Teatro

'Mi hijo es imbécil' o la duda de aventurarse a ser padres

Carlos Losada

Lunes 6 de mayo de 2019

2 minutos

A partir de este martes se representa en el Teatro Príncipe Gran Vía de Madrid

'Mi hijo es imbécil'
Carlos Losada

Lunes 6 de mayo de 2019

2 minutos

Con un título que podría salir de la boca de cualquier madre harta de alguno de sus hijos llega a los escenarios madrileños una comedia que busca no dejar indiferente a ninguno de los espectadores que acudan al Teatro Príncipe Gran Vía a verla. Lo podrán hacer entre el 7 y el 26 de mayo, y así disfrutar de esta obra dedicada a la paternidad y a la maternidad.

De qué va 'Mi hijo es imbécil’

Los protagonistas son Elena y Mario, una pareja que parece tener ganas de tener un hijo. Aunque realmente es Elena quien muestra muchas, muchas, muchas ganas; tantas que ya mismo quiere ser madre, mientra que su pareja necesita algo más tiempo para asimilarlo.

En esta tesitura se plantea una trama que cada vez muestra más tiranteces, ya que realmente no desean lo mismo. Así que Mario echa mano de uno de sus mejores amigos. Este es Pedro, que se encarga de aconsejarle del mejor modo que puede. Y propone que sea su cuñado quien arregle el creciente desaguisado. ¿Será la solución adecuada? ¿Conseguirá el inefable cuñado salvar la situación? Eso lo sabrán quienes acudan a la sala de teatro y asistan a las funciones que protagonizan los actores Ignacio Nacho (El intercambio, Júpiter…), Ángel Pardo (Hospital Central, Farmacia de guardia…), Carmen Baquero (Velvet Colección, Vis a vis…) y Miguel Guardiola (Mar de Plástico, El camino de los ingleses…).

Si eres padre...

Es muy probable que si habéis tenido hijos, como espectadores terminéis viéndoos reflejados en algún momento de la representación. A fin de cuentas, los autores, Álvaro Carrero e Ignacio Nacho, han querido reflejar situaciones que muchas personas han vivido.

Porque ellos se preguntan cosas como “¿Qué tal ha gestionado usted su instinto materno o paterno?”, “¿Siempre tuvo claro que quería ser padre o madre?” o incluso “¿Alguna vez barajó la posibilidad de que su hijo pudiera caerle gordo/a?”. Porque sí, porque a pesar de todo, tu hijo puede parecerte un imbécil.

Ambos autores, eso sí, se lo toman con humor y no se hacen responsables de lo que pueda suceder. “No obstante, estamos escribiendo el libro de reclamaciones”, apuntan con la ironía propia de la obra que han firmado.