposición de Bobby Baker en La Casa Encendida.

Baker aspiraba a algo más y comenzó su carrera como artista visual. Pero todo cambió. A los 40 años se vio en una situación en la que debía hacerse cargo de familiares dependientes, de un marido que no colaboraba y de dos hijos. Lo que le sucedió fue que al dar a luz a uno de sus hijos tuvo una depresión posparto de varios meses y, en esa época, no estaba bien visto hablar de esos temas en público por el estigma que generaba. Además, aunque ya tenía cierta fama como artista, no le daba el dinero para hacerse cargo de todos. "Perdí mi humanidad", sentencia Baker.

A raíz de estas experiencias, la británica desarrolló una patología mental con la que tuvo que convivir durante casi 20 años. Pero el arte, en cierto modo, le sirvió de terapia o al menos le ayudó a contar su historia. Decidió dar a conocer su mundo interior pero no con intención de solamente narrar su existencia sino para visibilizar un aspecto de la mujer que, hasta entonces, se quedaba en la esfera íntima, en las casas.

"Huyendo de la depresión", de Bobby Baker.

"La gente se asombraba de que hablase de eso", recuerda. Y no sólo era por el tema sino la manera de hacerlo. Aunque reconoce que al principio le daba vergüenza hablar de estos asuntos en público, la artista los trata hoy en día con absoluta naturalidad. Desde las enfermedades mentales hasta las injusticias en el ámbito doméstico, no se deja nada en el tintero. Y, además, su arte transgresor tiene un elemento característico propio: el humor. Se distancia así de las corrientes feministas de antes de los 70 que, según ella, eran "más grises" y se basaban más en la denuncia del machismo en general, sin darle tanta importancia a los aspectos femeninos del día a día. Por ello, Baker fue, para el mundo del arte, una de las precursoras de una nueva corriente que iba a nacer en ese periodo (años 70 y 80) de la historia, bajo un lema: "Lo personal es político".

"Mi psicoterapeuta", de Bobby Baker.

'Epic Domestic', su nuevo trabajo

En toda la obra de Baker está presente el elemento doméstico, desde sus "dibujos cronometrados", que simbolizaban el escaso tiempo que tenía durante el día una artista, ama de casa y madre hasta su último proyecto, Epic Domestic, con el que ironiza sobre la posibilidad de crear un "Partido Revolucionario Doméstico". Todas sus obras tratan de dignificar la cotidianeidad de muchas mujeres. Aún así, Baker no es pesimista, ve un cambio en las nuevas generaciones. Aunque se repiten patrones machistas en la juventud, para ella, sí que se han visibilizado muchos de los problemas y, hoy en día, se debate abiertamente sobre ellos. Lo considera un gran avance.

Qué: Bobby Baker, Tarros de Chutney

Dónde: Sala A de La Casa Encendida (Ronda de Valencia, 2. Madrid)

Cuándo: del 22 de febrero al 21 de abril (de 10 a 21.45 h.)

Cuánto: 5 euros

0

No hay comentarios ¿Te animas?