Gastronomía

Pimientos asados, un comodín para múltiples platos

Rosa Roch

Foto: BigStock

Lunes 4 de octubre de 2021

4 minutos

Tener siempre a mano pimientos asados te permite poder preparar un gran número de platos saludables

Pimientos asados. Un comodín para múltiples platos
Rosa Roch

Foto: BigStock

Lunes 4 de octubre de 2021

4 minutos

Si te gustan los pimientos rojos asados aprovecha las ofertas para hacerte con un par de kilos, los que no utilices siempre puedes guardarlos en conserva con su jugo para utilizarlos más adelante en diferentes elaboraciones. No te llevará demasiado tiempo asarlos y pueden completar una gran variedad de menús a la vez que beneficiarte de todos sus nutrientes.

Pimientos asados. Un comodín para múltiples platos

Preparación

  • Para asarlos solo necesitas, disponerlos en una bandeja (mejor si es de barro, pues es más honda y te permite retener el agua que sueltan).
  • Riégalos con aceite de oliva y añádeles un poco de sal.
  • Hornéalos durante 50 minutos a 180 ºC dándoles la vuelta a la mitad del horneado.
  • Cúbrelos con el jugo que han soltado al hornear y aceite de oliva Virgen Extra. También puedes aliñarlos con unos dientes de ajo.

Estarán listos para incorporarlos a tus platos y si quieres conservarlos puedes añadirles unos dientes de ajo enteros y guardarlos en un túper en la nevera o en conserva. Además del rojo, si quieres dar aún más juego a los platos, puedes asar también pimientos verdes y amarillos.

Te muestro algunas ideas para incorporarlos a los menús. Son muy sencillas, pero rápidas de hacer y resultonas. A partir de aquí, puedes experimentar con otras combinaciones y platos más elaborados, como un bacalao a la llauna o un guiso de garbanzos.

Pimientos asados. Un comodín para múltiples platos

Para entrantes

Como entrante, los pimientos asados pueden formar parte de canapés o cocas acompañando unas anchoas el primero y unas sardinas el segundos. El punto salado de las anchoas y las sardinas contrastan con el sabor dulzón y la textura sedosa del pimiento asado que no necesita nada más que unas gotas de aceite de oliva Virgen Extra crudo para hacer las delicias del paladar.

También podemos preparar una mermelada de pimientos asados que sobre una tosta acompañado una buena ración de queso fresco, por ejemplo, el gallego Cebreiro, te sorprenderá por lo natural de su sabor, dulce por parte de la mermelada y con cierta acidez por parte del queso. Una delicia.

En función de la presentación que hagas, estos entrantes puedes ponerlos como primer plato, en una raciones más grandes con totas o cocas; o combinados con otras elaboraciones, en raciones más pequeñas, en unas tartaletas de pasta brisa para un cóctel variado en un día festivo.

En ensaladas

La ensalada es un plato muy socorrido que admite diferentes ingredientes y que igualmente se puede servir en el centro de la mesa para ir picoteando, especialmente cuando se hace una ensalada verde básica (lechuga, tomate, cebolla, aceitunas), o algo más elaborada en platos individuales. Aquí es donde triunfa el pimiento asado. Además de dar color al plato combinan a la perfección con una ventresca de atún. Puedes prepararla con cogollos de Tudela unas migas de atún y unas tiras de pimiento.

Otra manera de preparar una ensalada con pimiento asado es hacer una base de cebolla de Figueres cortada en láminas muy finas, trinchar un par de dientes de ajo, disponer sobre ellos unas tiras de pimiento asado, una pizca de sal y aliñar con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y un poco de jugo de asar los pimientos.

Además, el agua que sueltan los pimientos al asarlos puede usarse para alegrar un pescado al vapor o hervido; casa muy bien con la merluza y el bacalao, a los que también se les puede añadir una base de puré de patata y pimiento asado triturado.

Como guarnición

Hemos visto que los pimientos pueden usarse como complemento para otra recetas, pero también pueden ser un acompañamiento en diferentes platos, una alternativa mucho más nutritiva y saludable que las patatas fritas. Pueden acompañar un plato de carne roja, unos filetes de pollo o pavo a la plancha. Una manera fácil y rápida de completar un plato, enriqueciéndolo con todos los nutrientes de esta hortaliza, rica en vitaminas A, B y C, potasio, carotenos y fibra.

Y si quieres rizar el rizo prueba a hacer un pan pizza con una masa extrafina pincelada con tomate, unas finas tiras de pimiento asado y un toque de orégano. Sírvela cortada a triángulos no demasiado grandes, dispuestos en una panera para comerlos a voluntad.

Sobre el autor:

Rosa Roch

Rosa Roch es redactora especializada en temas de salud, alimentación y gastronomía.

… saber más sobre el autor