Cine

Robert Mitchum, la vida de uno de los mayores seductores del Hollywood clásico

Victoria Herrero

Viernes 19 de abril de 2019

3 minutos

Un reciente documental repasa la vida del controvertido actor que murió hace más de dos décadas

Robert Mitchum en 'El cabo del terror' (Melville-Talbot Productions)
Victoria Herrero

Viernes 19 de abril de 2019

3 minutos

Uno de esos tipos duros del cine negro. Un seductor siempre rodeado de mujeres al que nunca le importó reconocer que se dedicó al cine ya que era demasiado vago para desempeñar otra profesión algo más convencional o con un horario más sujeto. Pero, poco trabajador lo que se dice poco trabajador tampoco fue si contamos las 130 películas que rodó durante su trayectoria cinematográfica.

Toda una vida que ha vuelto a la actualidad con el estreno en España del documental Nice Girls Don’t Stay for Breakfast en Play-Doc, el Festival de Cine Documental de Tui en Pontevedra celebrado la primera semana de abril. Una obra firmada, y filmada, por el fotógrafo y cineasta norteamericano Bruce Webber, quien convenció al actor de llevar su vida a la gran pantalla.

Un proyecto interrumpido

Comenzó a grabar y seguir al actor en la década de los años 90. Lamentablemente el proyecto quedó parado ya que en julio del año 1997 fallecía Robert Mitchum a los 79 años de edad. Años después, Webber retomó el documental que se vio por primera vez en el Festival de Cine de Venecia y que ahora ha llegado a España.

Un forma, como cuenta el propio director, de acercar a la figura de Mitchum a las nuevas generaciones para que descubran al que muchos consideraban el antigalán del Hollywood clásico de los años 50 y 60. Un hombre polémico que siempre tenía un cigarrillo en la boca, el cáncer de pulmón acabó con su vida, y una mujer a cada lado de su cama. Y ninguna era su mujer a la que conoció siendo un adolescente y con la que estuvo casado 57 años. 

No es una biografía al uso

El documental hace un repaso a la vida personal y profesional de este gran actor de boca de algunos de sus compañeros de reparto, ex amantes y familiares. Un retrato de un Robert Mitchum que tuvo una infancia dura y complicada. Apenas había cumplido los 15 años y ya se había escapado de casa varias veces, vagabundeado por las calles e incluso ingresó en prisión. Un duro carácter que supo transmitir a los personajes de grandes éxitos como Retorno al pasado o Cara de ángel.

Magníficas también fueron sus interpretaciones en películas como La noche del cazadorEl cabo del terrorCon él llegó el escándalo o También somos seres humanos con la que obtuvo su única nominación al Oscar en el año 1946

Pero Robert Mitchum fue algo más que un tipo duro y un mujeriego, ya que bajo esa fachada y esa mirada cínica se escondía una persona muy culta, que escribía poesía y un gran artista que incluso tuvo una breve carrera musical con la que publicó varios discos