Cine

Jane Fonda cumple 82 años: nada para a esta actriz, escritora, activista e incluso bloguera

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Sábado 21 de diciembre de 2019

3 minutos

Ha sido arrestada en varias ocasiones por protestar por el cambio climático

Jane Fonda

Más de ocho décadas contemplan a esta mujer de indudable belleza y talento. Jane Fonda cumple 82 años este 21 de diciembre y lo hace tan espectacular como acostumbra. Y es que para la hija del mítico Henry Fonda parece no pasar el tiempo.

Es más, la edad no le ha hecho perder ni un ápice de una fuerza que ha vuelto a demostrar este año, cuando ha sido arrestada en varias ocasiones por protestar por el cambio climático frente al Capitolio de Washington (Estados Unidos). A fin de cuentas, en eso de protestar contra las causas que le parecen injustas tiene una gran experiencia, ya que fue una de las voces más contrarias a la participación de EE.UU. en la Guerra de Vietnam, allá por los años 60 y principios de los 70.

La hija del actor

Si rememoramos su larga trayectoria personal y profesional no podemos dejar de mencionar a su padre, ya que su popularidad provocó que Jane lo tuviera más sencillo para iniciarse en el mundo del cine. Henry Fonda era todo un mito en Hollywood y sus hijos Peter y Jane seguirían su legado, aunque, eso sí, con diferente suerte. Aparte de esa “herencia”, a favor de Jane Fonda jugaba su belleza y su naturalidad ante las cámaras, aspectos ambos que pronto harían de ella una estrella.

Su primera película fue Me casaré contigo y la rodó en 1960, cuando tenía 23 años, aunque no fue hasta 5 años después cuando un largometraje suyo tuviera éxito. Se trataba de La ingenua explosiva, un western con toques cómicos en el que compartía protagonismo con Lee Marvin. Esto le abrió nuevas puertas para participar en otros títulos que han pasado a la historia del cine, como la estupenda La jauría humana, donde trabajó con Robert Redford, Angie Dickinson y Marlon Brando, y Descalzos en el parque, una excelente comedia neoyorquina en la que repetía con Redford.

"Sex symbol" y actriz de culto

La bella jovencita se convertiría en todo un mito erótico gracias a una de esas películas que tienen más fama que calidad. La Barbarella que Roger Vadim dirigió en 1968 la elevó a sex symbol en todo el mundo, aunque Fonda no se limitó a papeles de este tipo, sino que siguió creciendo como actriz, consiguiendo sus primeras nominaciones a los Oscar.

La puerta a los premios se la abrió Sidney Pollack con Danzad, danzad malditos, y la gloria se la aportaría Klute, con la que logró su primera estatuilla. Posteriormente repetiría con El regreso, donde compartía escena con Jon Voight en un drama que mostraba los estragos que había provocado la Guerra de Vietnam entre quienes habían combatido.

Una vez más, la parte activista de Jane Fonda salía a relucir, después de que durante una década se hubiera convertido en uno de los rostros antibelicistas más importantes de Estados Unidos. Esta misma animadversión por las decisiones bélicas de su gobierno la volvería a mostrar con la Guerra de Irak, a la cual también se opuso con vehemencia.

Jane Fonda

Menos cine

En los años 80 sus apariciones en la gran pantalla no fueron tan numerosas. De hecho, en esa década se convirtió en todo un símbolo para las mujeres que podían ponerse en forma en sus casas. Jane Fonda protagonizó exitosos vídeos de aeróbic en los que las invitaba a cuidar sus cuerpos realizando una rutina de ejercicios. Estas grabaciones solo fueron una muestra del activismo de la actriz por la igualdad de la mujer, ya que no ha dudado en enarbolar la bandera del feminismo allá donde ha ido.

Volviendo al cine, en 1981 protagonizó junto a su padre y Katherine Hepburn En el estanque dorado. Y curiosamente fue gracias a esta película que Henry Fonda consiguiera un Oscar. No obstante, el actor no pudo acudir a la gala a recogerlo, ya que su estado de salud no era bueno. De hecho, a los cinco meses fallecería.

A En el estanque dorado le seguirían otras películas destacadas como Agnes de dios y Gringo viejo. Y entonces decidió abandonar la interpretación.

Jane Fonda

Pero Jane volvió

Convertida en un icono para las mujeres mayores debido a su aparición en múltiples anuncios de productos de belleza y bienestar, Jane Fonda volvió al cine en el año 2005 con La madre del novio, en la que compartía cartel con Jennifer López. Desde entonces ha aparecido en alguna que otra película como El mayordomo o La juventud, una actividad que ha ido compaginando con su labor de bloguera y de escritora (y editora) de libros; sin olvidar, claro está, su constante activismo social y político defendiendo sus ideas liberales y feministas.

Así pues, 82 años contemplan a esta neoyorquina que no tardó en salirse del halo de protección paterno para labrarse una carrera basada en su talento, su olfato para los negocios y su preocupación por el mundo que la rodea.

0

No hay comentarios ¿Te animas?