Gastronomía

Marcos Granda, el sumiller de las estrellas Michelin

Jueves 14 de marzo de 2019

3 minutos

Desde su pasión por el mundo del vino y de la sala, Marcos Granda ya cuenta con 2 estrellas Michelin

Marcos Granda (Skina)

Jueves 14 de marzo de 2019

3 minutos

Marcos Granda vive unos de los mejores momentos de su vida profesional. En 2004 abrió Skina en Marbella y en 2018 se atreve en Madrid con la apertura del restaurante Clos. Hoy, ambos restaurantes cuentan con el reconocimiento de las dos guías gastronómicas más importantes de España: 1 estrella Michelin y 2 soles Repsol para Skina, y 1 estrella Michelin y 1 sol Repsol para Clos.

El sumiller asturiano instalado en Málaga es consciente del momento dorado que está viviendo y quiere aprovecharlo. Recientemente ha creado su propio vino ‘Paula’ con denominación de origen Toro e inspirado en su hija, con la que comparte nombre. Con una producción muy limitada y tan solo 600 botellas disponibles, solo se podrá disfrutar en las bodegas de sus dos restaurantes. Además, hace poco ha anunciado que en 2019 abrirá su tercer restaurante en Granada.

Sala y cocina en armonía

Estamos acostumbrados a ver a grandes chefs, enfundados en sus chaquetillas blancas, recoger los premios del sector y el reconocimiento de la crítica gastronómica. No es el caso de Marcos Granda. Él no es cocinero, su pasión es la sala y el mundo de los vinos. Sin embargo, su acierto a la hora de crear equipos y su buen hacer en la conjunción de cocina y servicio han llevado su nombre al pequeño olimpo de la alta cocina española.

El poso de su pasión por el vino lo ha ido formando en casas de renombre, como Manolo de la Osa, El Bulli o The Greenhouse (Londres). Sin embargo, el amor por la hostelería le viene de familia, y es quizá haber vivido siempre la profesión desde dentro lo que ha hecho que, pese a su formación en sumillería, Granda cuide al máximo las propuestas que salen de las cocinas de sus dos proyectos.

Restaurante Clos, Marcos Granda (Clos)

Restaurante Skina, en Marbella

Skina abrió sus puertas en Marbella en 2004 y cinco años después conseguía su primera estrella Michelin, que premiaba el esfuerzo de todo su equipo por ofrecer una cocina muy personal, que pone en valor el respeto por el producto andaluz y su temporalidad. Tal es así que su propuesta gastronómica está en constante movimiento e intentan ofrecer un nuevo menú cada quince días, para sacar el máximo partido a la estacionalidad de los productos con los que trabajan.

Restaurante Clos, en Madrid

En 2018 Marcos Granda llega a Madrid y da su nombre a conocer en toda España con la apertura de su restaurante Clos. El restaurante pronto empieza a sonar entre críticos e influencers gastronómicos que elogian su cocina, su servicio y su fantástica relación calidad-precio. En 2019, y con apenas un año de vida, Clos recibe su primera estrella Michelin y su primer sol Repsol. Como ocurre en Skina, la sala y la bodega son dos puntos clave del restaurante y sigue en la línea de intentar convertirse en un referente del servicio del vino en España con una cocina de primer nivel.