Televisión

Frases publicitarias que marcaron época y seguro que recuerdas

Mariola Báez

Domingo 5 de mayo de 2019

3 minutos

Desde productos de limpieza, hasta campañas institucionales… hay anuncios que no se olvidan

 Frases pubicitarias (bigstock)
Mariola Báez

Domingo 5 de mayo de 2019

3 minutos

Está tan limpio que podría usted comer dentro de su propio fregadero… así lo decía, tal cual, una publicidad de los 70 o principios de los 80. sobre un limpia hogar de uso más que común, cuya publicidad parece haber desaparecido (de Internet, pero no de la memoria).

Lo del fregadero despertaba dudas (¿con plato, o poniendo directamente el filete en el fregadero?… no se especificaba). Mas de uno recuerda este impactante anuncio, en cuyo contundente mensaje, no se reparaba desmasiado, pero como éste, hay algunos igual de curiosos.

Mensajes publicitarios que consiguieron dejar huella

Imaginamos que muchos de estos eslóganes publicitarios, que se veían en la tele o se escuchaban en radio, serán dignos de estudio en los Grados de Marketing y Publicidad. Tienes frases que forman parte del lenguaje popular, que todo el mundo entiende, pero que muchos utilizan sin saber muy bien cuándo y dónde las escucharon por primera vez. Algunas que, probablemente, te resulten familiares son:

Busque, compare y si encuentra algo mejor, ¡cómprelo! Pocos mensajes pueden ser más claros, directos y prácticos. Lo expresaba Manuel Luque, doctor en Ciencias Químicas por la Universidad de Laguna (Tenerife), directivo de la empresa Camp y dispuesto a anunciar en televisión un “tambor” de detergente para lavadoras, sin complejo alguno, retando a millones de personas a encontrar un producto mejor que el suyo.

Eslóganes sencillos y efectivos ha habido muchos, desde los que se basan en las rimas más básicas y pegadizas como Rexona no te abandona o A mi plin, yo duermo en Pikolin, hasta campañas institucionales a las que resultaba difícil mantenerse insensible, como aquella de los años 70 que insistía en la importancia de intentar lograr un mayor ahorro energético ante la crisis que padecía el país.

Frases del calibre de: Ahorre energía, aunque usted pueda pagarla, España no puede, calaban hondo, en personas mayores y niños de la época, por no hablar de la célebre Hacienda somos todos, frase genial, vigente décadas después, que ha dado lugar a todo tipo de interpretaciones.

Campañas para respetar el tiempo de crecimiento de especies marinas como Pezqueñines, ¡no gracias!, anuncios atrevidos de desodorantes o geles, cuya fragancia recordaba (supuestamente) a los limones del Caribe corriendo en libertad, o recientes subidones de autoestima resumidos en productos que merecen ser adquiridos porque yo lo valgo… No hay duda: revisando nuestra publicidad, más o menos reciente, encontramos algunas frases memorables que ya forman parte del lenguaje de nuestro día a día.