Teatro

'El jardín de los cerezos' llega al Teatre Nacional de Catalunya

Marco Herrera

Lunes 8 de abril de 2019

3 minutos

Carmen Machi lidera el reparto del clásico de Chejov en las próximas representaciones en Barcelona

Varios miembros del reparto de El jardín de los Cerezos en el Teatro Nacional de Cataluña (TNC)
Marco Herrera

Lunes 8 de abril de 2019

3 minutos

Ernesto Caballero escribe y dirige esta versión del clásico de Anton Chejov producida por el Centro Dramático Nacional y que cuenta con las actuaciones de Carmen Machi, Secun de la Rosa, Chema Adeva, Nelson Dante, Paco Déniz e Isabel Dimas. El Jardín de los Cerezos permanecerá en la Sala Gran del Teatre Nacional de Catalunya desde el 10 de abril hasta el 21 del mismo mes.

El espectáculo de Caballero se une así a las propuestas del Teatre Nacional y la Ciudad Condal para esta primavera, que contemplan otros títulos como Stabat Mater de Antonio Tarantino a partir del 25 de abril, El Gran Mercado del Mundo de Calderón de la Barca dirigido por Xavier Albertí a partir del 15 de mayo o El Dolor de Marguerite Duras con Ariadna Gil en una versión de Lourdes Barba a partir del 30 de mayo.

Argumento

La obra tiene lugar alrededor del año 1900 en una mansión rodeada por un hermoso huerto de cerezos. Ania, la hija de la terrateniente Ranévskaja, trae a su madre de vuelta de París, ya que la propiedad está muy endeudada y debe ser subastada. La madre había huído a Francia con su amante hace cinco años, después de que su pequeño hijo se ahogara en un río cercano. El hermano de la dueña de la finca, Gáyev, no ha administrado bien el dinero y se ha dedicado a disfrutar de la vida, igual que hace ella en París.

Una salvación podría estar en el antiguo siervo de la familia, el comerciante Lopajin, que ha hecho una buena fortuna. Se propone construir cabañas en la propiedad y alquilarlas a los huéspedes de verano. El requisito previo sería cortar el hermoso pero inútil huerto de cerezos, que actualmente está en plena floración. Otra solución sería si Varia, la hija adoptiva del propietario, se casara con Lopajin, pero su sueño no se hará realidad.

Por otro lado, se desarrolla un amor entre el extutor del hijo ahogado, el estudiante eterno Trofimov, y Ania, la hija de la terrateniente. La propietaria regresará a París mientras todos abandonan la casa, solo el viejo siervo Firs, un lacayo de 87 años que simboliza los viejos tiempos antes de la abolición de la servidumbre, permanecerá inmóvil. Fue estrenada en el Teatro de Arte de Moscú el 17 de enero de 1904, con dirección de Konstantin Stanislavski e interpretación de Olga Knipper, esposa del autor.