Libros

La España vacía, protagonista de la nueva novela de Luz Gabás: 'El latido de la tierra'

Teresa Rey

Foto: Editorial Planeta

Sábado 14 de septiembre de 2019

2 minutos

La escritora dice que esta es su obra más sentida y personal después de 'Palmeras en la Nieve'

La España vacía, protagonista de la nueva novela de Luz Gabás: 'El latido de la tierra'

La escritora oscense Luz Gabás acaba de publicar su cuarta novela, El latido de la tierra (Ed. Planeta @edit_planeta), una obra con la que se pueden sentir identificadas muchas personas, porque es el reflejo de una historia muy real y cercana.

De un parte, la escritora refleja su apego a la tierra y es por ello que, entre otros motivos, habla de algo que parece que ya empieza a ser más conocido: la realidad de la España vaciada. Pero también es una novela generacional, donde los protagonistas son los hijos de los que dejaron los pueblos para llegar a las ciudades y ponerse a trabajar. Los descendientes de los obreros de la industrialización de los años 60 que se han educado valorando lo que supone el esfuerzo, el sacrificio y la responsabilidad.

La España vacía

La protagonista, Alira, es el arquetipo de esta generación que ronda los cincuenta años, que está empezando a envejecer, pero que aún tiene las fuerzas suficientes para reaccionar y no dejarse vencer por el paso de los años.

Gabás no divaga ni trata de describir un mundo idealizado, sino que muestra sin tapujos cómo es el medio rural y en qué consisten sus retos. Tampoco es una crítica de los tiempos pasados, pero sí implica una reflexión sobre la España vacía. Es por ello que a lo largo de sus páginas refleja los intentos de recuperación que tantas veces resultan fallidos por las trabas administrativas, y que impiden reconvertir ese olvido en una vida nueva. “Un pueblo vacío es una historia truncada. Cada pueblo vacío es una historia que contar”, asegura.

Luz Gabás Escritora
La escritora Luz Gabás (Wikimedia Commons)

Paisaje e intriga

El paisaje es una parte esencial de la narración. Un rasgo que caracteriza a esta autora debido, en parte, a la influencia irremediable del entorno en el que vive, el valle de Benasque, corazón del Pirineo aragonés. En El latido de la tierra, por un lado están presentes las ruinas de Aquilare, que se erigen como testigos de un mundo desaparecido, y por otro está la casa, la mansión Elegía, que es vital en la trama y se halla en un bello enclave natural.

A todo esto hay que añadir el punto de intriga de la novela. Además de la gran cantidad de sentimientos que afloran entre todos los protagonistas, de amor o amistad, la investigación de un crimen se va desvelando poco a poco. Este elemento rodea de misterio el argumento y, sin llegar a ser una novela negra, la autora utiliza recursos que harán mantener en vilo al lector.

0

No hay comentarios ¿Te animas?