Cine

Robert De Niro, 76 años de una leyenda del cine: sus ocho mejores películas

Marco Herrera

Foto: TF1 Films

Sábado 17 de agosto de 2019

2 minutos

De Niro no solo se ha movido como pez en el agua en el cine relacionado con la mafia italiana

Robert De Niro en Malavita

Nadie pone en duda que Robert De Niro es una leyenda del cine. El actor neoyorkino cumple 76 años este 17 de agosto y lo hace con una de las carreras más prolíficas y exitosas de la historia del cine americano.

Habitual de Scorsese, De Niro no solo se ha movido como pez en el agua en el cine relacionado con la mafia italiana. Taxista desequilibrado, boxeador, exconvicto... De Niro ha sido un auténtico camaleón toda su trayectoria, en la que hay algunos de los films más importantes de los últimos 50 años como Novecento (1976) o El Padrino II (1974), por la que ganó el Oscar a Mejor Actor de Reparto.

Malas Calles (1973)

Martin Scorsese puso al joven actor frente a la cámara para su tercera película, Malas Calles. De Niro ya había elegido otros papeles, pero el drama sobre un joven gángster de Nueva York marcó su gran avance artístico. La película fue el comienzo de una larga y respetada colaboración entre ambos.

Taxi Driver (1976)

Un exmarine que desprende odio y vaga con su taxi por las calles de Nueva York, en ambientes de lo más sórdidos, es una obra maestra de nuevo a las órdenes de Scorsese y uno de los papeles más aplaudidos de su filmografía.

El Cazador (1978)

En esos primeros años, Robert De Niro hizo suyos personajes tan ricos como el de El Cazador. Además, muchas de sus actuaciones de la época fueron las mejores de su carrera. De Niro no deja dudas al interpretar a un soldado estadounidense torturado y acosado, en un drama sobre la Guerra de Vietnam que plantea cuestiones sobre la utilidad de la violencia.

Toro Salvaje (1980)

En 1981, recogió su primer Oscar al Mejor Actor por Toro Salvaje, otro drama dirigido por Scorsese. Su representación del boxeador violento y celoso Jake LaMotta fue aclamada por la crítica por resaltar perfectamente la compleja personalidad del personaje. Incluso ganó 27 kilos para el papel.

Érase una vez en América (1984)

Media década después, sería de nuevo un director italiano quien llevaría al actor a las alturas. Junto a James Woods en Érase una vez en América de Sergio Leone, De Niro recibió grandes elogios por su interpretación de un delincuente menor que se convierte en el jefe de una pandilla de gángsters a través del contrabando de alcohol.

Uno de los Nuestros (1990)

En Uno de los Nuestros, De Niro se sumerge de nuevo en el mundo de la mafia dando vida al capo del sindicato del crimen italoamericano Jimmy Conway, que junto a Tommy DeVito (Joe Pesci) introduce en el mundo de la delincuencia al joven Henry Hill, interpretado por Ray Liotta.

Casino (1995)

Después de disfrutar de algunos papeles menos exigentes, De Niro reinició su carrera como actor a mediados de la década de los 90. Una vez más, su viejo amigo Martin Scorsese lo puso a sus órdenes, esta vez en Casino, una obra maestra basada en el mundo de la mafia. Su habilidad para meterse en la piel de un mafioso empresario del mundo de los casinos en Las Vegas y marido celoso de Sharon Stone fue espectacular.

Una Terapia Peligrosa (1999)

De nuevo en el rol de un capo italiano en Estados Unidos, pero esta vez con un enfoque muy distinto. En Una Terapia Peligrosa, De Niro demuestra sus dotes para la comedia interpretando a Paul Vitti, el jefe de una banda delictiva atormentado por sus miedos y que trae de cabeza a su psiquiatra, Billy Crystal.

0

No hay comentarios ¿Te animas?